Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias apela a la Constitución para defender su programa electoral

El secretario general de la formación ha explicado en Madrid los principales puntos de su campaña para las generales

Pablo Iglesias, en un acto en Barcelona el pasado sábado. En vídeo, declaraciones de Iglesias.

Podemos disputa la Constitución al bloque de la derecha. El partido que dirige Pablo Iglesias ha presentado este lunes su programa electoral para el 28-A, divulgado el pasado viernes, con un formato que emula al de la Constitución y con la pretensión de denunciar los artículos que se incumplen. "La Constitución se ha convertido en un arma arrojadiza. Nosotros proponemos que se lea", ha señalado Iglesias en una comparecencia pública en Madrid. Consciente de que este texto se ha esgrimido contra los partidos opuestos a una línea dura en la crisis de Cataluña, el responsable de Podemos defiende despojarla de esa interpretación y extender el debate a todos los derechos que reconoce el texto de 1978.

El gesto permite dejar atrás la época en la que Podemos cuestionaba abiertamente lo que denominaba régimen del 78, un término que proyectaba una imagen muy crítica con la Transición española. Al presentarse como garantes de la parte más social de la Constitución, los dirigentes de esta formación tratan de reivindicar el texto y, de paso, poner en duda que quienes defienden las partes más ligadas a la unidad de España compartan el resto. "La Constitución tiene que estar presente en esta campaña; ojalá que quienes se autoproclaman constitucionalistas estén dispuestos a hacer que se cumpla", ha esgrimido Iglesias. En su intervención ha esbozado los principales elementos del programa electoral, con una versión abreviada de ese texto que se estructura en nueve títulos (la Constitución tiene 10), más uno preliminar y una disposición derogatoria.

El discurso de Iglesias se ha articulado en torno a varios preceptos constitucionales cuyo cumplimiento es como mínimo deficiente. Tomando como base el 31.1, que fija la obligación de los españoles a contribuir al gasto público del país, con un sistema tributario justo, Iglesias ha defendido su programa fiscal. Destaca el impuesto a las grandes fortunas, que gravaría los patrimonios a partir de un millón de euros netos (es decir, libres de deudas). Habría un mínimo exento de 400.000 euros para vivienda habitual por el que no se tributaría. El partido estima que el tributo permitiría recaudar aproximadamente un punto de PIB y que el grueso se concentraría en las fortunas superiores a 100 millones de euros. En total afectaría a unas 90.000 familias en España y los tipos aplicables al patrimonio irán del 2% al 3,5%.

Otro de los ejes de este programa afecta a la regulación del trabajo, a la que alude el artículo 35.1 de la Constitución. Iglesias ha abogado por acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, con medidas que penalicen a las empresas donde ese indicador supere el 20%. También por limitar el abuso de la subcontratación, de forma que solo se puedan subcontratar actividades especializadas ajenos a la actividad de la empresa que emplea esa fórmula. Los contratos de menos de un mes, muy empleados por las empresas para ganar flexibilidad, quedarían prohibidos. La duración media del contrato temporal en España es de 47,9 días, según datos del Ministerio de Trabajo.

Con el artículo 47, relativo a la vivienda, el partido consagra la intervención en el mercado del alquiler para que los precios no puedan superar el 30% de los ingresos del inquilino. Podemos ha cerrado sus referencias a la ley fundamental citando el artículo 128, que subordina la riqueza del país al interés general. Iglesias ha defendido aprovechar Bankia, entidad financiera rescatada con dinero público, para recuperarla como banco público. "Así aseguramos que dé crédito a trabajadores, autónomos y pymes", ha argumentado. La medida ha suscitado el aplauso de los simpatizantes que asistían a este acto de precampaña.

Otros dirigentes han acompañado a Iglesias en la explicación del programa. La diputada Ione Belarra ha aludido a "los grandes olvidados de la campaña electoral: los jóvenes" para reivindicar mejoras en sanidad y educación. La portavoz adjunta del grupo parlamentario ha propuesto destinar al sistema sanitario el 7,5% del PIB (frente al 6% actual), con mejoras como la atención bucodental gratuita. Nacho Álvarez, secretario de economía, ha instado a movilizar capitales públicos y privados equivalentes al 2,5% del PIB para reducir las emisiones contaminantes. "No tenemos un planeta de repuesto. La contaminación ocasiona 30.000 muertes anticipadas al año", ha ilustrado. 

El programa se ha sometido a la votación de la militancia durante el fin de semana, con una aprobación del 97,9%, según datos divulgados por el secretario de organización, Pablo Echenique. El documento pone el acento en las políticas verdes (de transición ecológica) y moradas (feministas), con un apartado denominado de garantías democráticas que recoge las principales novedades. Entre otras cosas, Podemos pide reconocer el derecho al voto a los jóvenes de 16 y 17 años y defiende la celebración de un referéndum vinculante para destituir al presidente del Gobierno cuando la ciudadanía considere que “le ha dado la espalda”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información