Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos semanas sin noticias del ‘Dream Land’ y sus tres tripulantes

El velero alquilado por tres alicantinos zarpó de Palma el 5 de enero y desde entonces no hay rastro del barco y sus ocupantes

Los tres tripulantes del 'Dream Land', en una imagen de SOS Desaparecidos.
Los tres tripulantes del 'Dream Land', en una imagen de SOS Desaparecidos.

Recién estrenado el año, el pasado 3 de enero, los amigos residentes en Alicante Álvaro Aguirre, de 66 años, Antonio Pérez, de 67, y Fernando Mogica, de 48, llegaron a Palma en un ferri procedente de Dénia (Comunidad Valenciana) para alquilar un velero con el que navegar por el Mediterráneo. La noche del 3 al 4 de enero los tres amigos durmieron en el hotel Horizonte, cercano al club de mar en el que arrendaron el velero Dream Land, de 39 pies de eslora. Pensaban llegar hasta Italia, pero cambiaron de planes porque el velero solo podía navegar por la zona de Baleares. La mañana del 5 de enero, con un aviso de temporal de tramontana hacia la tarde, los tres amigos pusieron rumbo a Ibiza. Nunca llegaron a puerto y desde entonces sus familias no han vuelto a tener noticias de ellos.

Álvaro Aguirre Arroyo, hijo de uno de los tripulantes desaparecidos, presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Ibiza el pasado 11 tras casi una semana sin noticias de su padre, que tenía amplia experiencia en navegación, ya que antes de jubilarse había sido profesional de la marina mercante durante 45 años. “Ahí empieza mi calvario. Lo único que han logrado saber es que cogió un ferri de Dénia a Palma y que durmió en un hotel. La información sobre el barco la hemos averiguado a través de las redes sociales”, ha afirmado Aguirre, que actúa como portavoz de las familias de los tres tripulantes.

Tras denunciar la desaparición y averiguar la matrícula y el nombre del barco en que habían iniciado la travesía, Aguirre se dirigió a Salvamento Marítimo. “Me dijeron que era tarde y que no sabían dónde ir a buscar”, ha lamentado Aguirre, que cree que con los partes de viento del norte y noreste de aquellos días tendrían que haber rastreado en la zona del norte de Argelia. “No han sacado ni un helicóptero ni una avioneta. Así estamos y a día de hoy no han mirado ni las cuentas de mi padre ni los teléfonos móviles, hay un retraso que no me da ninguna paz ni tranquilidad”, ha afirmado Aguirre.

Las familias descartan totalmente la hipótesis de una desaparición voluntaria porque creen que no tiene ningún sentido que tres personas —dos de ellas ya jubiladas—, tras presentar su DNI original para alquilar un barco, decidan después sustraerlo. Aguirre se inclina por un accidente o un percance: “Pueden haber partido el palo y haberse quedado sin comunicación, pueden haber tenido un incendio dentro del barco y que no les haya dado tiempo a coger la radiobaliza, pueden haber pegado con un container y haber roto la quilla, haber partido el timón y estar a la deriva o haber terminado el combustible. Han podido pasar tantísimas cosas”.

Investigación poco clara

Fuentes de Salvamento Marítimo afirman que se está realizando un “rastreo exhaustivo” en puertos, marinas, clubes náuticos y cofradías de pescadores de toda España y del Mediterráneo para comprobar si el velero ha atracado en alguno de ellos, aunque de momento la búsqueda no ha obtenido resultados. Los tripulantes tampoco han respondido a las llamadas al equipo VHF del velero que forma parte del sistema mundial de socorro y no han activado la radiobaliza satelital, un dispositivo que emite llamadas de socorro en caso de hundimiento del barco y que facilita su localización.

La Guardia Civil explica que está indagando la desaparición del velero pero que no cuenta todavía con una línea “clara” de investigación. Considera que por el momento es “difícil” saber si se trata de una desaparición voluntaria o de un accidente y afirman que la Policía Nacional de Alicante también está indagando el asunto tras la denuncia de la familia de otro tripulante. La empresa propietaria del velero presentó una denuncia por el robo del barco el pasado 17 de enero, ya que los tripulantes tendrían que haber devuelto el velero el pasado día 15.

“La Guardia Civil se agarra a que la denuncia del dueño del barco está presentada por robo. Yo creo que puede ser un accidente y eso hay que reseñarlo para que se tomen medidas”, ha destacado el hijo de uno de los tripulantes, que se muestra abatido ante la falta prolongada de noticias y lo que considera una inacción de las fuerzas de seguridad. “Me parece dantesco que no hayan ni mirado las cuentas ni rastreado los móviles para corroborar que no ha sido voluntario. No hacen absolutamente nada”, ha zanjado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >