Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teresa Rodríguez apela al espíritu del 15M para hacer frente a la extrema derecha

Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos e IU se queda en 17 representantes, tres menos que en 2015

Teresa Rodríguez, junto a Antonio Maillo este domingo en Sevilla.

Teresa Rodríguez llegó a la sala Box, en la isla de la Cartuja, en Sevilla, con "buenas sensaciones" y su sonrisa habitual de campaña. La candidata de Adelante Andalucía, la confluencia entre Podemos e IU, cambió la sonrisa por los nervios pocas horas después. Primero fueron las encuestas que daban hasta 10 diputados a la formación de ultraderecha Vox. No querían creérselo. Hasta que el reloj marcó las diez de la noche y la nueva plataforma de izquierda solo llegaba a los 17 escaños, tres menos que la suma de los dos partidos en 2015 cuando se celebraron las anteriores elecciones andaluzas.

"Esta no tiene que ser la noche de las pasiones, sino de las reflexiones", dijo Rodríguez con el gesto serio. "No tenemos que hablar de si tenemos tres diputados menos. Nos preocupa lo que le pasará a Andalucía mañana". La candidata de Adelante Andalucía apela al espíritu del 15M y convoca a sus bases, militantes y simpatizantes a volver a tomar las plazas. "Vamos a hacerle frente a la extrema derecha. Nos negamos a hacerle el favor de dividir a los de abajo a favor de los de arriba".

La candidata se prepara para cuatro años de una oposición más férrea de la que ha mantenido con el PSOE en el poder. "Vamos a denunciar con claridad cada seguidismo que hagan los que se llaman 'la derecha formal, de estado', de los discursos de la extrema derecha, Ante cada palabra de homofobia, racismo, machismo nos van a tener delante. No van a convertir a nuestra sociedad en algo peor de lo que ya hicieron tras 10 años de crisis".

Para Adelante Andalucía los próximos cuatro años de Gobierno suponen "un reto histórico". Antonio Maíllo, fórmula de Rodríguez para la vicepresidencia, anunció que a partir del lunes se pondrán "en posición de disputa". Y acusó, sin nombrarla, a Susana Díaz de haber metido en el debate electoral a la extrema derecha: "Es una irresponsabilidad".

En 2015 Podemos entró por primera vez en el Parlamento andaluz con 15 diputados, el 14,8%, 590.000 votos. IU, ahora sus socios, estuvo a punto de perder el grupo parlamentario, pero consiguió sumar cinco escaños, 274.518 votos, el 6,86%. En los actuales comicios, la suma de los votos no  alcanza a la que consiguió Podemos en solitario en 2015. La plataforma ha perdido casi 300.000 votos en tres años.

Adelante Andalucía ha sustentado su campaña electoral en diferenciar el socialismo de lo que ellos han llamado "el susanismo". Ha sido su manera de intentar convencer al votante del PSOE decepcionado con una alianza de Gobierno (socialistas y Ciudadanos) de tres años y medio. La coalición de Teresa Rodríguez calculaba pescar un 15% de esos electores enfadados. No lo ha conseguido.

Tampoco le ha servido el intento de abanderar el andalucismo vinculado tradicionalmente al socialismo. Ese sentimiento ha marcado toda la iconografía de Adelante Andalucía con el objetivo de difuminar los colores y símbolos de Podemos e IU. En busca también de aquellos electores que nunca hubieran votado a estas formaciones por separado, pero que podrían haber llegado a identificarse con una plataforma progresista, a la izquierda de Susana Díaz.

"Alerta antifascista"

Minutos después, en Madrid, Pablo Iglesias ha enviado un mensaje conciso en nombre de Unidos Podemos: "Alerta antifascista". El líder de la formación hace un llamamiento a las organizaciones sociales para "defenderse de la extrema derecha xenófoba, neoliberal sin complejos, machista y que va contra las mujeres y contra la gente trabajadora".

Iglesias, al lado de Alberto Garzón, líder de IU, y un grupo de miembros de los dos partidos, han responsabilizado al PP y a Ciudadanos del auge de Vox en Andalucía. "Se explica por los discursos del PP y de Ciudadanos que han normalizado y blanqueado a la extrema derecha", ha dicho. Al mismo tiempo que ha reconocido que los resultados obtenidos por Adelante Andalucía no han sido los esperados.

El responsable de Podemos no solo apela a la base social que construyó el partido tras el 15M, también a los partidos que sacaron adelante la moción de censura del pasado mayo para que Pedro Sánchez fuera presidente. "Nos estamos jugando las libertades en nuestro país. Nos estamos jugando nuestra democracia. Pido responsabilidad a las fuerzas políticas que sumamos en la moción de censura. Tenemos muchas diferencias, pero una cosa clara, construir un dique frente al avance de la extrema derecha".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información