Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar en el Congreso: medias verdades, alguna mentira y mucho ruido

El expresidente repitió como una letanía la excusa de que de las cuentas se encargaba el tesorero

Aznar, entre Beatriz Escudero y el presidente de la comisión, Pedro Quevedo.

José María Aznar llegó este martes al Congreso para responder por un pasado cargado de sospechas de corrupción y eligió el ruido como la mejor defensa ante las acusaciones de financiación ilegal de su partido.

Cinco años de investigación del caso Bárcenas han acreditado la existencia de una caja b en el Partido Popular que se nutría de aportaciones ilegales de constructoras y contratistas —hasta ocho millones de euros entre 1990 y 2009— para financiar sobresueldos y otros servicios de la formación.

La máxima autoridad en el PP durante la mayor parte del tiempo que funcionó esa contabilidad paralela fue Aznar, presidente entre 1990 y 2004. Para argumentar su inocencia, Aznar repitió como una letanía la excusa manoseada antes por otros dirigentes del PP: “De la gestión económica del partido se encargaba el tesorero”.

Ante el aluvión de reproches de los portavoces de los grupos parlamentarios, el expresidente optó por responder con evasivas o negativas sin entrar en detalles y dedicó la mayor parte de su tiempo a descalificar a los que preguntaban.

Acusó al PSOE de ser el único partido condenado por financiación ilegal (en el caso Filesa) y de tener 300 imputados por un fraude de 855 millones en el caso de los ERE de Andalucía; calificó a ERC de partido golpista que pretende liquidar el marco constitucional; denunció a Bildu por ser un partido heredero de Batasuna y financiarse gracias a los secuestros o extorsiones de ETA; y aseguró que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, es “un peligro para las libertades y la democracia en España”. En sus intervenciones, salpicadas con arsenal de hemeroteca contra los otros partidos, alternó medias verdades con algunas mentiras:

“Yo digo que no existe una caja b del Partido Popular, lo afirmo, no está demostrada, no hay una sola prueba”

El caso Bárcenas está todavía instruyéndose, no hay fecha señalada para el juicio y, por tanto, no hay sentencia. Pero la investigación ya considera probados al menos 51 apuntes de los papeles de Bárcenas, la supuesta contabilidad b. Dirigentes del PP han admitido que cobraron el dinero registrado en la caja b: Pío García-Escudero (para obras en su casa, golpeada por un coche-bomba que ETA puso en las proximidades); Calixto Ayesa (como compensación por tener que cerrar su clínica para aceptar el cargo de consejero en Navarra); Jaume Matas (para el alquiler de su piso en Madrid cuando cesó como ministro meses antes de presentarse como candidato a la presidencia balear); Cristóbal Páez (como sobresueldo por su dedicación al partido); los tesoreros del PP para comprar participaciones de Libertad Digital. Son pruebas sólidas de que el PP pagó ese dinero que no está registrado en la contabilidad oficial del partido y, por tanto, procede de una caja b.

La investigación considera probados 51 apuntes de los 'papeles de Bárcenas'

“Otra cosa distinta es que pueda haber personas que hayan hecho actos que se hayan situado fuera de la ley”

Aznar deslizó la idea de que, si hay algo irregular en la gestión financiera de su partido durante los 14 años en que fue presidente, corresponde a otras personas. Sin embargo, quien fue tesorero del PP, Luis Bárcenas, asegura que algunos de los pagos que refleja la contabilidad ilegal del partido corresponden a órdenes que transmitía el propio Aznar. Uno de los apuntes que refleja pagos a Pedro Arriola señala, al margen, “por orden de J. M”. El exdiputado Jaime Ignacio del Burgo contó ante el juez que llevaba dinero en “sobres marrones” al exconsejero Calixto Ayesa tras hablar con Aznar, quien le autorizó a pagar 3.600 euros mensuales al dirigente navarro. “Mi partido se financiaba de acuerdo a la Ley de Financiación de Partidos Políticos”. Las donaciones de empresas al PP que reflejan los papeles de Bárcenas superaban los 60.000 euros y procedían de contratistas del Estado, algo prohibido por la Ley de Financiación de Partidos Políticos vigente en aquellos años.

“Ni conocía al señor Correa ni contraté al señor Correa”

Varios dirigentes admiten que cobraron el dinero de la caja b

Francisco Correa, jefe de la red Gürtel, empezó a prestar servicios al partido conservador en 1993, con Aznar de presidente. Correa no solo se encargó de los viajes que hacían los dirigentes nacionales del partido, sino que durante 11 años de mandato de Aznar organizó los actos electorales en los que intervenía el presidente. Correa y sus colaboradores fueron invitados a la boda de la hija de Aznar. Incluso él fue testigo de Alejandro Agag, el novio. Las empresas de Correa pagaron una parte de los costes de organización de la boda.

“El PP ha sido condenado como partícipe a título lucrativo y eso es incompatible con conocer el delito”

Aznar argumentó que la condena a su partido como partícipe a título lucrativo significa que el PP nunca supo que los mítines que celebró en Pozuelo y Majadahonda los pagaba una empresa que recibía contratos amañados de esos Ayuntamientos. El tribunal no ha podido demostrar que el PP conociera que esos actos fueron financiados por la red Gürtel, pero los dirigentes del PP en Majadahonda y Pozuelo supieron que el partido no asumió el coste, sino que los actos los pagó la empresa a la que adjudicaban contratos municipales.

Las anotaciones recogen donaciones de contratistas, prohibidas por ley

“Yo recibía una retribución como diputado y una retribución como presidente del Gobierno. Y las dos formaban parte de mi base imponible”

 Aznar declaró a Hacienda las dos retribuciones que recibía cuando era jefe de la oposición: como diputado y como presidente del PP. Una de esas dos retribuciones no era en concepto de salario como presidente del partido, como explicó el martes, sino para gastos de representación. Cuando ocurrieron los hechos, el sueldo de diputado era incompatible con otro salario salvo que el Parlamento autorizara la compatibilidad. Un experto fiscalista aconsejó al PP que camuflara el salario de partido pagado a los cargos ejecutivos, entre ellos su presidente, como gastos de representación, a razón de 3.000 euros al mes. La prueba de que no eran gastos de representación, como se detallaba en la contabilidad oficial del PP, es que, además de ser siempre la misma, en julio y diciembre se cobraba dos veces (6.000 euros cada mes).

“El señor Monedero ha sido suspendido de empleo y sueldo por la Universidad y ha tenido que devolver 425.000 euros por incumplir el régimen de incompatibilidades”

El dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero fue suspendido seis meses de empleo y sueldo por la Universidad, tras cobrar por un trabajo privado cuando no tenía autorización de la universidad para compatibilizar su empleo de profesor con una asesoría. Pero no tuvo que devolver los 425.000 euros cobrados por ese trabajo. Cuando se descubrió que no había declarado lo que correspondía regularizó su situación fiscal abonando a Hacienda 200.000 euros antes de que una inspección destapara el fraude.

“Podemos ha recibido millones del Gobierno de Venezuela”

No hay sentencias ni investigaciones judiciales ni hechos que acrediten esa afirmación. Más bien todo lo contrario.

Más información