Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

73 minutos de infarto en Sanlúcar

La ausencia de las papeletas de Equo provoca el cierre de las 81 mesas electorales de la ciudad y el retraso en los resultados en toda Andalucía

Una votante escoge la papeleta para emitir su voto, este domingo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). En vídeo, Juan Marín ejerce su derecho al voto en la biblioteca municipal de Sanlúcar.

Los 73 minutos de infarto en Sanlúcar de Barrameda arrancaron poco después de las nueve de la mañana en la pequeña colonia agrícola Monte Algaida. Allí, en un pequeño núcleo rural apartado de la ciudad gaditana, un votante de Equo se dio cuenta que no había papeletas del partido en el colegio Maestra Cándida Ruiz. Y resultó que ni era un fallo aislado ni un error leve. Toda Sanlúcar había amanecido sin una sola papeleta del partido ecologista, un problema “inédito” en la historia de las Elecciones Andaluzas que ha provocado retraso de más de una hora en la difusión del escrutinio.

Hasta 54.255 votantes estaban llamados a las urnas en la localidad de la desembocadura del Guadalquivir en 81 mesas electorales repartidas por toda la ciudad, pero ninguno de ellos pudo echar la papeleta nada más abrir los colegios electorales. De ahí que, una vez detectado el error, la Junta Electoral de Andalucía tomase la decisión de cerrar todos los centros. Desde las 9.55 hasta las 11.08 todos quedaron clausurados. Para ese entonces, en la Delegación Provincial de la Junta de Andalucía en Cádiz y en Ayuntamiento de la localidad, ya había comenzado una carrera frenética por restaurar la normalidad.

Desde Cádiz, la Delegación envió el lote de papeletas de Equo guardado para contingencias hasta Sanlúcar. Luego fue el Consistorio sanluqueño el que, con la ayuda de la policía local, se encargó del reparto por las 81 mesas. Entre la indignación y la sorna, el insólito incidente corría de boca en boca por las calles de la ciudad. “Y de toda Andalucía, tuvo que tocarnos a nosotros el numerito”, se quejaba amargamente una vecina mientras esperaba para votar en la Biblioteca Municipal.

Dentro de las instalaciones, José María Ruiz, apoderado de Ciudadanos, esperaba con paciencia la reapertura. “Lo malo es que muchas personas mayores que han ido a primera hora a votar, no han podido hacerlo y se han ido diciendo que no volverán a votar”, se lamentaba poco después de recuperar la normalidad, minutos antes de que el candidato de su partido, Juan Marín acudiese a esa misma Biblioteca a depositar su papeleta justo en la mesa de Ruiz.

A las 11.08 se retomaba la votación en los colegios con una advertencia: la mayoría de los centros estarían abiertos 73 minutos más, es decir, hasta las 21.13. En el caso del colegio de Monte Algaida, el plazo quedó ampliado hasta las 21.30 dado que allí los comicios se interrumpieron antes. Ante el alcance de lo ocurrido, fuentes cercanas a la Junta en Cádiz confirman que iniciarán una investigación para aclarar lo sucedido.

A la delegación andaluza en la provincia corresponde el reparto de las remesas de papeletas a cada localidad y cada ayuntamiento es el encargado de repartirlo entre las mesas electorales posteriormente. Las mismas fuentes precisan que, en la Junta, poseen el resguardo de haber realizado el envío al Ayuntamiento de Sanlúcar. Mientras, desde el Consistorio dejaban claro que el error no venía de ellos. “Se repartieron las que mandaron”, precisaron fuentes del municipio gobernado por el PSOE.

Lo que sí está claro es que el incidente es “inédito”, como apuntaban en la propia Delegación del Gobierno de la Junta en la provincia, dado que es la primera vez en unas Elecciones Andaluzas que un error provoca durante tanto tiempo el cierre continuado de los colegios electorales en una ciudad entera. “Yo no lo recuerdo ni lo he visto antes”, reconocía Paco González Cabaña, de 61 años, senador socialista en las Cortes y antiguo presidente de la Diputación Provincial.

Y no ha sido el único sobresalto que este domingo se han llevado en Sanlúcar. Además de ser el origen de un error que ha afectado a toda la comunidad, dos mesas de la ciudad se han convertido en las últimas de toda Andalucía en constituirse. Mientras que unos y otros intentaban arreglar el desaguisado de las papeletas, en el colegio Guadalquivir lidiaban con su propia crisis: dos de las cuatro mesas que se debían constituir estaban desiertas.

Ni presidentes, ni vocales ni suplentes estaban presentes; en total 18 personas ausentes que han tenido que ser cubiertas por voluntarios que fueron a votar al centro a primera hora. Así es como Jesús y su mujer han acabado como presidente y vocal de una de las mesas. “Lo hemos hecho por dinero y porque no teníamos otro plan. Yo creo que debe haber sido un error de notificación porque yo ni he recibido el aviso de dónde debía votar”, ha explicado el sanluqueño.

A pocos pasos, María De la Rosa también se convertía en “presidenta por accidente”, pese a que su papel para estas Elecciones Andaluzas era ser apoderada del PP en ese colegio de Sanlúcar. Lo que ni uno y otro responsable de su mesa esperaban es que, tras dar el sí a ocupar el cargo, acabarían inmersos unas accidentadas y largas elecciones que les llevará a estar en el colegio Guadalquivir otros 73 minutos más de propina. “Todo por la Patria”, bromeaba De la Rosa, entre la sorna y la resignación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información