Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

35 horas por delante para rescatar a Julen en Totalán

"No sabemos qué nos vamos a encontrar en el camino”, advierte el ingeniero que dirige los trabajos de excavación, que han comenzado a las 13.45

Varios operarios descargan las brocas de la perforadora que será utilizada para la construcción de un pozo vertical paralelo al pozo donde cayó Julen.

Paso de gigante en las tareas para rescatar a Julen, el niño de dos años que lleva ya seis días dentro del pozo al que cayó en Totalán (Málaga). Sobre las 13.45 de este sábado, la perforadora ha comenzado por fin a excavar el túnel vertical para llegar hasta donde se encuentra el menor. Durante la mañana se ha terminado de preparar la plataforma sobre la que trabaja ya la gigantesca máquina.

Toda la operación se ralentizó después de que las máquinas se toparan esta madrugada con un macizo de roca. La ausencia de estudios técnicos previos, debido al carácter de urgencia de los trabajos, hace que cada paso deba acometerse con mucha precaución. Tanto por la seguridad del menor como por la de los operarios y rescatadores.

Desde el inicio de la perforación quedan por delante 35 horas como mínimo de excavaciones: 15 para terminar la galería vertical hasta la altura donde se cree que está el niño y otras 20 para hacer a mano los cuatro metros que restan hasta llegar a él. Es un cálculo en condiciones óptimas y siempre que todo vaya bien. “Pero no sabemos qué nos vamos a encontrar en el camino”, ha advertido Ángel García Vidal, jefe del operativo técnico, en su comparecencia diaria. Su cara de cansancio va siendo más evidente cada día y siempre habla con la cautela de quien sabe que, en una obra sin estudios técnicos previstos, puede haber sorpresas bajo la tierra.

Aunque inicialmente se planteó rebajar en 25 metros la ladera, finalmente, se ha dejado en 23. Una perforadora hace ya la prospección y hay preparada otra por si se necesitan sus servicios en caso del fallo de la primera. Se pueden hacer hasta 60 metros de galería, aunque el centro de todas las miradas es el tapón de tierra a 71 metros bajo tierra existente en el pozo donde cayó el pequeño.

El lugar de ese atoramiento es casi la única certeza en los trabajos que quedan por delante, porque no se sabe ni su longitud ni si el niño estará ahí. Por eso, la galería que realizan los expertos de la Brigada de Salvamento Minero se hará a 72 metros bajo tierra para poder actuar en un margen de tres metros, de 71 a 73 por debajo de la superficie de la montaña. “Ahí es donde esperamos encontrarlo”, ha señalado García Vidal. El pozo tiene 110 metros de profundidad.

¿Y si el niño no está en ese margen? “Habrá que evaluarlo sobre la marcha y ver qué posibilidades hay de realizar más galerías horizontales a mayor profundidad, porque eso siempre supone nuevos riesgos”, ha contestado García Vidal, que siempre mantiene la esperanza de poder encontrar a Julen con vida.

El ingeniero ha explicado que la galería horizontal de acceso al pozo también tendrá importantes complejidades técnicas. El equipo bajará mediante una especie de cesta de hierro en la que podrán descender dos mineros, aunque se espera que puedan finalmente ser tres. Con poco margen y a unos 50 metros del orificio de entrada, utilizarán diferentes métodos para arañar cuatro metros a las profundidades del Cerro de la Corona. Usarán martillos neumáticos o picos —entre otros materiales según el tipo de roca que encuentren allí. Su tarea tardará 20 horas, en las mejores condiciones posibles.

A pesar de que a las dos de la tarde se cumplían ya 144 horas desde que se inició el rescate (seis días completos), todos los miembros del operativo aseguran que el ánimo es “extraordinario” y que no decae. Lo decía esta mañana también Rafael Gálvez, jefe del servicio de Protección Civil de Málaga, que ha asegurado que las 300 personas que participan en los trabajos mantienen “una moral que sigue al máximo”. “El único objetivo es llegar a Julen cuanto antes y eso es una motivación tremenda. No pesan las horas, no pesa el cansancio, no pesa el no dormir. Luego ya veremos, seguro que nos pasa factura, pero esperamos llevárselo a sus padres cuanto antes”, ha concluido García Vidal.

Los progenitores de Julen, José Roselló y Victoria García, tuvieron que dejar anoche el monte donde estaban siguiendo las operaciones por motivos de seguridad. Según informaba Efe, han pasado la noche —junto a otros familiares— en la casa de una vecina de Totalán. Otra vecina de la localidad ha cedido unos terrenos y dos sótanos para que se pueda instalar allí el puesto de mandos del servicio de emergencias 112 y Protección Civil. Su trabajo se centra en ayudar en cualquier momento y en todo lo que necesite el equipo que trabaja en la parte alta del Cerro de la Corona. También en organizar la ayuda que está llegando a Totalán, especialmente en forma de alimentos, mantas y otras provisiones para el operativo de rescate.

Moreno Bonilla: “Se está haciendo todo lo humanamente posible"

N. S.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha acudido esta tarde a Totalán (Málaga) para conocer el operativo de rescate En su primer acto oficial, ha querido trasladar unas palabras de ánimo a los padres del menor, con los que ha mantenido en un encuentro de unos diez minutos. “Tienen un sufrimiento desgarrador”, ha dicho Moreno Bonilla, que ha querido aportar un poco de esperanza tras conocer el estado los trabajos. “Estamos más cerca que nunca”, ha añadido el presidente, que dice encontrarse “con el corazón encogido”. "No fotos, medios materiales es lo que queremos", han dicho los familiares de Victoria y José a su salida de la casa.

“La obra es inédita, muy compleja e impresionante desde el punto de vista técnico”, ha subrayado el líder andaluz, que ha ofrecido un dato para evidenciar sus palabras: en apenas 36 horas se han movido 35.000 metros cúbicos de tierra, algo que en circunstancias normales se hubiera realizado “en semanas”, ha explicado tras una reunión informativa con los responsables del rescate.

Moreno Bonilla se ha mostrado “esperanzado” en que los trabajos actuales puedan avanzar a buen ritmo y sin nuevos obstáculos en la excavación de  1,2 metros de diámetro y 60 de profundidad. “Ha habido circunstancias muy diversas, pero el terreno es el que es”, ha dicho el presidente. “Cada persona del equipo está trabajando como si Julen fuera su hijo”, ha añadido, al tiempo que ha querido destacar “la audacia de los ingenieros y la ingente cantidad de medios técnicos y humanos”. “Se está haciendo todo lo humanamente posible", ha insistido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información