Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Pablo Casado asume parte del discurso de Vox sobre “violencia doméstica”

El líder del PP dice que su partido quiere “que todas las víctimas estén protegidas”

El presidente del PP, Pablo Casado, en un acto en Las Palmas de Gran Canaria, este viernes.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha asumido este viernes parte del discurso sobre "violencia doméstica" de la formación de extrema derecha Vox: "El PP respeta que un partido diga 'nos parece muy bien que haya medidas para proteger a la mujer que sufre malos tratos en su hogar, igual que también queremos que se proteja a los niños o ancianos que siendo varones también sufre violencia por parte de familiares o cuidadores". Casado ha insistido, en plena negociación con Ciudadanos y Vox para la investidura en Andalucía, en que su partido quiere “que todas las víctimas estén protegidas”.

"Desde el Partido Popular pedimos que se proteja a las víctimas, independientemente del sexo y la edad. Sabemos que el 75% de las víctimas de violencia en el hogar son mujeres, pero también hay un 25% de que no lo son”, ha asegurado durante la presentación del líder del partido en Canarias, Asier Antona, como candidato a gobernar la comunidad autónoma en las elecciones del próximo mes de mayo. "Que no nos vengan con cifras. Sabemos que las mujeres son las más vulnerables", ha aseverado. 

Los datos que cita el líder popular se refieren a las víctimas de violencia doméstica, es decir, la que sucede en el hogar y puede ser ejercida y sufrida por cualquier miembro de la familiapor ejemplo, entre un padre y un hijo, entre cuñados o entre una abuela y su nieto. En 2017 hubo 6.909 víctimas de violencia doméstica. El 63% fueron mujeres y el 37%, hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), informa Isabel Valdés. Ese año hubo 4.908 denunciados por violencia en el hogar, de los que 3.590, el 73%, fueron hombres. La violencia de género, en cambio, es la agresión física o psicológica que se ejerce contra alguien por su género. De las 48 sentencias dictadas en 2016 sobre homicidios o asesinatos entre miembros de la pareja o expareja, 38 supusieron el asesinato de una mujer (79%) y 10, de un hombre (21%).

"Saquemos de la confrontación electoral la lucha por la igualdad de oportunidad real en España y por la defensa de los medios de protección jurídicos, policiales y sociales de las personas más vulnerables", se ha quejado Casado, quien ha apuntado a que se está llevando a cabo un "intento de magnificar las negociaciones lógicas para la investidura", después de que el PP ofreciera al partido de extrema derecha las primeras concesiones en violencia de género. Los populares se niegan a tocar el acuerdo cerrado con Ciudadanos, que incluye el desarrollo de la ley de violencia de género en Andalucía, pero sí ofrecerá, según confirmaron fuentes de este partido a EL PAÍS, que después de la investidura, en la negociación parlamentaria, haya enmiendas para incluir ayudas "para todas las víctimas".

El líder del PP ha afirmado que no escatimará esfuerzos "para acabar con la lacra" y que se sentará a negociar con "cualquier partido que proponga que las víctimas de otro género también tengan esa protección; que se intenten limitar las denuncias falsas; que se intente delimitar claramente que estas ayudas no sean susceptibles de crear chiringuitos vinculados a partidos políticos para lucrarse de las ayudas y que pidan consagrar el artículo 14 de la Constitución". No negociarán, en cambio, con "aquellos partidos que piensen que tienen el monopolio de las cuestiones de la lucha contra la violencia", según ha dicho el líder popular.

"Feminismo exacerbado"

Enmarcada en el nuevo discurso del PP, la secretaria de Comunicación del partido, Isabel Díaz Ayuso, aseguraba el jueves que la ley andaluza contra la violencia machista "tiene ciertos defectos", y criticaba que "una mujer por el hecho de serlo tenga presunción de veracidad". La secretaria popular sostenía en una entrevista en La Sexta que existe un cierto "cansancio" con el tema del "feminismo exacerbado". "A las mujeres en Andalucía lo que más les importa es tener un empleo de calidad, la sanidad y la educación", añadía.

"Nosotras muchas veces nos sentimos inmersas en ese discurso feminista que politiza todo y que lo hace todo irrespirable, que al final en los juzgados crea, muchas veces, indefensión hacia los hombres, a mi juicio, de una manera que clama", apuntaba. "Detrás del feminismo que defiende la igualdad entre hombres y mujeres hay otra cosa". Además, no entiende que a las mujeres se les trate como un colectivo débil. "No creo que por el hecho de ser hombres sean culpables de nada, creo que somos personas por igual", concluía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información