Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio de la desaparición, hallazgo y muerte del marino solitario del ‘Virgen del Mar II’

Encontrado muerto el navegante balear que estuvo días perdido y fue localizado con vida en Argelia

El Virgen del Mar II, en una foto de la página en la que se anunciaba para alquiler (topbarcos.com).
El Virgen del Mar II, en una foto de la página en la que se anunciaba para alquiler (topbarcos.com).

Los hechos ocurridos en el velero Virgen del Mar II durante los últimos días quizás se los haya llevado para siempre a la tumba Joan F. Porque solo él, que navegaba en solitario, podría contar que pasó entre el 17 y el 29 de mayo, los 13 días en los que estuvo desaparecido, fue localizado sano y salvo en Argelia y, finalmente, fue hallado muerto, tumbado sobre la cubierta del yate, desnudo y con un fuerte golpe en la cabeza. La Guardia Civil lo está investigando, pero todo apunta a que la muerte se debió a un accidente, a que se resbaló sobre la cubierta del barco recién pintada, según fuentes del instituto armado.

El empresario zarpó de la zona de La Lonja de Palma sin rumbo conocido en el velero de un palo y unos 16 metros de eslora que era de su propiedad y que data de 1957. El barco, que se alquilaba (12 personas de día, 8 de noche: 6.900 euros por una semana), se alejó de la costa y, con él se perdió el rastro de su patrón.

La familia dio la alerta el pasado 17 de mayo. No había manera de contactar con el navegante, porque el teléfono móvil y el del barco permanecían desconectados, así como la radio baliza. La alerta puso en marcha la búsqueda por parte de Salvamento Marítimo y la Guardia Civil.

La activación de la búsqueda hizo que la llamada llegara a los Guardacostas de Argelia, quienes comunicaron que el Virgen del Mar II estaba en el puerto de Cherchell (en la provincia argelina de Tipasa), donde había atracado para repostar y avituallarse, y que el navegante estaba en perfectas condiciones.

El misterio quedaba resuelto y Joan F. reactivaba la baliza de localización del Virgen del Mar II. La madre del navegante incluso publicaba una carta de agradecimiento a Salvamento Marítimo y al Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

Cuando ya parecía que todo estaba en orden y que Joan F. regresaba a casa sin novedad, una llamada avisaba de que otro barco había avistado el velero a la deriva sobre las 17.20 del lunes y que había un cuerpo sobre la cubierta del Virgen del Mar II. El yate fue localizado y abordado. Los funcionarios que entraron en el velero vieron que la superficie del velero estaba resbaladiza, recién pintada, y que el marino tenía un fuerte golpe en la cabeza.

Los primeros datos de la investigación de la Guardia Civil apuntan a un accidente, a que el navegante solitario se resbaló y se dio un fuerte golpe en la cabeza que acabó con su vida, cuando el hombre se encontraba solo en altamar, entre Ibiza y Mallorca.

Más información