Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvini se felicita por el bloqueo del ‘Open Arms’

La Capitanía Marítima de Barcelona mantiene retenido al buque de rescate desde el pasado día 8

El fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, lee el despacho que le desautoriza a volver a la zona de rescate.
El fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, lee el despacho que le desautoriza a volver a la zona de rescate. EFE

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha aplaudido la decisión de la Capitanía Marítima de Barcelona de retener en puerto al buque Open Arms que realiza tareas de rescate de migrantes en el Mediterráneo central. “Stop a traficantes y ONG, también a la izquierda, en España, se dan cuenta de que tenemos razón”, ha escrito el líder de La Liga en su Twitter.

Salvini, con un discurso abiertamente antiinmigración y responsable de la política de puertos cerrados que impide que desembarquen en Italia migrantes, se congratulaba así de que España, a través de una decisión administrativa, impida a uno de los barcos de rescate más activos ejercer su principal actividad.

Un despacho de la capitanía Marítima de Barcelona, con el beneplácito de la Dirección General de la Marina Mercante, denegaba el pasado día 8 de enero la autorización para que el buque volviese a la zona de búsqueda y rescate libia. El documento justifica su decisión en la violación de numerosos convenios internacionales cuyo incumplimiento no es responsabilidad directa del barco o de su tripulación, sino de los Estados responsables de coordinar los rescates en ese tramo del Mediterráneo. Solo este año, en esta ruta que lleva a Italia y Malta, ya han muerto cinco de cada cien personas que intentaron cruzarlo, según la Organización Mundial para las Migraciones.

Los convenios incumplidos por el buque español obligan a que una vez prestado auxilio a náufragos en el mar, estos deben ser desembarcados en el puerto seguro más cercano. Como los Estados ribereños, Italia y Malta, no permiten el desembarco de migrantes, barcos de rescate como Open Arms se ven obligados a realizar largas travesías con un número elevado de personas a bordo para poder llegar a puerto. Este extremo, según el despacho, compromete “la seguridad intrínseca del buque, de la tripulación y de las personas auxiliadas”.

Óscar Camps, fundador de Proactiva Open Arms, propietaria del barco, se mostró sorprendido con lo que calificó de “decisión política”. “Uno no se espera una conferencia sobre política internacional en un despacho. Falta decirnos que les dejemos morir”, lamentó Camps. “El Open Arms debe ser el barco más fiscalizado de España, tenemos todo en regla. Si a todos los barcos que atraviesan la zona se les niega el despacho porque si rescatan no podrán desembarcar en un puerto seguro próximo, no habría más embarcaciones en el Mediterráneo”, aseguró.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de quien depende tanto la Capitanía Marítima como la Dirección General de la Marina Mercante, defendió este lunes la decisión que calificó de "respuesta administrativa claramente recurrible". Ábalos, que en septiembre destacaba “la colaboración” y el “ejemplo valiente” de la organización a la que llegó a ofrecer que ayudase con los rescates en el Estrecho, negó también que haya habido arbitrariedad en la decisión.

La retención del Open Arms en puerto se sucede a una serie de obstáculos que diferentes países han impuesto a los barcos de rescate en el Mediterráneo. El último barco a retirarse, hace poco más de un mes, fue el Aquarius, al que el Gobierno de Pedro Sánchez autorizó para desembarcar 630 migrantes en el puerto de Valencia en junio. Las ONG que fletaban el buque desde 2016, Médicos Sin Fronteras y SOS Méditerranée, mantuvieron que su decisión de abandonar era "el resultado de una campaña encabezada por el Gobierno italiano y respaldada por otros Estados europeos, para deslegitimar, desacreditar y obstaculizar” su trabajo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información