Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El piloto que arrolló al menor en Algeciras tiene antecedentes por narcotráfico

La familia del menor está “muy relacionada” a uno de los clanes del hachís

La lancha neumática semirrígida que ha arrollado a una barca en la que navegaban un padre y su hijo, que falleció tras el impacto, en Algeciras.

Fue un “ademán de chulería que salió mal”. Es la principal hipótesis que la policía baraja sobre el origen del arrollamiento mortal de una lancha semirrígida a un menor de nueve años en la playa de Getares (Algeciras). Los hechos ocurrieron en la tarde de ayer y tanto el piloto, Pedro M. B. F., como el hombre que le acompañaba en la neumática, Alejandro J. C. G., fueron detenidos. El hombre que conducía la embarcación, de 37 años, dio positivo en alcohol y tiene un amplio historial de antecedentes, entre los que se encuentra su vinculación al narcotráfico, aunque no es un destacado miembro, según fuentes judiciales. El segundo ya ha sido puesto en libertad. Además, el padre del menor fallecido también pertenece a un conocido clan del hachís, por lo que las fuerzas de seguridad han extremado la seguridad en la zona ante posibles altercados.

El pequeño, que respondía a las iniciales de M. M., se encontraba con su padre a bordo de una pequeña embarcación de recreo blanca muy cerca de la orilla, en las inmediaciones de la desembocadura del río Pícaro, en la playa de Getares. A pocos metros, los detenidos estaban realizando pasadas con una neumática de unos siete metros de eslora y provista de un potente motor fueraborda de 300 caballos. La goma es similar a la que suelen usar los narcos, aunque de menores proporciones. Sin embargo, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha matizado este martes que “no estaba destinada y dedicada al narcotráfico”.

El padre increpó a los ocupantes de la lancha por su comportamiento, realizado en una zona balizada en la que estaba prohibido el uso de embarcaciones. Fue entonces cuando, en torno a las 17.00, el piloto quiso realizar un trompo o giro brusco con la semirrígida con “ademán de chulería”, según explican fuentes cercanas al caso. Sin embargo, la maniobra salió mal y la lancha colisionó con la embarcación de padre e hijo. La velocidad fue tal que la neumática pasó por encima del barco de recreo familiar. En una maniobra que aún se investiga, las hélices de la semirrígida alcanzaron al menor que falleció prácticamente en el acto.

Tras el suceso, el piloto pretendió huir a bordo de la embarcación, pero su acompañante le arrebató las llaves de contacto para evitarlo. El causante del accidente se tiró al mar para alejarse a nado del lugar. Mientras, el copiloto se dirigió a la playa a bordo de una moto de agua de una tercera persona que estaba en las inmediaciones. Fue entonces cuando familiares y allegados del menor se lanzaron hacia él para intentar agredirle, como reconoce Luis Esteban, comisario de Algeciras. Sin embargo, la llegada de agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, alertadas por los servicios de emergencias del 112, evitó las agresiones. 

Ante la tensión que se vivía en la playa de Getares, las fuerzas de seguridad optaron por trasladar el cuerpo del niño hasta el Puerto de Algeciras. Hasta allí se trasladó tanto la madre del pequeño como el juez que autorizó el levantamiento del cadáver. Paralelamente, los agentes se encargaron de trasladar al piloto, después de interceptarlo en el mar, para evitar nuevos altercados en la playa.

Este martes los investigadores han corroborado que el piloto de la semirrígida era un viejo conocido de los agentes. Tenía antecedentes por delitos de narcotráfico, robo con intimidación y atentado contra agente de la autoridad. Por el primero de ellos ya había pasado “al menos dos años en prisión”, aseguran fuentes cercanas al caso. Además, dio positivo en la prueba de alcoholemia que le practicaron tras el suceso. Ahora se le imputa un presunto delito de homicidio.

El copiloto también tiene antecedentes, aunque no por tráfico de drogas. Ambos continúan detenidos, pero está previsto que el copiloto salga en libertad sin cargos, ya que la policía no advierte indicios delictivos en su comportamiento, al intentar evitar que el piloto huyese. Por su parte, el imputado por homicidio no está previsto que pase a disposición judicial hasta la mañana del próximo jueves.

Igualmente, los investigadores han averiguado que el Servicio Marítimo de la Guardia Civil intervino la lancha la tarde anterior al suceso, cuando tres tripulantes la pilotaban sin tener titulación alguna y cargados con petacas de gasolina. Los agentes sospechan que empleaban la zodiac como lancha de distracción, mientras que las narcolanchas alijan la droga. Al día siguiente, a las 16.00, la recogieron en la base marítima de la Benemérita, gracias a que, esta vez, uno de ellos sí tenía la titulación náutica. “De ahí, se marcharon directos a la playa de Getares donde ocurrieron los hechos”, como confirman fuentes cercanas a la Guardia Civil.

La familia del menor fallecido también está “muy vinculada” al mundo del narcotráfico, según precisan fuentes cercanas al caso. Igualmente, Zoido ha confirmado esta mañana que el padre tiene antecedentes penales, aunque no ha precisado si son por narcotráfico. El progenitor está vinculado al clan de los Pantoja, según apuntan fuentes cercanas al caso, una de las bandas de narcos que operan en la zona y que, a su vez, tiene vinculaciones con Abdellah El Haj, conocido como el Messi del hachís. El entierro del menor se ha celebrado este martes, al mediodía en la intimidad.

Mientras, la policía ha reforzado las patrullas de seguridad ciudadana en Algeciras para evitar posibles altercados. Además, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, van a presidir una junta local de seguridad en el Ayuntamiento. Posteriormente, se constituirá una mesa local de seguridad con la participación de todos los grupos políticos municipales y las coordinadoras contra la droga del Campo de Gibraltar.

Más información