Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ausencia de debate migratorio amplifica el mensaje de Vox y Casado

Los candidatos ignoran las políticas sobre menores no acompañados que sí incluyen sus programas

Huelva / Córdoba / Ronda
Elecciones andaluzas 2018
Tres menores migrantes no acompañados salen de su centro de menores camino de Guillena (Sevilla).

Una Andalucía con dos millones de musulmanes, donde las periodistas llevan velo y en la que La Mezquita de Córdoba y la Giralda de Sevilla son cedidas al culto islámico gracias a un acuerdo firmado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a expensas del presidente de España, Pablo Iglesias. Así proyecta el futuro de esta comunidad en 2018, Vox, en un vídeo electoral lanzado a comienzos de la campaña y que se ha hecho viral. “Son una invasión que viene a sustituirnos”, es una de las frases recurrentes que los líderes del partido de extrema derecha están repitiendo en sus mítines. “No hay sitio para los todos los que quieran venir a España”; "Aquí no hay ablación de clítoris, aquí no se matan los carneros en casa y aquí no hay problema de seguridad ciudadana", son algunas de las declaraciones que ha emitido el presidente del PP, Pablo Casada, a lo largo de su caravana electoral.

Estos mensajes en los que se presenta la inmigración como una amenaza a los “valores de occidente” y se vincula la llegada de quienes cruzan el estrecho con el aumento de la inseguridad son los únicos que sobre el drama migratorio se han lanzado durante la campaña electoral. El resto de las formaciones políticas no ha hecho apenas alusión a este fenómeno que en lo que va de año se ha convertido en uno de los principales problemas de Andalucía. “Estamos muy decepcionados con la poca visibilidad de la migración. Pudiera parecer que como es un asunto de competencia eminentemente nacional, los partidos lo aprovechen para inhibirse, pero todo el tema de menores no acompañados sí pertenece a la esfera autonómica, y no se ha hablado nada”, se lamenta Javier Cuenca, director de Save The Children en Andalucía.

Todos los partidos con representación en el Parlamento incluyen en sus programas propuestas relacionadas con la inmigración y, en concreto, con las políticas sobre menores inmigrantes no acompañados. De estas formaciones, Ciudadanos es el menos concreto. Solo dedica un párrafo en el que alude al drama migratorio pero sin ninguna iniciativa específica.

Andalucía es una de las comunidades donde el drama humano de la migración ha sido más acusado este último año, donde se han batido todos los récords de llegadas de personas a las costas autonómicas. Ayer 668 personas fueron rescatadas y tres más murieron en el mar de Alborán. Hasta el pasado 25 de noviembre arribaron a España 51.984 personas, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, superando la cifra histórica registrada en 2006, con la llamada crisis de los cayucos, cuando recalaron 41.180. Si hablamos de muertos en el Estrecho, hasta la misma fecha han fallecido 675 migrantes, 174 más que en el mismo periodo de 2017 fueron 174.

La región es, además, la que soporta la mayor cantidad de menores inmigrantes no acompañados. En lo que va de 2018 han llegado a las costas andaluzas más de 8.000. Ahora mismo, la Junta tiene bajo su tutela a 6.000, según datos de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. Estos niños son el eslabón más débil de la cadena migratoria. Las mafias, las redes de trata o los propios intereses de los chavales, que tienen a España como un punto más de su trayecto migratorio, hace que se pierda su rastro cuando huyen de los centros de acogida. Las plazas limitadas o la escasez de personal cualificado han obligado al Ejecutivo andaluz a improvisar lugares para poder instalarlos. Las ONG y los sindicatos han acusado a la Junta de falta de previsión.

En estos meses, el Gobierno andaliz, con Díaz a la cabeza, ha sido especialmente beligerante con la crisis de los menores. Fruto de su tenacidad se promulgó el real decreto que el Gobierno publicó hace un mes en el que se acordaba el reparto de 40 millones entre las comunidades que más peso migratorio de jóvenes solo soportaba. El Gobierno andaluz espera más solidaridad del resto de territorios en el reparto de estos chavales. Ese discurso reivindicativo, sin embargo, ha desaparecido de su campaña. El PSOE es consciente de las críticas que la gestión de esta crisis ha levantado por la saturación de los centros, la falta de personal y las cuestionadas condiciones de los que los centros de gestión privada y no quiere avivar esas críticas en época electoral.

El mapa electoral de Vox

La campaña electoral de Adelante Andalucía ha ido introduciendo sus propuestas sobre migración según iban llegando las tristes noticias de personas desaparecidas en el mar de Alborán. En su primera visita a Almería, hace ya una semana, presentaron su propuesta contra la corrupción, pero terminaron hablando de migración cerca de El Ejido, donde tres de cada diez vecinos son inmigrantes. “Cuando obligamos a los demandantes de asilo a cruzar la frontera y presentarse ante la autoridad, tienen que pasar por el filtro de las mafias”, dijo Teresa Rodríguez, candidata a la Junta. “Hay que poner recursos para luchar contras ellas, no facilitarles el trabajo”. La noticia de una mujer embarazada muerta en el naufragio de una patera frente a las costas de Almería fue argumento suficiente para que su recuerdo se convirtiera en lema de la campaña. Rodríguez la mencionó hasta en tres ocasiones.

El PP incluye en su programa un pacto de Estado sobre la migración y propuestas concretas sobre menores en la línea con las sugerencias que planteó Save The Children a todos los partidos y que, la mayoría, incluido el PP, han incorporado. Por eso el discurso del presidente del PP, alejado del del candidato popular a la Junta, Juan Manuel Moreno, sorprende a la ONG. “Su programa, las medidas promueven los derechos de los menores antes que como extranjeros y eso no se compatibiliza con lo que dice Casado”, señala Cuenca.

Moreno ha defendido la inmigración ordenada en varios de sus mítines. “Es importante no actuar con frivolidad, como ha hecho Sánchez en complicidad con Díaz. Queremos una inmigración que facilite esa necesidad laboral de Andalucía y España, de manera planificada para evitar la triste muerte de decenas de inmigrantes que pierden la vida en el mar”, explica el candidato del PP.

Ciudadanos no ha hecho alusión al drama migratorio. En un debate sobre el asunto que promovió el pasado martes en Sevilla la plataforma Somos Migrantes, en la que intervinieron dos candidatas de las listas del PSOE y el PP y una concejal de Adelante Andalucía en Sevilla, no acudió nadie de la formación naranja. “Dejamos la silla vacía”, explica Nora Casalanga, la coordinadora de la organización. “El PP defendió el mantenimiento de los CIES, el PSOE la necesidad de revisarlos y Podemos que había que eliminarlos”, resume.

En la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía son críticos con la ausencia de la política migratoria en el debate electoral y advierten sobre la radicalización del discurso del PP en boca de su presidente. “Venir a Almería, que no tendría la riqueza que tiene sin la población inmigrante, con esos mensajes es lamentable, explica Rafael Lara. “Acuden a las fake news, manejan datos que no han contrastado con las ONG especializas en el tema. Se equivocan si pretenden controlar a la extrema derecha copiando su argumentario, porque lo que provocan es que la gente vote el auténtico”, advierte.

En el cuartel general de Vox hay un mapa a gran escala de Andalucía y en cada provincia está marcado el discurso que deben hacer: migración, desigualdad social. En sus mítines, sus líderes son claros: “Son una auténtica invasión que pretende sustituirnos” y “no respetan nuestras costumbres y van a acabar con nuestros barrios y nuestros pueblos”. Con ese mensaje por bandera varias asociaciones del distrito de La Macarena en Sevilla, cuyo asesor jurídico y portavoz era el candidato de Vox a la Junta, el juez Francisco Serrano, lograron paralizar la apertura de un centro de atención temporal para inmigrantes en la zona. El partido de extrema derecha cerrará la campaña en el Monumento a la Tolerancia de Sevilla.

Las organizaciones que trabajan con migrantes observan con preocupación el ascenso de Vox. “Su discurso es lamentable, porque lo que fomenta es el racismo y la xenofobia y es preocupante porque eso ataca a los pilares de la democracia”, explica Lara. “Los inmigrantes aún no pueden votar”, sostiene Casalanga para explicar el silencio de los partidos ante los mensajes de la formación de extrema derecha.

Así son las propuestas de los partidos

El PSOE dedica un apartado de su programa a la protección de los derechos de la infancia migrante, donde garantiza un sistema de protección personal especializado en la mediación y la creación de una red de familias de acogida en la que los menores extranjeros no acompañados sean preferentes, recogiendo una reivindicación clásica de las asociaciones que trabajan con inmigrantes.

El PP aboga por un pacto por la inmigración en Andalucía que contemple, un plan de choque económico para ayudar a los Ayuntamientos que soportan más directamente el flujo migratorio, un plan especial de atención educativa, social y sanitaria de los menores no acompañados, la garantía de que los centros de menores no se combine la acogida inmediata con la atención general básica, la redistribución de los jóvenes solos en otras comunidades autónomas, la dotación de servicio de mediación intercultural en todos las instalaciones para menores y la adaptación y mejora de las instalaciones.

Adelante Andalucía incluye en su programa muchas propuestas relacionadas con la migración, aunque algunas no son de competencia exclusiva de la comunidad. En cuanto a los menores, explicita la garantía transparencia en la gestión de los recursos destinados a su atención y protección, el aumento de plazas en los centros y el favorecimiento de la inserción de estos jóvenes, una previsión del destino de estos menores cuando cumplan la mayoría de edad, mejorando el plan de asistencia de jóvenes extutelados.

Ciudadanos es quien tiene el programa menos específico de los cuatro principales partidos sin ninguna medida concreta, salvo la necesidad de reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea para frenar la presión migratoria. “Exigiremos al Gobierno de España más medios materiales y personales para los agentes que controlan las fronteras exteriores de la Unión Europea en Andalucía”, es su única propuesta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información