Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos ocupa su lugar en el mapa y se alza como tercer partido

La formación de Pablo Iglesias entra en el Parlamento andaluz con 15 escaños

Foto: Alejandro Ruesga / Vídeo: Atlas

Podemos dejó este domingo la virtualidad de las encuestas por primera vez desde del pasado mes de mayo y ocupó su lugar en el mapa político de Andalucía con un discurso que ha buscado el choque frontal con el PSOE de Susana Díaz y, finalmente, ha logrado desplazar a IU. El partido de Pablo Iglesias, quien se ha autoproclamado en varias ocasiones como el líder de la oposición, rompió el esquema bipartidista, pero los 15 diputados que le otorga la tercera posición quedan muy lejos de los 33 escaños del PP, segunda fuerza de la Comunidad, y el análisis del voto no se corresponde a esa “centralidad del tablero” a la que aspiran sus estrategas.

La valoración del resultado de la candidatura a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez, transmitió satisfacción, pero evitó la euforia. “Entre otras cosas porque mañana seguirá habiendo 45 desahucios”, señaló la exeurodiputada, que prometió que “nunca más habrá pactos secretos”. “Donde tenga los ojos Podemos tendrá los ojos la ciudadanía”, agregó Rodríguez, que contará con un grupo parlamentario de “gente corriente”. “Hemos asistido a la irrupción de una fuerza de cambio en Andalucía”, analizó Sergio Pascual, secretario de Organización de Podemos. “El Parlamento andaluz de mañana no se parecerá en nada al de ayer. El cambio hoy no es cuantitativo, es también cualitativo. Ya se puede”, enfatizó este dirigente desde el escenario del teatro Salvador Távora de Sevilla, donde la candidatura siguió el recuento. Rodríguez, que compareció en torno a las diez y media de la noche, evitó en cualquier caso “arrogarse la victoria” y aseguró que su trabajo asentará el cambio con vistas a las próximas elecciones.

La dirección confiaba en un resultado que permitiera a la formación afianzarse como alternativa. A pesar de las declaraciones públicas de Rodríguez y del propio Iglesias, las mejores expectativas de los analistas de la formación les situaban en torno a los 20 diputados autonómicos. Esa es, en el fondo, su victoria, aunque los resultados dejan claro que, al menos en Andalucía, Podemos no ha podido conquistar grandes cuotas del espacio político que desde hace tres décadas ocupa el PSOE. Sí se ha acercado, en cambio, a lo que Izquierda Unida buscaba en la Comunidad desde 1994, cuando Luis Carlos Rejón llegó a su máximo histórico y formó un grupo de 20 parlamentarios. Y lo ha hecho con una aspirante, vinculada a los movimientos sociales y a Izquierda Anticapitalista, tan significada, que despertó dudas en Madrid y condicionó el diseño de la campaña.

Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M pulsa en la foto
Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M

Podemos se sienta en el Parlamento andaluz con la ambición de determinar, al menos en parte, la acción del futuro Gobierno. El debate sobre los posibles pactos ha sobrevolado las dos últimas semanas, y Rodríguez asegura que a partir de hoy hablará con todas las fuerzas y que está dispuesta a llegar a acuerdos con Díaz sobre medidas urgentes. Para hipotéticos acuerdos estables, la exeurodiputada gaditana, que acaba de abandonar la Eurocámara después de nueve meses, reclamará una contrapartida a los socialistas que ella califica de “giro de 180 grados”.

De todas maneras, las elecciones andaluzas han demostrado que el mensaje de regeneración en el que ha hecho hincapié Podemos durante la campaña no es suficiente. Y que, al margen de la fidelidad de los electores en cada territorio, la formación deberá ahora ahondar en el programa con vistas a las autonómicas del 24 de mayo y las generales del próximo otoño.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información