Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La maestra que no pudo conocer a sus alumnos

Era el primer trabajo como docente de la profesora tras aprobar la oposición

Agentes del Equipo de Inspección Ocular de la Guardia Civil en la zona donde fue hallado el cuerpo de Laura Luelmo.

Laura Luelmo, de 26 años y procedente de Zamora, empezó a dar sus primeras clases de Dibujo el día 3 en el Instituto de Educación Secundaria Vázquez Díaz de Nerva (Huelva). Era su primer trabajo como docente y había llegado para cubrir una suplencia. “Estaba muy contenta porque decía que le gustaba el sur y que por eso se presentó a las oposiciones aquí”, explicaba este lunes por la mañana el director del instituto, Isidoro Romero, tras una reunión con alumnos y profesores por la desaparición de la joven profesora.

Una de las primeras voces de alarma provino precisamente de ese centro, donde Luelmo no llegó a presentarse el jueves pasado. Apenas le dio tiempo a conocer a todos los alumnos de los grupos que correspondía a su materia, según señala Romero.

Fue otra profesora del centro, proveniente de El Campillo (un pequeño municipio de 2.000 habitantes a ocho kilómetros de Nerva), quien le alquiló una casa de planta baja en ese municipio. De allí salió Laura el pasado miércoles, antes de que se le perdiera el rastro. “Esa profesora se siente culpable”, dice Romero.

El pasado puente de la Constitución, la profesora volvió a su provincia natal. Estuvo en Villabuena del Puente, una pequeña localidad zamorana de 700 habitantes de donde son naturales su novio y sus abuelos por parte materna. Su familia, acogida desde la semana pasada por el Ayuntamiento de El Campillo, fue quien denunció su desaparición el pasado jueves y han participado en las batidas de búsqueda. Su desaparición abrió todas las líneas de investigación, también las relacionadas con vecinos de ese pueblo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información