Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Última oportunidad de los candidatos para afianzarse como alternativa al PSOE en Andalucía

Los aspirantes pugnan esta noche por liderar la oposcición a Susana Díaz en el segundo debate de la campaña

Un muro con carteles electorales en Las Gabias (Granada).
Un muro con carteles electorales en Las Gabias (Granada).

Los candidatos a presidir la Junta de Andalucía se enfrentan esta noche a las 22.00 a su segundo debate televisado. Con esta cita en el Canal 24 horas de TVE, precedida de las últimas encuestas electorales, arrancarán la última semana, decisiva para sus aspiraciones del 2 de diciembre. Los sondeos ofrecen una lucha igualada por el cetro de ser el primer partido de la oposición y este lunes será un buen momento para presentar sus credenciales.

En el PSOE, prevén que este debate sí sea un todos contra su aspirante a la reelección, Susana Díaz. “Cuando se lucha por ser segundo hay que atacar al primero”, ha dicho esta mañana la presidenta andaluza. Hace una semana, la dirigente socialista salió indemne de la confrontación, ya que las discusiones más acaloradas de la noche las protagonizaron los líderes regionales del PP, Juan Manuel Moreno, y de Ciudadanos, Juan Marín, que optaron por tratar de demostrar quién estaba más capacitado para liderar el cambio antes que por criticar la gestión de Díaz esta legislatura.

La cabeza de lista de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, también abandonó su habitual tono beligerante contra la presidenta andaluza, y mantuvo un perfil suave, que ya ha abandonado esta última semana. “En el debate hubo quien interpretó que como no me enfadaba con Díaz estaba preparando un acuerdo. A día de hoy sigo diciendo que el cortijo del susanismo apesta”, afirmó Rodríguez el miércoles pasado.

Díaz está preparada para ese envite. “A medida que pasan los días todos recrudecen el insulto y el ataque, no hay acto en el que no se dediquen a atacar al PSOE”, asegura la dirigente socialista, que el sábado por la noche en un mitin en la localidad almeriense de Roquetas de Mar auguró: “El lunes el debate será todos contra el PSOE y todos contra mí”. Con esa premisa de los dos bloques —el de la izquierda, que representa la confluencia entre Podemos e IU, y el de las derechas, en el que se enmarcan PP y Ciudadanos— trabajan en el PSOE para preparar el debate. No obstante, la candidata socialista ha asegurado que lo que querría es que sus oponentes aprovecharan la cita para presentar sus iniciativas y ella acudirá con ese espíritu propositivo. “Las campañas son para que los ciudadanos escuchen las propuestas y hay candidatos que han rehusado explicar las suyas”, ha señalado.

Las estrategias de los candidatos

El aspirante del PP, Juan Manuel Moreno, es quizás quien más se juega en este segundo debate. Llega con unas expectativas muy decepcionantes para su candidatura, según todas las encuestas, y necesita un golpe de timón que le permita sacudirse el marchamo de candidato débil a la sombra de Pablo Casado. Tras los mítines de este domingo, se retiró a Málaga para seguir preparando la cita de esta noche. Llava haciéndolo con su equipo de seis asesores desde el sábado por tarde. Moreno busca mantener un debate “propositivo” con Andalucía como objetivo y tema central. “Plasmar todas las ideas para tener la garantía de cambio total y absoluta. No hay objetivo contra PSOE o Podemos o Ciudadanos, el objetivo son los andaluces”, subrayan fuentes del partido .

Rodríguez ha subido el tono de los ataques contra Díaz y el PSOE. Aunque ya ha asegurado que permitirá la investidura de la socialista —bien con la abstención o con el apoyo, en función de cómo quede la tómbola de escaños el próximo 2 de diciembre—, a lo largo de esta semana ha buscado presentarse como la alternativa al susanismo. Y aunque ha bajado el tono, durante la legislatura llegó a decir: “Con Susana, ni muerta”. Rodríguez sigue insistiendo en que no entrará “de ninguna manera” a formar parte de un Gobierno con los socialistas y ha vuelto a atacar a Díaz por el lado personal, recordando que tardó 10 años en aprobar la carrera de Derecho.

Sin embargo, no piensa moverse un ápice de la estrategia que mantuvo en el anterior debate, donde moderó el tono para explicar las propuestas de la alianza con Podemos. En esta nueva cita mantendrá esta actitud. “Me quieren ver chillando”, dijo el sábado en el mitin de Sevilla, “ha sido un orgullo ser la oposición durante tres años y medio, pero ahora soy la alternativa a la señora Díaz”. La candidata es consciente de que la modalidad del debate, demasiado encorsetada y con poco margen para el cara a cara, resulta tediosa para el espectador. Y ocupar su tiempo con una batería de medidas puede llegar a difuminar su intención de mostrarse como alternativa a la presidenta. No abandonará la estrategia propositiva, pero sin apabullar.

“Le pregunta a Susana si van a gobernar con Adelante Andalucía y no contesta”, recordó en Sevilla. “Le vamos a decir a Juan [Marín] que no se pongan nerviosos, que no vamos a volcar todo este entusiasmo de voluntad de cambio en un Gobierno de Susana. Ni una mijita. Que no, que vamos los segundos y podemos ser los primeros”, zanjó. Es su manera de afianzar que no llegarán a un acuerdo con los socialistas.

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, supo destaparse en el anterior debate. Su tono combativo desde el primer momento contra Moreno sorprendió y logró protagonizar varios titulares. Es el político menos conocido de todos los que compiten por presidir la Junta y esta estrategia le permitió destacar. En estos últimos días ha pasado de la confrontación total con el líder regional del PP y los enredos sobre quién de los dos será el vicepresidente del otro, a poner el foco en el PSOE y los posibles pactos con Adelante Andalucía. “¿Va a permitir un Gobierno del PSOE con Podemos o se echará a un lado y dejará que Ciudadanos y PP gobiernen en Andalucía. Responda, es muy sencillo. Los andaluces tienen que saber lo que va a votar", interpeló a Díaz esta semana Marín.

El líder regional de Ciudadanos ha pasado unas horas en Sánlucar de Barrameda (Cádiz), su lugar de residencia, para descansar antes del segundo debate a cuatro, disfrutar unos momentos con la familia y hacer algo de deporte. Allí se ha reunido con su equipo de asesores. El candidato prepara la cita de esta noche con la tranquilidad de llevar una tendencia ascendente en las encuestas, en las que como mínimo duplica sus resultados de 2015. Los asesores han recomendado que endurezca algo el tono, y dirija sus críticas tanto al PP como al PSOE. Ciudadanos aspira a crecer a costa de ambos partidos y de recibir votantes descontentos con la corrupción y el desgaste del bipartidismo.

Parece claro que el debate girará en torno a quién es el mejor candidato para ser el líder de la oposición. Queda por saber si la irrupción de Vox, en la que coinciden los últimos sondeos publicados, tiene también algún efecto en el debate radicalizando el mensaje de algunos de sus protagonistas. En esta última semana quien ha extremado los mensajes, sobre todo en torno a la migración, ha sido el presidente del PP, Pablo Casado.

El formato del debate

El debate de TVE comezará a las 22.00 y estará conducido por la periodista Pilar García Muñiz. Se organizará en cuatro bloques de 20 minutos que girarán en torno a los siguientes ejes: empleo, economía y política fiscal; servicios públicos esenciales y derechos básicos; transparencia, confianza en la vida pública y pactos postelectorales y el reto territorial.

Tras finalizar los dos primeros bloques, los candidatos tendrán una pausa de tres minutos en el que podrán recibir las indicaciones de dos colaboradores. El debate se emite a través del Canal 24 horas de TVE, en la 1, en la desconexión territorial para Andalucía, y en Radio 5 de RNE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información