Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un movimiento social vasco impulsa el modelo federal frente a los secesionistas

El catedrático Alberto López Basaguren y la exvicepresidenta del TC, Adela Asua apuestan junto a 200 firmantes por una reforma constitucional

Alberto López Basaguren a la derecha de la imagen, junto al resto de los impulsores del manifiesto.
Alberto López Basaguren a la derecha de la imagen, junto al resto de los impulsores del manifiesto.

Un Estado federal, asimétrico, leal con la Constitución y con ambición de acomodar a la sociedad vasca frente a propuestas soberanistas y rupturistas. Más de un centenar de personalidades del mundo universitario, del derecho, de la literatura, de las asociaciones que lucharon por la paz cuando ETA asesinaba, y profesionales de todo tipo han presentado este miércoles, la víspera del Día de Estatuto de Autonomía vasco, el Manifiesto federal, un documento en el que en su primer punto plantean una España "más equitativa y solidaria" a través de una reforma de la Constitución.

"Aquí no acaba el debate, aquí comienza", ha dicho uno de los impulsores, el catedrático de Derecho Constitucional, Alberto López Basaguren. El documento resume que los firmantes "queremos apoyar la reforma federal de Estado como expresión de nuestra defensa del autogobierno vasco, de nuestro compromiso con una España más equitativa y solidaria y con una Europa social y políticamente más cohesionada". Es uno de los quince puntos que contiene el documento y que define la España federal como la mejor realización de los ideales democráticos, "especialmente en sociedades en las que conviven identidades y sentimientos de pertenencia diversos".  "Ni el autonomismo inmovilista ni el secesionismo rupturista son soluciones", ha explicado otras de las impulsoras, la profesora de Historia de la UPV, Mercedes Arbaiza.

El manifiesto explica que es necesario un reajuste del modelo que alumbró la Constitución de 1978, que concite el mayor consenso, pero desde la defensa de lo que ha representado el autogobierno. "Es exigible una reforma constitucional, los elementos fundamentales de las autonomías no podrán reconducirse sin una reforma constitucional", ha dicho López Basaguren. Y ha avanzado que "la reforma para reubicar el País Vasco en España, no puede hacerse con elementos que rompan la lógica del sistema ni con peculiaridades que generen tensiones con el resto de comunidades porque acabarían siendo elementos que general inestabilidad".

Para los firmantes tanto la paz política como la estabilidad se basan en una amplia autonomía, pero con una estructura de Estado diferente que adapte las demandas sociales a los nuevos tiempos. "Y en esa búsqueda, creemos que están de sobra tanto la recentralización como el secesionismo", ha dicho tras apostar por un pacto social que se base en un amplio consenso.

López Basaguren ha explicado que no hay que tener miedo una reforma "imprescindible" de la Constitución. "Este manifiesto lo que hace es mostrar a los partidos la ineludible necesidad de la reforma Constitucional si no queremos jugar a la ruleta rusa. Por supuesto que tiene sus dificultades, pero la experiencia de los países más solidos que nos rodean nos dice que actuando correctamente no solo son posibles, además de indispensables, sino habituales", ha dicho. En su opinión son los actores políticos "los que tienen la responsabilidad de haber trasladado que la reforma de la Carta Magna es un imposible en nuestro país, cuando es un mecanismo absolutamente legítimo", ha puntualizado.

El manifiesto surge como una voz con vocación de empapar a toda la sociedad vasca en un momento de profunda crisis del modelo territorial que emergió de la Carta Magna y como una alternativa incluyente ante la posibilidad de que los enfrentamientos en Cataluña, pero sobre todo en Euskadi ante las propuestas soberanistas, acaben por fracturar a la sociedad.  El concepto de España como nación de naciones que aprobó el 39 Congreso del PSOE que reeligió a Pedro Sánchez como secretario general, no ha tenido un posterior desarrollo y sigue en un discreto segundo plano. "La propuesta no es tanto fruto del cálculo político sino que surge como la expresión de una convicción de que mejorará la convivencia", ha dicho Arbaiza, en Bilbao.

Entre los firmantes hay una amplia representación del mundo del Derecho, tanto en su vertiente académica en Euskadi como en la práctica, con la adhesión de quien fuera vicepresidenta del Tribunal Constitucional, Adela Asua, pero además hay representantes del mundo sindical con los principales dirigentes de UGT y CCOO, personas relacionadas con el pacifismo y la lucha por la convivencia como Txema Urquijo, Maisabel Lasa, o Imanol Zubero, medioambientalistas y literatos como Ramón Saizarbitoria, Bernardo Atxaga o Edurne Portela entre muchos otros. "Lo heterogéneo de la lista, de sus convicciones e ideas hace más viable que la propuesta sea acogida por la sociedad", ha declarado Ricardo Arana, otro de los impulsores del manifiesto junto a López Basaguren, Mercedes Arbaiza, Antonio Rivera, Lurdes Auzmendi, Pilar Pérez Fuentes, Mikel Zabaljauregi. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información