Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M | La comisión parlamentaria

Garzón afirma que el mando policial se inclinó por la autoría de Al Qaeda en la tarde del 11-M

Un miembro de los Tedax le aseguró en la mañana del 11-M que la dinamita era, probablemente, de marca Titadyne

El juez Baltasar Garzón ha afirmado en el Congreso que tanto el comisario general de Información, Jesús de la Morena, como el subdirector operativo de la Policía, Pedro Díaz-Pintado, le manifestaron en la tarde del 11-M que se inclinaban por la autoría de Al Qaeda en los atentados. El magistrado mantuvo conversaciones con estos mandos policiales tras conocerse el hallazgo de la cinta con versos coránicos en la furgoneta de Alcalá.

LA FRASE

España sigue siendo un objetivo tanto o más que antes del 11-M

Tras la rueda de prensa (ofrecida hacia las ocho de la tarde del día 11) del ministro Acebes en la que informó de la existencia de la cinta en la furgoneta que habían utilizado los terroristas, Garzón decidió llamar a ambos mandos para recabar datos. El magistrado habló con Jesús de la Morena, quien le manifestó que "no tenía ninguna prueba, pero que empezaba a inclinarse por la teoría del terrorismo islamista". Por su parte, Díaz-Pintado que él se inclinaba en "un cincuenta por ciento" por cada hipótesis, aunque "apuntando al sur", en referencia a Al Qaeda. Fue al día siguiente, hacia las 12.00 cuando Garzón tuvo una nueva conversación con Díaz-Pintado en la que éste dijo que cada vez estaban más inclinados hacia la pista islamista.

El magistrado de la Audiencia Nacional ha afirmado ante la comisión que desde un primer momento las caracterísiticas del atentado le hacían suponer que se trataba de un atentado de Al Qaeda "por la indiscriminación del atentado y las amenazas de Bin Laden a España", además de por su amplio conocimiento y sus investigaciones sobre el terrorismo internacional. Pese a que estos aspectos reafirmaban su hipótesis, Garzón pensó en la posible autoría de ETA tras hablar en la estación de Atocha (hacia las 12.20) con un miembro de los Tedax, que suele colaborar con él aunque no ha desvelado su identidad, le manifestó que podría tratarse de dinamita Titadyne, algo que posteriormente le ratificó el entonces subdirector operativo de la Policía, Pedro Díaz-Pintado, a través de una conversación telefónica.

La furgoneta y la cinta

Sin embargo, el hecho de que los terroristas hubieran abandonado la furgoneta en Alcalá de Henares sin matrículas dobladas y sin bomba trampa, le hacía regresar a la hipótesis inicial. Máxime, afirma Garzón, cuando la "importancia" del atentado hacía pensar que si el autor hubiese sido ETA, la banda hubiera necesitado unos 15 miembros en Madrid, y "era prácticamente imposible que 15 personas estuvieran en Madrid sin ser detectadas".

Ya por la tarde, cuando se anunció el hallazgo de la cinta con versos coránicos en la furgoneta, Garzón afirma que ya no le quedaba ninguna duda sobre el terrorismo internacional. Garzón conoció la existencia de la cinta tras conversar con el entonces comisario general de Información, Jesús de la Morena, quien le confirmó que el casete fue hallado hacia las 15.30 y que fue comunicado al ministro del Interior a las 18.25.

A este aspecto suma Garzón la rueda de prensa de Arnaldo Otegi en la que excluía la particpación de ETA en la matanza. El magistrado ha señalado que tras 15 años de investigar a esta banda puede asegurar "que no suelen mentir". Garzón cree que España sigue siendo un objetivo del terrorismo islamista "tanto o más que antes del 11 de marzo. "Todo depende de cómo haya quedado tocadas las estructuras", tras las detenciones e investigaciones llevadas a cabo. Garzón cree que esa amenza, que aumentó con la participación de España en la guerra de Irak, sigue siendo latente ya que se ha demostrado que este país es un objetivo "inmediato".

ERC planta a Garzón

Los representantes de ERC en la comisión de investigación sobre los atentados del 11 de marzo han decidido hoy hacer un plante al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón durante su comparecencia en el Congreso, debido a las actuaciones ordenadas por el magistrado contra el independentismo catalán.

Los diputados Agustí Cerdá y Joan Puig han justificado su decisión asegurando que Garzón "acumula diversos episodios de poca transparencia democrática, sobre todo en diversas actuaciones ordenadas contra el nacionalismo catalán". Ambos diputados recuerdan que aún está pendiente de sentencia por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos un caso de presuntas torturas y malos tratos derivado de una operación dirigida por Garzón en julio de 1992 contra independentistas catalanes. La operación se llevó a cabo poco antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Barcelona y en ella se detuvo a un grupo de personas acusadas de tener relación con Terra Lliure, organización independentista que promovía la lucha armada.

Más información