Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

La ‘profecía’ del asesinato de los dos niños de Godella era una pintada hecha durante un cortometraje

La frase ‘Vais a moror todiz’ en una nave en ruinas que sirvió para ilustrar la noticia de la muerte de los hermanos presuntamente a manos de su madre se realizó para un vídeo titulado 'El asesino disléxico'

El edificio en ruinas cercano a la vivienda de los niños asesinados en Godella con la pintada 'Vais a moror todiz'.
El edificio en ruinas cercano a la vivienda de los niños asesinados en Godella con la pintada 'Vais a moror todiz'.

Durante la búsqueda el pasado jueves de los dos niños entonces desaparecidos en Godella (Valencia 13.000 habitantes), la Guardia Civil estableció un perímetro de seguridad para impedir el acceso a cualquier persona, como es preceptivo. Los periodistas se fueron congregando en torno a ese cordón que delimitaba un amplio terreno rural, con naranjos, carrascas, maleza y algunas construcciones dispersas, que apenas se vislumbraban desde fuera. Muchos intentaron internarse y acercarse lo más posible para ver y contar algo que no tuvieran los demás. El número de informadores fue creciendo conforme pasaban las horas y la tragedia se cernía sobre el pueblo. Las conexiones en directo fueron constantes, al igual que las peticiones de información desde las distintas redacciones.

Había una imagen que en seguida llamó la atención y se convirtió en comentario de los periodistas allí reunidos. Había trascendido que la pareja, ahora en prisión como presuntos autores de la muerte de sus dos hijos, de tres años y cinco meses, era aficionada al esoterismo, que vivía en condiciones insalubres con sus dos hijos, que eran unos “perroflautas” muy raros. Y esa imagen cuadraba y daba mucho juego. Casi todos los fotógrafos y cámaras la habían podido captar. En una nave en ruinas, con un enorme boquete en una de sus paredes, por el cual se podían ver enseres desperdigados y podredumbre, se podía leer la pintada: “Vais a moror todiz”. La conexión fue inmediata y fue mucho más allá de dar color a la crónica, como se dice en el oficio. Se interpretó como una premonición demoníaca, un presagio, del fatal desenlace que se conoció horas después, ya entrada la noche, cuando se hallaron los cadáveres enterrados de los hermanos. La mujer se encuentra en el servicio de psiquiatría de la prisión de Picassent. Y se sospecha que sufrió un brote psicótico esquizofrénico.

Sin embargo, la policía ya había descartado a las seis y media de la tarde del jueves cualquier relación entre la pintada y el suceso, según señaló el delegado de Gobierno, Juan Carlos Fulgencio. Simplemente, comprobaron que se había hecho con mucha anterioridad. Desde hace unos días se sabe que exactamente cinco años antes. Esa nave desvencijada, que tampoco era la casa en la que vivía la familia, fue el escenario del rodaje de un cortometraje, El asesino disléxico. De ahí también la explicación de las letras trabucadas (“Vais a moror todiz”).

Gladys, su directora, explica en un hilo de Twitter su sorpresa cuando vio las fotos del lugar (que también erróneamente se ha identificado como la casa de la pareja) en la prensa y en la televisión el pasado viernes. Sus amigas que participaron en la película de aficionados también se percataron. Gladys  alertó ese mismo día a la policía local de Godella. “Y así es como acabé lo que parecía un viernes cualquier explicándole a un policía la sinopsis de El asesino disléxico, cortometraje de nulo éxito donde atamos una brocha a un palo de mocho para hacer una pintada”, dice la directora en el hilo. Y concluye: “Esto se nos ha ido un poquito de las manos. Muchos nos estáis pidiendo el corto, os informamos que ni está subido ni lo estará. Viendo el percal de los medios no está la cosa para hacerlo público. Además, es malo de cojones, no os perdéis nada. Palabrita”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información