Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba el viernes más de 30.000 plazas de empleo público

El envejecimiento de la administración por el parón de la crisis lleva la edad media a 52 años

Oferta empleo publico 2019
Aspirantes en una oposición de la Xunta de Galicia, en 2016.

El Gobierno apurará hasta el último momento para dar buenas noticias en el Consejo de Ministros. Este viernes, a menos de un mes de las elecciones, aprobará una de las mayores ofertas de empleo público de la historia, superior a los 30.844 del año pasado, según fuentes del Ejecutivo. La administración general se ha envejecido por el parón de la oferta en los años de crisis: solo el 10% de los empleados tiene menos de 40 años, la edad media está en 52 años. El Ejecutivo insiste en que no hay aumento de gasto porque solo se renovarán plazas de jubilados.

El Gobierno se prepara para las críticas de la oposición por tomar una decisión tan relevante como la de una gran oferta de empleo público a un mes de las elecciones. Si no lo hacen ahora, señalan en el Gobierno, no podrían hacerlo en funciones, después del 28 de abril, y miles de personas que esperan esas oposiciones podrían quedar bloqueadas durante meses si se complica la formación de Gobierno, mientras la Administración sigue envejeciendo.

Para concretar esta gran oferta, que sigue la línea de la del año pasado, que ya tenía prevista el Gobierno de Mariano Rajoy pero llevó a cabo el de Sánchez, el Ejecutivo ha hecho un estudio detallado de la edad de los 137.000 funcionarios que dependen en exclusiva de la administración general, excluidos por tanto los de las Fuerzas Armadas y cuerpos de seguridad del Estado, donde hay muchos menos problemas de edad. Y la conclusión ha sido demoledora. La media de edad es de 52 años, 10 por encima de la media en el sector privado en profesiones similares. El 15% de los empleados están por encima de los 60 años. Desde 2004, antes de la crisis, se ha pasado de una media de 46 a 51.9 años por el parón de ofertas. Hubo años en los que no salieron ni 1.000 plazas frente a las 30.000 del año pasado.

España está en la parte de abajo de la tabla de los países de la Unión Europea en porcentaje de empleados públicos sobre el total de los trabajadores, pero el ala más liberal de la oposición, que ahora ha logrado mucho más peso con el cambio de liderazgo en el PP, insiste en que hay demasiado empleo público. En total, sumando la administración central, las autonomías —claves porque gestionan educación y sanidad— y los ayuntamientos, hay 2,5 millones de empleados públicos, pero esta oferta del Gobierno se limita a ese medio millón que controla, incluidas las fuerzas armadas y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, cerrará el viernes la cifra definitiva y el reparto entre ministerios, que ya han enviado sus propuestas, pero lo que sí está decidido es que la oferta se concentrará en los sectores más básicos, como auxiliares administrativos, que son los más envejecidos y donde el Gobierno ha detectado más necesidades.

Esta vez se ha pedido a los ministerios que planifiquen sus necesidades a tres años vista para poder hacer un reparto más ajustado. En los próximos 10 años se jubilarán 70.000 empleados de la administración general, con lo que, según el Ejecutivo, a partir de ahora será necesario cada año hacer ofertas grandes como esta que se aprueba el viernes.

El Gobierno insiste en que todo está dentro de los límites fijados por el Presupuesto en vigor, esto es el del PP, y además no hay aumento de gasto sino reducción, porque los empleados nuevos cobran mucho menos que los que se jubilan, que tienen pluses por antigüedad y otros conceptos.

La oferta se aprueba ahora porque no se podría hacer en funciones, pero el grueso de las plazas se convocará en junio, tras las elecciones, y las oposiciones no llegarán hasta después del verano. Hoy empezará la negociación con los sindicatos que concluirá mañana, pero la decisión de llevarlo al Consejo de Ministros el viernes está tomada. Los sindicatos (CC OO, UGT y CSI-F) exigen que la oferta no se limite a sustituir a los que se jubilan sino que aumente la plantilla.

La única cifra cerrada es la de 8.400 que vienen marcados por el nivel de sustitución en la administración general que marcaban los Presupuestos. El resto, hasta superar los 30.000, que incluyen puestos de promoción interna, se cerrará el viernes. El Ejecutivo aprovechará así hasta el final, a un mes de las elecciones, el escaparate del Consejo de Ministros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información