Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Willy Toledo sale en libertad tras prestar declaración ante el juez

El actor asegura que está llevando a cabo "un acto de desobediencia civil"

Willy Toledo, hoy tras salir de los juzgados de Plaza de Castilla / En vídeo, declaraciones de Willy Toledo a El País tras su puesta en libertad

El actor Willy Toledo ha salido este jueves en libertad tras prestar declaración en el juzgado de instrucción número 11 de Madrid por un presunto delito de ofensa a los sentimientos religiosos. Al salir del juzgado, el actor ha asegurado que no cree haber "cometido ningún delito" y que, al forzar su detención, estaba haciendo "un acto de desobediencia civil".

Toledo ha llegado al juzgado escoltado por la policía pero sin esposas. Antes de entrar a la sala para su declaración, Toledo ha gritado, visiblemente agitado, "tendría usted que desaparecer de la faz de la tierra", en referencia al juez o uno de los abogados, las únicas personas que lo acompañaban. Al salir, decenas de espontáneos lo han recibido al grito de "me cago en Dios" y con fuertes aplausos.

"Estoy haciendo lo que tengo que hacer, que es llamar la atención, porque es vergonzoso que haya todavía cinco artículos en el código penal relativos a los sentimientos religiosos", ha asegurado Toledo al salir. El artista ha aclarado que no sabe si se llegará a celebrar el juicio pero que el continuará "hasta el final" en apoyo de toda persona que esté siendo perseguida por lo que piensa, incluyendo a los "compañeros de Alsasua".

El actor ha pasado la noche en un calabozo para asegurar que prestara declaración este jueves, ya que plantó al juez la semana pasada. Su abogado ha lamentado que la noche del miércoles no le dejaran hablar con su cliente cuando estaba detenido, algo que ha considerado "inaudito".

El también productor de teatro ya había avisado el lunes, a través de un mensaje en Facebook, de que llevaría su acto de desobediencia "hasta las últimas consecuencias" y que esperaría "pacíficamente" a los agentes en el madrileño Teatro del Barrio. Finalmente, fue arrestado por la policía a las tres la tarde en los alrededores de su domicilio, como confirmó ayer el propio actor via Twitter.

La policía debía llevar al actor para prestar declaración en los juzgados el jueves 13 de septiembre a las diez de la mañana, por lo que Toledo entendía que era "un ciudadano en busca y captura". El actor tenía una orden de detención por obstrucción a la justicia, ya que no acudió a declarar la pasada semana ante el juez. Su abogado ha asegurado que con este caso judicial por ofensas religiosas contra el actor se está "criminalizando" la libertad de expresión "como en tiempos de la Santa Inquisición".

La Asociación Española de Abogados Cristianos denunció ante la Fiscalía unos comentarios difundidos por Toledo a través de Facebook en julio de 2017. En ellos, el actor tildaba de "energúmena" a una juez de Sevilla, que decidió abrir juicio oral a tres mujeres por llevar a cabo una procesión con una gran vagina, que llamaron "la procesión del coño insumiso".

"Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso", dijo entonces el activista político en su muro de Facebook. Según apunta la organización de abogados, estos comentarios suponen en su opinión un delito de ofensa a los sentimientos religiosos y el actor "ha estado forzando" la situación para lograr su detención.

Más información