Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último adiós a Arzalluz, “impulsor de la Euskadi actual”

El lehendakari Urkullu afirma que "los vascos, más allá de ideologías, le deben un reconocimiento"

El féretro con los restos de Arzalluz accede a la iglesia de Azkoitia (Gipuzkoa).
El féretro con los restos de Arzalluz accede a la iglesia de Azkoitia (Gipuzkoa).

Las ikurriñas ondeaban hoy a media asta en todos los batzokis (sedes del PNV) del País Vasco en recuerdo de Xabier Arzalluz. Su partido ha querido testimoniar de este modo el "dolor" y, al mismo tiempo, el "orgullo" que sus militantes y simpatizantes querían transmitir al expresidente peneuvista fallecido este pasado jueves a los 86 años de edad. La despedida religiosa se ha celebrado por la tarde en la parroquia de Azkoitia (Gipuzkoa), su localidad natal, adonde han acudido decenas de personas. Representantes institucionales y de la mayoría de los partidos políticos han arropado a familiares y allegados en el último adiós a una de las figuras clave de la política vasca reciente.

La comitiva del Gobierno vasco, encabezada por el lehendakari, Iñigo Urkullu, acompañado por todos los consejeros nacionalistas de su gabinete, ha llegado a la parroquia Santa María la Real de Azkoitia (Gipuzkoa), localidad natal del fallecido, donde esperaban destacados dirigentes políticos, la gran mayoría del PNV, con su presidente Andoni Ortuzar al frente, y de otros partidos, como Arnaldo Otegi, Maddalen Iriarte y Josu Juaristi, todos ellos del EH Bildu; los socialistas Idoia Mendia, Iñaki Arriola y Miguel Ángel Morales, o el miembro de Podemos Euskadi Roberto Uriarte. El PP ha sido la única formación política que no ha estado presente en el funeral. Este partido se ha limitado a trasladar su pésame al PNV.

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, y otros representantes institucionales (del Parlamento vasco o las Juntas Generales de Gipuzkoa) se han sumado a la misa oficiada por el párroco Félix Azurmendi, además de dirigentes catalanes como Marta Pascal (PdeCat), Gabriel Rufián (Ezquerra) o el exlíder del BNG Xosé Manuel Beiras. Del ámbito social han acudido el director del Museo Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, el físico Pedro Miguel Etxenike o el bertsolari Xabier Euskitze, entre otros.

El féretro con los restos de Arzalluz, del que no se han separado la viuda, sus tres hijos y otros familiares cercanos, ha llegado con media hora de antelación, cuando en ese momento numerosas personas disfrazadas celebraban el carnaval en Azkoitia. Precisamente, la comisión de festejos de la localidad había dado instrucciones a las comparsas de que se abstuvieran de pasar por delante de la iglesia durante el funeral y se concentraran en ese momento en la plaza próxima para no interferir en las exequias.

La comitiva oficial, con el lehendakari Urkullu y Andoni Ortuzar al frente, llega al funeral por Arzalluz.
La comitiva oficial, con el lehendakari Urkullu y Andoni Ortuzar al frente, llega al funeral por Arzalluz.

Por la mañana, el lehendakari ha visitado la capilla ardiente para despedir al histórico dirigente nacionalista, de quien ha destacado que fue el "impulsor del proceso de institucionalización de Euskadi". "Los vascos, más allá de ideologías, debemos un reconocimiento a esta persona de mente brillante que tuvo un compromiso con la causa del pueblo vasco y fue un impulsor de lo que hoy es Euskadi", ha manifestado. Urkullu, acompañado por miembros de su gabinete, ha destacado que Arzalluz "supo conjugar su visión y proyección de la construcción nacional con la construcción social" del País Vasco.

Posteriormente, el mandatario vasco ha mantenido una reunión extraordinaria con la cúpula de su partido que ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de Arzalluz y la lectura de una declaración en la que se destaca el legado que deja el dirigente fallecido: "Pese a que eslabones fundamentales se queden en el camino, la cadena debe continuar creciendo y construyendo el futuro de nuestra nación. Ese es el legado de Arzalluz. Seguir levantando Euskadi. Día a día. Paso a paso. Voluntad a voluntad, hasta alcanzar el objetivo de una Euskadi libre y plena", dice la declaración.

"Sentimos dolor porque hemos perdido a un ser irrepetible en la historia de esta organización política. Su desaparición supone un duro vacío en la estructura de este partido", han indicado la ejecutiva del PNV y la Asamblea Nacional de la formación.

Otegi, referente de la izquierda abertzale, que ayer acudió al tanatorio, también ha asistido al funeral para despedir a "una persona que siempre tuvo clara su apuesta por la unidad de los nacionalistas vascos". Pese a las "grandes diferencias" políticas que mantuvieron ambos, Arzalluz y Otegi consiguieron establecer "una relación de amistad", según ha dicho el líder de EH Bildu, a quien Arzalluz visitó cuando estaba preso. "Arzalliz siempre habló con mucho respeto de la izquierda abertzale. Sabía muy bien dónde estaban los enemigos políticos y eso siempre se lo agradeceré", ha declarado a las puertas de la iglesia. Rufián ha destacado que Arzalluz representó una "figura clave para entender la historia de Euskal Herria y del Estado español".

La Casa Real también se ha unido estos días al dolor de la familia de Arzalluz con sendos telegramas de pésame enviados el viernes por el Rey Felipe VI y su padre, el rey emérito Juan Carlos I.

En la homilía, el párroco ha destacado la labor "eficaz y significativa" que desarrolló Arzalluz en la construcción del pueblo vasco. "Mejorar la vida de este pueblo y de esta sociedad fue la vocación que guio su vida", ha afirmado el párroco. Del expresidente del PNV ha remarcado "su rectitud, su humildad, su apuesta por el diálogo", porque "en las ocasiones que hacía falta, hacía de puente".

"La humildad y el amor al pueblo es imprescindible" para quienes quieren hacer una "buena labor", ha añadido el sacerdote, quien ha concluido recordando que "el quehacer político es una tarea sin fin" para todos aquellos que trabajan por una sociedad más digna.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >