Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas piden en Bilbao más acercamientos de presos de ETA a Euskadi

Una multitudinaria manifestación en Bilbao reclama nuevos pasos para "acabar" con la dispersión carcelaria

manifestacion bilbao eta
Cabecera de la manifestación por los presos de ETA celebrada hoy en Bilbao.

"Ahora los presos" decía el lema en euskera (Orain presoak) de la multitudinaria manifestación que ha reunido este sábado a decenas de miles de personas en el centro de Bilbao y en Bayona (Francia) en defensa del fin de la dispersión carcelaria de los reclusos de ETA y su acercamiento a las prisiones vascas. Los asistentes —76.000 según los organizadores, 70.000 según fuentes de la Policía Municipal— han dejado claro cuál es su causa principal: ahora toca resolver la situación penitenciaria de los 280 encarcelados de la banda, una vez que ya han transcurrido más de siete años desde que la organización terrorista puso fin a su actividad sangrieta, dos años desde que se deshizo de todo su arsenal de armas y explosivos y más de medio año desde que anunció su disolución.

La movilización, una cita tradicional en el calendario de reivindicaciones en favor de los presos etarras, ha repetido el guion de los últimos años. Familiares de reclusos de la banda han portado la pancarta que ha encabezado la marcha y en una segunda fila se han situado los organizadores de la plataforma Sare junto a Laura Masvidal, la pareja del exconseller catalán Quim Forn, en prisión por rebelión y malversación y su implicación en la organización del referéndum ilegal del 1-O, además del filósofo Javier Sádaba y la expresa Sara Majarenas, cuya hija de dos años fue apuñalada por su padre.

Solo el entorno de la izquierda abertzale ha desplegado en la cita a toda su plana mayor, incluido su principal referente, Arnaldo Otegi. A la manifestación se han sumado representantes catalanes de ERC (Joan Tardá) y la CUP (Natalia Sánchez), y de los sindicatos LAB, ELA y CC OO. La marcha, que también pretende ser un alarde de unidad y fuerza en torno a la lucha por los presos etarras, ha contado esta vez con la presencia de miembros de Podemos Euskadi (Andeka Larrea Y Pili Zabala). El resto de formaciones han rehusado participar, incluido el PNV pese a que sus principales dirigentes han solido mostrarse partidarios de acercar a los presos de ETA a cárceles de Euskadi.

La manifestación se ha celebrado cuando los Gobiernos español y francés vienen dando pasos hacia el acercamiento de presos etarras a prisiones próximas a su domicilio. El Ministerio del Interior ha normalizado esta línea de actuación desde que en el verano del año pasado, ya con la organización terrorista disuelta, modificó la política penitenciaria. Desde que Pedro Sánchez asumió la Presidencia del Gobierno, 13 reclusos han sido acercados y otros tres han sido clasificados en tercer grado penitenciario o régimen de semilibertad. El Ejecutivo central ha tomado esta dirección tras escuchar del colectivo de presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera) su "absoluta y sincera disposición" a reconocer el daño causado y aceptar la legalidad penitenciaria si eso mejora su situación.

En la actualidad, según datos facilitados esta semana por Instituciones penitenciarias, 232 etarras cumplen condena en prisiones españolas (la mayoría en centros muy alejados del País Vasco, como Andalucía, Extremadura o Galicia), la mayoría de los cuales se encuentra en primer grado (unos 180). Otros 30 están clasificados en segundo o régimen ordinario y dos en tercer grado o semilibertad, además de otros seis que aún están sin clasificar. Un total de 48 activistas están recluidos en prisiones francesas (de estos 27 cerca de sus casas) y uno en Lisboa (Portugal).

Esta situación es insuficiente para la izquierda abertzale y para los grupos y colectivos sociales que defienden el fin de la dispersión. Otegi, en declaraciones realizadas antes de partir la marcha, ha exigido la "vuelta a casa" de los "presos, deportados y exiliados" de ETA como "una aportación a la convivencia y la paz". "No puede haber una convivencia democrática con centenares de presos políticos o deportados y exiliados. Esto es de sentido común", ha argumentado. El dirigente independentista ha aprovechado para referirse al "caso del señor Zaplana", que ha pedido su excarcelación por motivos de salud: "Yo mismo he tenido ocasión de decir que nosotros consideramos que no somos como ellos, y el señor Zaplana, como preso enfermo con una enfermedad incurable, tiene que estar en la calle con su familia", ha apuntado.

La manifestación ha concluido frente al Ayuntamiento bilbaíno, donde se han leído en euskera y castellano sendos comunicados en "defensa de los derechos humanos" de los presos de ETA. "Les queremos aquí ya", ha dicho Sádaba, que ha sido respondido con tímidos aplausos cuando en nombre de los organizadores ha recordado y se ha solidarizado con los "presos políticos catalanes". La intensidad de las palmas ha aumentado notablemente cuando ha lanzado un mensaje de apoyo para los jóvenes de Alsasua (Navarra) encarcelados por la paliza a dos guardias civiles y sus parejas en 2016.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información