Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el padre de un menor fallecido en Algeciras por apuñalar a un hombre como venganza

El arrestado está acusado de herir al dueño de la lancha que acabó con la vida de su hijo en mayo

Embarcaciones amarradas en la base en Algeciras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil.
Embarcaciones amarradas en la base en Algeciras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

La localidad gaditana de Algeciras contempló primero, conmocionada, cómo un acto de chulería entre narcos acababa con la vida de un niño de 9 años que fue arrollado por una embarcación en la playa de Getares el pasado 14 de mayo. Después, vivió con incertidumbre que el supuesto homicidio imprudente pudiera convertirse en una guerra entre clanes del hachís. Ahora casi cinco meses después de aquello, la temida venganza ha llegado. El padre del menor fue detenido la noche de este martes después de que apuñalase por la mañana al dueño de la lancha que acabó con la vida de su hijo, pese a que el día de los hechos él ni la pilotaba, ni estaba presente.

El propietario de la lancha, herido en el torso, tuvo que ser ingresado, aunque no se teme por su vida y se espera que reciba el alta en las próximas horas, según informa Europa Press. Los hechos se produjeron en torno a las 10 de la mañana cuando el agredido, un varón de 35 años, se encontraba en la puerta de la sede de la Audiencia Provincial en Algeciras. El hombre, junto a otras 13 personas, estaba citado por su presunta implicación en un juicio por delitos de narcotráfico que finalmente se aplazó. Cuando el propietario de la embarcación se encontraba en las inmediaciones de la institución, el padre del menor se acercó, le hirió con un arma blanca y se dio a la fuga.

Desde ese momento, la Unidad de Delincuencia Violenta y Especializada (UDEV) de Algeciras puso en marcha un operativo que culminó este martes por la noche con la detención del presunto autor del apuñalamiento, según confirman fuentes policiales. La policía, tras una intensa negociación, consiguió que el presunto autor de las lesiones, M.M.R., de 28 años de edad, se entregase, aunque  la víctima se había negado a presentar una denuncia.

El detenido negó haber estado en el lugar y su implicación en los hechos. Sin embargo, la declaración de un testigo en la zona —que no está relacionado con el círculo del agredido— ha sido clave para su identificación. Está previsto que el padre del niño fallecido pase, a lo largo de este miércoles, a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en Algeciras.

El herido era el propietario de la embarcación que acabó con la vida del niño el pasado mes de mayo, tal y como han precisado las mismas fuentes policiales, por lo que la venganza es el principal móvil que los agentes barajan como motivación de la agresión. Todo ello a pesar de que la víctima no estaba presente el día de la muerte del menor, ya que se limitó a prestar la lancha al piloto —que acabó detenido acusado de homicidio imprudente— y al copiloto, hoy en libertad sin cargos. Esa misma embarcación estaba implicada en el alijo de hachís que se iba a juzgar ayer en la Audiencia de Cádiz.

Con esta agresión se han confirmado las peores sospechas que la policía albergaba en los días posteriores al suceso en la playa de Getares. El ahora detenido está vinculado al clan de los Pantoja, una banda de narcotraficantes de Algeciras que suele colaborar con Abdellah El Haj, conocido como el Messi del hachís. En su día, el entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, reconoció que el progenitor tenía antecedentes policiales, aunque no directamente vinculados al narcotráfico. Además, el piloto de la lancha Pedro M. B. F., tenía un historial delictivo por tráfico de drogas.

Eso hizo temer a la policía que el suceso acabase como una guerra entre clanes, por lo que se optó por reforzar la vigilancia de la ciudad en los días posteriores a los hechos. Justo un día después de la muerte, la familia del pequeño llegó a emitir un comunicado —divulgado a través del Ayuntamiento de Algeciras— en el que invocaban su derecho “a poder despedir en paz” al pequeño. “Rogamos aunque solo sea hoy que no nos mezclen en noticias falsas, que no manipulen un trágico accidente y que respeten a un padre que solo pide enterrar con honor a su hijo”, manifestaron.

Sin embargo, mientras que hacían esas manifestaciones, el deseo de venganza se mantuvo en el círculo del niño. De hecho, ya el pasado mes de junio la policía tuvo que mediar para evitar otro intento de represalias, en este caso protagonizado por el padre ahora detenido y por los abuelos del pequeño. En aquella ocasión, la familia intentó agredir y amedrentar a los círculos tanto del detenido como del copiloto, Alejandro J. C. G.. Este había sido puesto en libertad sin cargos cuando se demostró que su implicación en los hechos se limitó a evitar que el presunto homicida se fugase. Ahora, el padre del menor fallecido ha acabado detenido por esa ansiada vendetta que llevaba meses pergeñando.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información