Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En Andalucía exportamos más aviones que aceite”

Huelva es la primera andaluza en ventas al exterior y la mayor productora mundial de fresa

Trabajadoras de un invernadero de Almonte (Huelva).
Trabajadoras de un invernadero de Almonte (Huelva).

Julio Camba decía que en España, para ser nación, se necesitaban quince años y un millón de pesetas. Ser Huelva, sin embargo, es más difícil: se necesitan 3.000 horas de luz al año y las minas de Riotinto, el lugar en que todas las civilizaciones, desde tartessos y fenicios hasta romanos, buscaron sus riquezas. Esa combinación provoca hoy que Huelva sea la provincia más exportadora de Andalucía, un volumen de comercio exterior que sostiene la actividad minera, el polo químico y el cultivo de frutos rojos, especialmente fresa. Los datos de Extenda, la agencia de comercio exterior de la Junta, entre enero y agosto (5.624 millones de euros) certifican que Huelva representa la cuarta parte de las exportaciones de la comunidad autónoma gracias a la minería, que deja 1.788 millones de euros en la provincia; combustibles y aceites minerales, 1.059 millones; y frutas frescas, 1.058 millones de euros.

Durante la crisis las empresas andaluzas se han puesto las pilas en la exportación", explica a EL PAÍS la consejera de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía, Lina Gálvez. "Nuestra herramienta para apoyar la internacionalización de las empresas andaluzas, Extenda, está funcionando. Se les acompaña a las ferias, tenemos oficinas comerciales en el exterior en 50 países, se traen empresas aquí para que nos conozcan… Han apostado por la innovación, incluso los sectores más tradicionales. Estuvimos hace dos semanas en una feria internacional agroalimentaria acompañando a 78 empresas andaluzas. Uno de los finalistas de innovación, una empresa de Jaén, lo que hizo fue sacar harina del germen del hueso de una aceituna".

Huelva es el resultado de una historia milenaria que supo encontrar en su tierra algo que la rescatase económicamente y le diese un sentido. El clima y las condiciones naturales, esas 3.000 horas de luz, la han convertido en la mayor exportadora mundial de fresa. Un negocio, el de los frutos rojos, que en términos de exportación tiene cuatro destinos preferentes (Francia, Alemania, Reino Unido e Italia) y pone en total a trabajar a unas 100.000 personas. En la última campaña de recogida hubo una oferta de 12.000 empleos, pero solo se presentaron algo más de 800 personas. Entonces, antes de empezar y al darse cuenta de esta cifra ridícula, el delegado en Huelva de la Consejería de Economía y Empleo, Manuel Ceada, recordó que la oferta era "en diferido", puesto que se dirigía al final de la campaña, meses después. "El año pasado al final de campaña hubo problemas, no hubo mano de obra para poder recoger los frutos (…) Algunas personas pueden pensar que es una contradicción que con el número de parados que existe en la región no se cubran los empleos necesarios, pero la verdad es que al trabajo agrícola se dedican muchas personas que recurren al campo porque no tienen otro empleo, si bien en el momento que les sale un puesto de trabajo de sus competencias suelen dejarlo".

Un problema que se palía con los acuerdos con el Gobierno marroquí por el que miles de temporeras llegan a Huelva para ayudar a cubrir unas 5.500 hectáreas. Este año, fueron 18.000 marroquíes las que trabajaron en el campo onubense. Las temporeras denunciaron a EL PAÍS el pasado mes de junio múltiples casos de abusos sexuales: "Un grupo de jornaleras marroquíes expone la vulnerabilidad ante posibles abusos de mujeres extranjeras, analfabetas, solas y pobres", tituló el diario. Unas 1.500 de esas 18.000 marroquíes aprovecharon la temporada de la fresa para quedarse de forma irregular en España; no regresaron a su país tras los cinco meses de contrato, según comprobó la Secretaría de Migraciones.

Sebastián Donaire, responsable de UGT Huelva, incide en las condiciones de los trabajadores del campo. "Nosotros", cuenta a este diario, "en el sector agrario venimos denunciando desde hace muchos años que el convenio de Huelva es el más bajo de Andalucía y uno de los más bajos de España. El último convenio firmado hace un mes, aproximadamente, UGT no lo ha firmado. Es un convenio que tiene que mejorarse en materia salarial, en materia de condiciones de trabajo y de regular la productividad. Y regular la estabilidad. Lo hemos impugnado a pesar de que lo ha firmado CC OO. La precariedad y los bajos salarios imperan. Es un sector que tiene mucha inestabilidad y que solo crece en empleo cuando empiezan las grandes cosechas en frutos rojos. Pero con unas condiciones que hay que mejorar". "Hay que conseguir", reclama, "que seamos no solo una provincia recolectora sino transformadora. Que el valor añadido se quede en Huelva".

Desde UGT se destaca, por el contrario, el convenio laboral justo en el sector de la minería. "Tiene un empleo estable y de calidad. Bien pagado porque las condiciones son las que son. Nosotros estamos vigilantes para que se cumplan esos convenios especialmente en materia de riesgos laborales", cuenta. Atlantic Copper es una empresa con sede social en Huelva donde se producen, entre otros productos, cobre de alta calidad, unas 285.000 toneladas y ácido sulfúrico, del orden de 1.100.000 toneladas. La facturación en 2017 fue de 1.789 millones de euros, el 46% procedente de exportaciones. Su director general de metalurgia, Miguel Palacios, explica que, paradójicamente, la exportación ha sido un refugio durante la crisis: "Fue la caída de consumo interno la que nos ha empujado a ampliar nuestras ventas en mercados exteriores", cuenta. Copper, presente en Huelva a través de iniciativas sociales y patrocinios, es la primera empresa andaluza en volumen de facturación. "Dependiendo de los precios de las materias primas, cobre y oro, sobre todo, la cifra media de facturación se mueve en el entorno de 800 a 1.000 millones de euros".

Pero Huelva, denuncia Donaire, necesita inversiones. "En los últimos años ha estado completamente olvidada. Necesitamos una buena conexión Huelva-Zafra. Nuestro potencial minero es muy importante y exige mucho transporte que se está haciendo, todo, por la Nacional 435, con lo que supone para el colapso del tráfico y el deterioro de la carretera". La consejera Gálvez extrapola el momento comercial de Huelva a la comunidad, destaca la proliferación de cooperativas, que "reparten mejor la riqueza", y lamenta la proyección de una determinada imagen andaluza. "Mire, se exportan más aviones que aceite de oliva. Aquí hay una Andalucía más moderna que a veces no se quiere ver o no se quiere dejarnos enseñarla. Nos prefieren con determinados estereotipos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información