Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calor anómalo de febrero deja 20 nuevos récords de temperaturas

Este mes se coloca el tercero de los más calurosos desde que hay registros

Varias personas pasean este miércoles por la playa de Es Grau, en Mahón (Menorca). En vídeo, los termómetros de toda España marcan temperaturas veraniegas

La inviermavera, como han apodado en redes sociales a lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) describe como un "episodio de temperaturas máximas anormalmente altas", ha pulverizado 20 récords de temperaturas en estaciones españolas desde el pasado sábado hasta este miércoles. Los más significativos se encuentran en la mitad norte del país y algunos de ellos se han superado más de una vez, informa uno de los portavoces de la Aemet, Rubén del Campo.

Es el caso de Zaragoza, donde los termómetros alcanzaron 23,1 grados centigrados el 23 de febrero y cuatro días después, 25,5º. "El anterior récord era de 22,5º y llevaba vigente 78 años", subraya Del Campo, que considera muy llamativo que se haya batido por tres grados, cuando lo habitual es que ocurra por apenas unas décimas.

También se ha sobrepasado dos veces la cota de temperatura máxima de Ourense. El día 24 se llegó a 25º y su anterior récord estaba en 24,8º hace 19 años. El pasado lunes, se volvió a sobrepasar, esta vez con más holgura: 25,5º. Un tercer ejemplo es A Coruña, donde el lunes hizo 23,9º y el martes, 24,3º. Su anterior cota era de 23,4º en 1990.

Otro récord "significativo por antiguo" es el de Igeldo (San Sebastián), que llevaba vigente 59 años. "Se trata de una zona rural, un entorno estable, sin isla de calor por el asfalto...", hace hincapié Del Campo, que detalla que se llegó a 25,6º el lunes, mientras que la marca previa estaba en 25,4º.

Con todo, no se trata de récords absolutos, que sí se han superado por ejemplo en Reino Unido, donde también se viven unos días extraños de calor. En la España peninsular, según datos de las estaciones principales de la Aemet, se alcanzaron los 30º en febrero de 1961 en el aeropuerto de Málaga, en dicho mes de 2011 se marcaron 29,4º en Murcia, en 1990 se superaron los 29º en Alicante y Valencia y en 1960, los 29º en Santander.

Estas altas temperaturas colocarán a febrero de 2019 en el podio de los tres febreros más calurosos de la historia en cuanto a máximas se refiere. "Desde 1965, año que se usa de referencia porque ya existen datos fiables para el conjunto del país, solo los febreros de 1990 y de 2000 resultaron más cálidos en su conjunto, a falta de computar los datos del último día y en un análisis preliminar", indica Del Campo. Este mes ha sido tres grados más cálido que la media de todos los febreros. La media de las temperaturas máximas será unos tres grados más alta de lo normal.

"Las máximas están siendo muy altas, mientras que las mínimas están en torno a los valores normales", indica el experto, que considera este febrero "anómalo, pero no inédito ni extraordinario", ya que se han registrado en el pasado otros meses secos y en los que ha predominado el anticiclón. "Este calor forma parte de la locura de febrero, que es un mes que a veces se resiste a ser invierno, pero los ha habido peores", recuerda el portavoz que, aunque indica que no se pueden vincular al cambio climático episodios concretos, sí que es constatable que los récords de calor "se están batiendo en mayor proporción".

Además de la llamativa anomalía de las temperaturas altas, es también muy destacable la enorme amplitud térmica, es decir, la diferencia entre las temperaturas mínimas y las máximas. "Es normal que a esta altura del año las amplitudes térmicas sean grandes, pero estas lo están siendo mucho más", matiza Del Campo, que sitúa lo habitual en hasta 20 grados de diferencia entre el día y la noche. Sin embargo, estos días ha sido de 25 grados o más en amplias zonas del país.

Donde mayor ha sido esta distancia es en Mira (Cuenca), con 28,6 °C de diferencia entre la mínima (-6,1 °C) y la máxima (22,5 °C), lo que supone pasar de pleno invierno a primavera en apenas unas horas. Tampoco esta se puede considerar la máxima amplitud térmica medida jamás en España, ya que el récord lo ostenta Molina de Aragón (Guadalajara), donde la diferencia llegó a ser de 29,8º el 4 de agosto de 1966, al pasar de 0,2º de mínima a 30 de máxima.

Junto al calor, el otro protagonista ha sido la llamativa ausencia de lluvia. "En muchas partes del país no han caído ni cinco litros por metro cuadrado en todo el mes", se lamenta Del Campo. Esto sucede en ambas mesetas, Extremadura, parte del Guadalquivir, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Murcia y Canarias. "Salvo en el tercio norte, en el resto del país no ha llovido ni la cuarta parte de lo debería haber llovido", añade el meteorólogo.

El episodio de primavera en invierno, que comenzó el pasado martes 19, tocará a su fin la semana que viene, pero todavía le queda "la traca final". "El domingo, se superarán los 30 grados en la Comunidad Valenciana, incluida la capital", avanza el meteorólogo. El calor será intenso sobre todo en el Levante, pero también en el valle del Ebro, donde se llegará a 28º. En el resto del país, las temperaturas bajarán por el oeste, pero seguirán siendo altas en general en el centro, sur y el Cantábrico, donde los termómetros marcarán entre 22 y 24 grados. 

La semana que viene arrancará con lluvias en el norte y en el oeste y con una bajada general de las temperaturas. "La caída será notable en el norte, de entre seis y ocho grados, y en el resto, de entre cuatro y seis", concluye Del Campo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información