Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Gobierno de Aznar me pidió que asumiera su mentira sobre el 11-M”

El comisario y jefe de los Tedax (unidad de desactivación de explosivos) cuenta cómo se fraguó la mayor manipulación informativa tras el peor atentado terrorista de España

Juán Jesús Sánchez Manzano en la estación de Atocha el pasado jueves. En vídeo, se cumplen 15 años del 11-M: el peor atentado terrorista en España que dejó 193 muertos.

El comisario principal Juan Jesús Sánchez Manzano, 65 años, llega en tren, puntual, a la cita en Atocha, uno de los principales escenarios de aquel 11 de marzo de 2004, cuando el yihadismo golpeó con mayor dureza en España, dejando un reguero de bombas y sangre en los trenes: 193 muertos y cerca de 2.000 heridos. Se jubiló el pasado mes de octubre y viene dispuesto a hablar sin tapujos y a desmontar la "gran mentira" fraguada y cultivada por el Gobierno de Aznar tras el peor atentado terrorista de nuestra historia.

Pregunta. ¿A qué hora del 11 de marzo de 2004 estaba usted ya seguro de que se trataba de un atentado yihadista y que nada tenía que ver con ETA?

Respuesta. A las 15.00 del mismo día 11. En ese momento se inspeccionaba la furgoneta Kangoo utilizada por los terroristas y se incautaron restos de Goma 2 Eco y unos detonadores. Además, se encontró una cinta cassette que contenía cánticos del Corán en árabe. No obstante, antes ya surgieron indicios sobre la autoría yihadista, pues a primera hora de ese día, cuando se encuentran las bolsas-bomba en la estación de El Pozo y en la de Atocha, los Tedax (unidad de desactivación de explosivos) ya comprobaron que la materia explosiva era blanca, no de color rojizo como la dinamita Titadyn, que era la que ETA usaba habitualmente. También ya observaron y nos informaron, en la misma estación de Atocha, de que los efectos de las explosiones tenían que deberse a un explosivo más potente y de mayor velocidad que la dinamita Titadyn.

P. ¿Qué hizo después de encontrar esos efectos en la furgoneta?

R. Comunicárselo al comisario general de Seguridad Ciudadana [Santiago Cuadro], que era mi superior inmediato. En el momento del hallazgo, estaba conmigo el comisario general de Información [Jesús de la Morena], que observó los mismos indicios que yo y formuló preguntas a los Tedax en relación con los restos que habían aparecido en la furgoneta. Los técnicos le comunicaron que esos componentes y artefactos nada tenían que ver con lo que había utilizado ETA con anterioridad.

P. ¿Lanzaron entonces ya la idea de que podía tratarse de un atentado yihadista?

R. Sí, con esos indicios ya se empezó a pensar en los islamistas. Desde luego, lo que se descartaba con absoluta certeza era la autoría de ETA y así se comunicó a las 15.00 del 11 de marzo a las autoridades policiales.

P. ¿Cómo se explica entonces que cinco horas más tarde compareciera Ángel Acebes, entonces ministro del Interior, y dijera que la principal hipótesis era ETA aunque no se descartaban otras?

R. Eso es lo que comunica Acebes a la opinión pública en la tarde, pero es que antes, a las 17.35, el Gobierno de Aznar ya había remitido a las embajadas y a los organismos internacionales un telegrama, firmado por la entonces ministra de Exteriores, Ana Palacio, en el que adjudicaba explícitamente la autoría del atentado a ETA y se instaba a los embajadores a que mantuvieran esa teoría. No había necesidad de adelantar la autoría.

P. ¿Por qué cree que quiso el Gobierno lanzar ese mensaje hacia el exterior, contrario a las informaciones que se mandaban desde la policía?

R. No lo sé, no entro en valoraciones. A mí me sorprendió mucho, me lo dijo mi esposa a la 1.00 de la madrugada ya del día 12, cuando regresaba a mi casa. Ella lo había escuchado en las noticias. Poco después, me llamaron los Tedax de servicio para decirme que habían encontrado otra bolsa con una bomba en Puente de Vallecas. Ignoro qué finalidad tenía ese comunicado internacional, que no se ajustaba a los datos sobre nuestros hallazgos y a nuestras hipótesis.

P. ¿Cómo y cuándo cree usted que comienza la mentira?

R. Según publicaron posteriormente los medios de comunicación, fue en Moncloa. El 11 de marzo era jueves y el domingo había elecciones generales. Al parecer, uno de los asesores del presidente Aznar le dijo: “Si ha sido ETA barremos, pero si son los yihadistas ganará el PSOE”. A partir de que en Moncloa se hablara en esos términos, empiezan los comunicados adjudicando la autoría a ETA.

P. ¿En cuántas ocasiones, a lo largo de ese día 11, recuerda haber hablado con sus superiores acerca de que no podía ser ETA?

R. A partir de las 13.00, cuando llega el comisario general de Seguridad Ciudadana a la unidad de los Tedax, y habla con la inspectora química del laboratorio y otros Tedax, le comunican que lo incautado hasta ese momento no apuntaba a ETA. Le dijeron que no se podía determinar la clase de explosivo, solo que era dinamita, con más velocidad de detonación que la usada habitualmente por la banda terrorista, por los efectos de las explosiones en los trenes. Se ratificó más tarde, cuando encontraron en la furgoneta detonadores y restos de dinamita Goma 2 ECO. En ese momento, a las 15.00 del mismo día 11, yo se lo comuniqué a mi comisario general de Seguridad Ciudadana y al comisario general de Información [Jesús de la Morena], que se había desplazado hasta allí. Delante de mí, efectuó la llamada para informar al secretario de Estado, Ignacio Astarloa.

P. ¿Qué pensó cuando supo que se habían enviado esos telegramas a embajadas y organismos internacionales?

R. Como me avisaron casi en ese momento, sobre la una de la madrugada, del hallazgo de una bolsa con un artefacto explosivo en la Comisaria del Puente de Vallecas, me tuve que trasladar inmediatamente a Vallecas. Por el camino iba pensando que alguien tendría que justificar ese telegrama y las comparecencias del ministro del Interior, en las que atribuía la autoría de los atentados a ETA. Necesitarían un chivo expiatorio, y el más propicio era yo, que era el jefe de los Tedax. Así que, cuando llegué a Puente de Vallecas, lo primero que hice fue ordenar al jefe de sección que encargara al jefe de grupo de informes la elaboración de una memoria de todas las actuaciones y comunicados que emitiera la unidad: notas informativas y documentos, todo. Así lo hicieron hasta el día 23 de junio que se cerró esa memoria de actuaciones, se registró en el libro oficial y se envió a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y al director general de la Policía [Agustín Díaz de Mera]. Ahí consta todo lo que se hizo y lo que se comunicó. Esa memoria era nuestra salvaguarda.

P. Sin embargo, le pidieron explicaciones a usted.

R. Días antes de que arrancara la comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, a principios de julio, instancias superiores del Gobierno de Aznar me pidieron que asumiera que los Tedax habían utilizado la palabra Titadyn como el explosivo usado en los atentados del 11-M, el que usaba habitualmente ETA. De esa manera el Gobierno podría justificar su error. Nunca fue así.

P. ¿Y qué hizo usted?

R. A las instancias que me lo solicitaron les dije que no asumiría esa cuestión, porque no era verdad. Como máximo responsable de la especialidad no iba a permitir que se manchara el prestigio que tenían los Tedax a nivel nacional e internacional. No podía quedar para la Historia, con mayúsculas, que habían confundido al Gobierno de España. Me negué rotundamente.

P. El día 12 [viernes] ya había personas identificadas, se detuvo a gente ya ese mismo sábado, mientras aumentaban las cifras de muertos [fueron 193 en total] y de heridos ¿Cómo podía el Gobierno mantener la mentira?

R. Pues no lo sé. Pero desde que los Tedax consiguen desactivar la bomba de Puente de Vallecas, en la madrugada del día 12 —un hecho de suma importancia—, se obtiene la tarjeta del móvil utilizado como sistema de activación de la bomba. Esa tarjeta llevó a los servicios de investigación directamente a Lavapiés. Por otro lado, los detonadores y el explosivo hallados en la furgoneta nos llevaron a una mina de Asturias, lo que permitió establecer las conexiones entre los autores del atentado. Pero es que, además, cualquiera que haya trabajado el terrorismo de ETA sabe que una organización autóctona, que necesita el apoyo social para subsistir, no puede cometer un atentado con víctimas indiscriminadas, porque inmediatamente sería aniquilada por la colaboración de la propia gente de su organización.

P. ¿Quién diría que alimentó la mentira?

R. Lo ignoro. Si bien es cierto que a medida que se acercaba la comisión de investigación parlamentaria, algunos periodistas, como Pedro J. Ramírez, Casimiro García-Abadillo, o Jiménez Losantos, comenzaron a difundir teorías para tratar de mantener la relación de los atentados con ETA. Fueron creando lo que luego se llamó las “teorías de la conspiración”. Llegaron a decir cosas tan delirantes como que la mochila que contenía la bomba hallada en Puente de Vallecas la tenía yo en la cocina de mi casa. El objetivo era hacer creer que la policía estaba detrás de una conspiración contra el Gobierno de Aznar. Una estrambótica idea que mantuvieron durante 10 años y que estaba centrada en la actuación de los Tedax, de otras unidades policiales y también de la Fiscalía y la judicatura.

P. ¿De dónde salió entonces la palabra Tidadyn?

R. Lo desconozco. Lo que sí trascendió, tanto en la comisión como en la vista oral del juicio, es la controversia surgida entre el entonces subdirector adjunto operativo [Pedro Díaz-Pintado] y el comisario general de Seguridad Ciudadana [Santiago Cuadro]: uno se lo imputaba al otro y el otro lo negaba; así que nunca quedó claro de quién partió la palabra Titadyn. Lo que quedó claro es que de los Tedax no salió, porque desde primera hora de la mañana estaban seguros de que el Titadyn no podía producir los efectos observados en los trenes de cercanías. El exjuez Garzón también utilizó el término Titadyn en la comisión parlamentaria. Aseguró que un Tedax le había informado de que el explosivo utilizado había sido Titadyn. El mismo día que lo dijo en la comisión, ordené una investigación interna; ese documento está registrado en el libro oficial de la unidad Tedax, adjuntado en el libro Las bombas del 11-M. En esta investigación se determinó que no era cierto. Cuando la comisión le citó para que se ratificara en sus declaraciones, el exjuez dijo que no lo recordaba.

P. ¿Qué falló en Leganés?

R. Bueno, antes de Leganés, el 2 de abril se evitó un atentado en las vías de AVE, en Mocejón, con 10 kilos de explosivo Goma 2 Eco colocados estratégicamente bajo un puente, y que podía haber matado a cientos de personas. Esto siempre se olvida.

P. Los terroristas seguían teniendo capacidad operativa.

R. Como he dicho antes, se pudo evitar el atentado en el AVE. Nosotros hicimos el cálculo de cuánto explosivo les podía quedar y se concluyó que una cantidad considerable, teniendo en cuenta la capacidad del coche que utilizaron para trasladar el explosivo de Asturias hasta Madrid.

P. El que usaron para inmolarse en Leganés.

R. No se inmolaron, es un término incorrecto. Lo de Leganés fue un atentado kamikaze contra la policía. Los terroristas esperaron para activar la explosión, buscaron matar al mayor número de policías posibles.

P. ¿Y qué falló? Murió un GEO.

R. No falló nada. Fue una operación perfectamente planificada por los GEO (Grupo Especial de Operaciones), que era a quienes correspondía llevarla a cabo. Nosotros sabíamos que tenían allí una cantidad considerable de explosivo y que, según lo que se deducía de sus gritos en la casa, estaban moviéndolo hacia la puerta de entrada de la vivienda. Por eso la intervención, que tenía mucho riesgo, se hizo de manera escalonada y con mucha distancia entre los miembros del GEO. Ya vencida la tarde de ese 3 de abril y después de muchas valoraciones previas, se decidió actuar. Desgraciadamente, falleció el subinspector Torronteras. Hablé con él cuando sus compañeros lo sacaban después de la explosión. Parecía que podía sobrevivir a las lesiones sufridas: "No creo que haya problema", me dijo. No fue así.

P. ¿Si tuviera a Acebes delante de usted ahora, que le diría?

R. Le diría que debió ejercer las funciones de ministro del Gobierno de España con más responsabilidad y que, como en otros atentados, no había ninguna prisa de comunicar la posible autoría del atentado. Que no ejerció su responsabilidad adecuadamente. Que hay que saber mantener la independencia y la autonomía en algunos puestos respecto a otros poderes. Y, por supuesto, le mostraría mi desagrado ante la falta de respeto hacia los técnicos, que son los expertos.

P. ¿Y a Zaplana?

R. Su comportamiento deja mucho que desear, sobre todo en relación con las preguntas [300] que llegó a formular en el Parlamento y que sirvieron para institucionalizar la teoría de la conspiración, que habían diseñado y difundido Casimiro García-Abadillo y Pedro J. Ramírez. Llegó a decir que la mochila de Vallecas la tenía el jefe de los Tedax, es decir yo, en la cocina de su casa. Su comportamiento, como portavoz de la oposición, se merece calificativos duros que no procede pronunciarlos aquí. Pero el ciudadano puede valorar su calidad moral: en la mayoría de esas preguntas parlamentarias no se respetaba a las instituciones ni a las víctimas.

P. ¿Diría que el Gobierno fabricó en el 11-M una de las mayores noticias falsas [fake news] de la historia de nuestro país?

R. Sí, esta es la gran mentira propagada por determinados periodistas y, además, hemos visto las consecuencias: crisparon a la sociedad, la dividieron, dividieron también a las víctimas, las ofendieron porque no respetaron su dolor. Aquella campaña, orquestada por algunos medios, llevó al PP a perder de nuevo las elecciones en el 2008. Previamente, en 2004, Rajoy había puesto a Acebes como secretario general del partido y a Zaplana como portavoz del Congreso, que era como poner a la zorra a cuidar las gallinas.

P. ¿Y cómo afectaron a su vida personal estas teorías de la conspiración propagadas por algunos medios e institucionalizadas por algunos políticos?

R. Al final tiene uno que crearse una coraza, aunque tenía la conciencia muy tranquila, porque sabía que los Tedax y yo habíamos hecho bien las cosas. Además, tenía la confianza de la gente que me conoce y mis compañeros me arroparon. Fueron 10 años de difamaciones y mentiras, hasta 2014 estuvieron publicando cosas relativas a mi persona y que afectaron a mi familia, principalmente a mi esposa. Es un sufrimiento que traté de no exteriorizar hacia mi mujer y mis hijos. Me hice la promesa de que a los 10 años publicaría todo, por eso escribí el libro Las bombas del 11-M, relato de los hechos en primera persona, cuyos beneficios están donados a la Fundación de Huérfanos de la Policía. Mi objetivo es que sea un libro didáctico, para escuelas, que nadie pueda cambiar la verdad de lo que ocurrió, la historia. Por eso incluye documentos oficiales.

P. ¿Y profesionalmente le ha afectado?

R. Sí, afectó a mi carrera, porque una vez que algún medio de comunicación cuestiona tus actuaciones, es difícil que un superior decida asignarte puestos de mayor responsabilidad. Yo ascendí a comisario muy joven, con 42 años, por lo que mi trayectoria podría haber sido muy distinta de no haber sido jefe de los Tedax en los atentados del 11-M. No obstante, mi trabajo como comisario de Móstoles, donde he estado los últimos 10 años, ha sido muy gratificante.

P. ¿Cuál fue el momento más duro en este proceso?

R. Cuando se publicaban noticias por esos periodistas que no respetaron el dolor de las víctimas y trataron de sembrar dudas sobre la actuación policial, era como estar metiendo el dedo constantemente en la herida de las víctimas y sus familias. Algunas veces me llamaban desde alguna asociación quejándose de esas noticias y mostrándome su apoyo; ellos se merecían la verdad, no esa tergiversación interesada de los datos.

P. ¿Qué le diría a una de esas víctimas hoy, 15 años después?

R. Lo que me gustaría que supiera es que se trabajó con mucho esfuerzo y rigor. Ningún Tedax dio un paso atrás y contribuyeron a resolver la situación de forma ágil y eficaz. Lo lamentable fue que la policía no pudiera evitar que el atentado se cometiera.

P. ¿Si tuviera que extraer una lección de lo vivido cuál sería?

R. La resistencia. Al final, si resistes, ganas. Desde principios y valores sólidos, se puede resistir cualquier situación, más aún cuando no tienes duda de que las cosas se han hecho de la mejor manera posible.

P. ¿Diría que ha ganado la verdad?

R. Por supuesto. ¡Claro que ha ganado la verdad!

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información