Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña y la amenaza de “las derechas” centran el final de campaña

Los principales partidos evitan salirse del guion y mantienen sus consignas iniciales en sus últimos actos antes de las elecciones

La candidata a la reelección, Susana Dí­az, en el cierre de campaña del PSOE-A en Sevilla. En vídeo, los últimos actos de los candidatos.

Banderas, aplausos entregados, ambiente festivo y últimas consignas. La campaña andaluza llega a su fin con el mismo guion con el que arrancó: con la política nacional acaparando el protagonismo. Todos los líderes de los partidos, salvo Pedro Sánchez, de visita en Argentina por la cumbre del G20, han arropado esta noche a sus candidatos a la Junta. Y todos han puesto el punto final en Sevilla, salvo Adelante Andalucía, que ha aparcado su caravana en Torremolinos, en la provincia de Málaga, donde Teresa Rodríguez es cabeza de lista. Cataluña y la corrupción ha dominado los actos de PP y Ciudadanos. Andalucía ha sido más preponderante en los del PSOE y la confluencia de Podemos, Izquierda Unida y fuerzas andalucistas de izquierda. Las referencias a los pactos han sido mínimas, mientras que la presencia de la extrema derecha se ha notado mucho más.

PSOE: Socialismo para frenar a la derecha

Ante unas 3.000 personas, en un feudo emblemático para el socialismo andaluz, el barrio sevillano de Pino Montano, donde ocho de cada diez vecinos vota al PSOE, terminó su campaña la candidata a la reelección, Susana Díaz. La presidenta de la Junta volvió a agitar el fantasma de la derecha para movilizar a su electorado y presentó a su partido como el único capaz de frenar su avance en esta comunidad. “No me imaginé que me tendría que enfrentar al tridente de la derecha, de la derecha más extrema, y ayer apareció Aznar hablando de un gran pacto de los partidos constitucionalistas: PP, Ciudadanos y lo demás: los que no nombran pero que sí desean”, aseguró. “El PSOE representa la Andalucía buena que no ofende, el socialismo útil, responsable, que respeta el Estado de derecho, que desde ese corazón de izquierdas respeta la igualdad”.

Como ha sido habitual en estos 15 días, ha defendido sus propuestas identificándolas con los valores progresistas, en otro intento de diferenciar sus políticas de las de la derecha y la extrema derecha. “Pido el voto a todos los que se sienten de izquierdas, a los que saben que vamos a ser el dique de contención no solo de los recortes, sino de otras políticas que ya dejamos atrás”. Díaz, en su tónica de campaña, tampoco ha hecho alusión expresa a Adelante Andalucía, pero ha vuelto a presentarse como la izquierda útil para retener al votante desencantado con el PSOE y atraer al de IU, disconforme con haber quedado diluido en la confluencia con Podemos.

En el mensaje de la dirigente socialista ha estado muy presente Andalucía, para diferenciarse también de los discursos de Casado y Rivera. Díaz ha invocado la autonomía frente a la amenaza recentralizadora del PP, en los momentos que han sido más jaleados por el público, y ha reivindicado “el acento andaluz” que ha impregnado toda su campaña.

PP: protagonismo de Casado

A pesar de estar en el mitin de cierre de la campaña andaluza, Casado habló a sus fieles de política nacional durante 50 minutos. Pedro Sánchez, el procés en Cataluña, el terrorismo y sus víctimas, y la unidad de España fueron sus temas estrella. “No nos merecemos a Pedro Sánchez, que quiere destruir España y es cómplice de los batasunos e independentistas que quieren romper el país”, censuró. Las duras críticas al PSOE andaluz y su líder Susana Díaz fueron las pocas excepciones en clave autonómica de su discurso. Casado sacó pecho e ignoró los casos de corrupción que han afectado al PP esta última década: “Somos el partido de la honestidad, quien meta la mano en la caja se la vamos a cortar. No voy a pasar ni una. Y no voy a permitir que nos dé lecciones el único partido condenado en firme por financiación ilegal [en referencia al PSOE]”.

Entre un mar de banderas de España y algunas andaluzas, que enarbolaban unos 1.700 asistentes, Casado presentó al público antes de su intervención al escritor “y maestro” Fernando Sánchez Dragó, a los toreros Juan José Escribano y David Galán, al padre de la niña Mariluz, Juan José Cortés, y al excandidato popular Adolfo Suárez Yllana. “Llevo 21.400 kilómetros recorridos en Andalucía, 117 actos públicos “todos abiertos a la prensa” en 25 jornadas maratonianas, “sin Falcon [en referencia al avión presidencial]”.

Por su parte, el candidato Juan Manuel Moreno intervino durante 29 minutos, la mitad que Casado, y reclamó su “gran reforma en Andalucía: la Bajada Masiva de Impuestos (BMI)”, el eslogan de campaña para su propuesta económica junto a la idea de cambio para relevar al PSOE al frente de la Junta. Moreno ha hecho una referencia velada a Vox: “Algunos pueden estar tentados de probar nuevas fuerzas políticas, pero tienen que ser responsables y pensar qué quieren para el futuro de Andalucía. Hay muchas papeletas, pero solo una garantiza el cambio y jamás ha pactado con el Partido Socialista”. El candidato también apeló a los votantes de Ciudadanos: "Algunos ya le dieron su apoyo a la formación anaranjada que apoyó al socialismo. No se pueden volver a equivocar", ha dicho.

Adelante Andalucía: alternativa al susanismo

Ante más de las más de 2.000 personas que llenaron el auditorio de Torremolinos en Málaga, Rodríguez cerró la campaña elevando el tono de la misma manera que han ido aumentando la asistencia a sus mítines. Quedan dos días para que los andaluces voten y necesita convencer a los indecisos que les pueden dar la segunda posición. “Nos parecemos más a los inmigrantes que a vosotros, mamarrachos”, le espetó al PP por los mensajes que han enviado sobre migración. “Susana Díaz ha hecho algo terrible, le ha hecho media campaña a la extrema derecha y no se lo vamos a perdonar nunca”, dijo sin mencionar explícitamente a Vox.

El público ondeaba banderas verdes y blancas. La alianza entre Podemos e IU se ha apoderado de los símbolos andaluces para arrebatarle al PSOE el andalucismo y sumar a los socialistas que no han estado de acuerdo con tres años y medio de Gobierno con Ciudadanos, y también a los indecisos que no hubieran votado por los partidos que representan. “Gracias a Antonio Maíllo y Teresa Rodríguez por hacer una demostración de fuerza política, habéis construido una alternativa de Gobierno”, les dijo Pablo Iglesias en esta, su tercera participación en la campaña andaluza. “El domingo hay mucha gente que se lo va a pensar, yo les quiero pedir que les brillen los ojos”, recalcó el líder de Podemos. “Gentes de izquierdas, de valores progresistas que dudan legítimamente. Socialismo es lo que hay en esta candidatura. Votar a Susana Díaz es abrir la puerta a la derecha”, continuó Alberto Garzón, responsable de IU.

Antes de que sonara el himno de Andalucía como en cada mitin, coreado por el público con el puño en alto, Rodríguez recordó el mismo mensaje: “Nos jugamos los resultados por cientos de votos. No escatiméis esfuerzos, que nadie se quede sin votar a Adelante Andalucía”.

Ciudadanos: voto contra Pedro Sánchez

Ciudadanos cerró la campaña ayer en Sevilla como la empezó, en clave nacional y catalana. El partido de Albert Rivera quiere que le voten en Andalucía como castigo a Pedro Sánchez y como protesta ante los nacionalistas catalanes. El líder de Ciudadanos se dirigió especialmente a los votantes socialistas descontentos con el apoyo de los independentistas al Gobierno socialista. "Me consta que van a venir muchos votantes del PSOE que van a decir basta a Sánchez, que no le compran los pactos con los separatistas", subrayó, antes de apelar también a los votantes del PP “hartos de perder”. “Son una colección de derrotas", incidió en un acto al aire libre en un parque ante unas 3.000 personas.

Al PSOE y al PP atacó también por la corrupción, reivindicando a Ciudadanos como el único partido limpio. “Ni el Gobierno de los ERE ni el de la Gürtel”, ni tampoco “un presidente que no se envuelva en la bandera para tapar la corrupción”, dijo Rivera en referencia a Susana Díaz. La igualdad entre españoles y la unidad de España es el mensaje que Ciudadanos explota en Andalucía. Lo resumió Rivera en un discurso que pareció su primer mitin de las generales: “Si creéis que todos los españoles somos iguales, este es el proyecto. Si creéis en una España que sin complejos dice basta de privilegios, este es el proyecto”.

Un proyecto político con un mismo discurso para toda España, incidió la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas. “Aquí”, dijo Arrimadas en una enérgica intervención, “no podría estar el señor Miquel Iceta [líder del PSC], que dice cosas muy diferentes. Aquí no podría estar el líder de Podemos en Cataluña, porque dicen barbaridades”. Arrimadas reivindicó su papel como líder de la oposición en Cataluña, y pidió el voto en clave sentimental. "Yo he defendido la igualdad de los españoles en Cataluña. Yo me he levantado indignada porque veía a mis padres, a mis hermanos y a mis sobrinos andaluces", enfatizó. Hasta el candidato, Juan Marín, gaditano sin la vinculación con Cataluña de Arrimadas y Rivera, apeló a la confrontación entre independentistas catalanes y andaluces. "Somos tan españoles como andaluces, y por eso nos duele lo que pasa en Cataluña. No nos vamos a callar, voy a defender a los andaluces y Andalucía cueste lo que cueste".

Con información de Eva Saiz, Javier Martín-Arroyo, Ana Marcos, Elsa García de Blas y Antonio J. Mora

La incógnita de Vox

Vox arrancó su campaña en un acto íntimo con la excusa de la presentación del libro de Santiago Abascal. La inercia de la campaña lo ha situado en el epicentro y en casa mitin han aglutinado a más seguidores, también su cierre, que ha comenzado y terminado, con un pasodoble de Manolo Escobar y con el himno español. respectivamente. En el Muelle de las Delicias de Sevilla, bajo una marea de banderas rojas y amarillas y ante las continuas interrupciones de los asistentes al grito de “Viva España”, el partido de extrema derecha ha dado por hecha su entrada en el Parlamento andaluz el próximo domingo. “Representamos la España y la Andalucía limpia. Sin complejos. El domingo haremos historia, vamos a entrar en el Parlamento de Andalucía”, ha asegurado el candidato de Vox a la Junta, Francisco Serrano. “Convenceos de que es posible el cambio. Hay encuestas que señalan un éxito de Vox”, ha añadido el presidente del partido, Santiago Abascal.

Durante su intervención, Abascal se ha mostrado convencido de que su partido tendrá la llave para “espantar la corrupción socialista de Andalucía, el clientelismo…”.. “En estos días he visto a muchos defraudados con el PP, confundidos por haber usado la papeleta naranja, desengañados del PSOE…”, ha asegurado Abascal ante un público bastante heterogéneo que no ha parado de ondear unas banderas de España y del partido repartidas a la entrada.“España y Andalucía nos necesita porque somos un partido de extrema necesidad”, ha afirmado Serrano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información