Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘España vacía’ se moviliza y reclama mayor financiación

Seis presidentes autonómicos de PSOE y PP demandan medidas contra la despoblación

 La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet., en el Consejo de política fiscal rn
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet., en el Consejo de política fiscal Europa Press

Castilla-La Mancha y La Rioja se han sumado al grupo de presión que en febrero impulsaron Galicia, Asturias, Castilla y León y Aragón para reclamar una financiación acorde al problema de despoblación, dispersión y envejecimiento de sus habitantes que estas comunidades comparten. La reivindicación fundamental de los seis presidentes autonómicos, tres del PSOE y tres del PP, que se reúnen este lunes en Zaragoza con Javier Lambán ejerciendo de anfitrión, es la aprobación urgente de un nuevo sistema de financiación autonómica, obsoleto desde 2014, que tenga en cuenta al coste efectivo de los servicios esenciales. También exigen un consenso multilateral sobre la reforma del modelo y no un trato preferencial y bilateral como el que busca la Generalitat de Cataluña.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, concluyó en junio que no disponía de margen para renovar el sistema de financiación esta legislatura. Semanas después cambió de impresión y trasladó que era posible, pero no antes de las elecciones autonómicas de mayo de 2019.

Las seis comunidades de la denominada España vacía representan el 52,8% de la extensión del territorio nacional y suman entre todas 4.463 municipios, equivalente al 55% de los más de 8.000 de España. Sin embargo, solamente alcanzan el 21% de la población nacional. Las seis arrastran unos problemas comunes, entre los que destacan la baja densidad de población y su dispersión por el territorio, además de la elevada edad de sus habitantes. La consecuencia es el encarecimiento del mantenimiento de los servicios públicos. Vicente Guille, consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, explica que el coste por alumno en las zonas rurales es de 8.000 euros frente a los 3.000 que supone en áreas más pobladas.

El Ejecutivo de Castilla-La Mancha suele poner como ejemplo que Fuenlabrada, con la misma población que toda la provincia de Cuenca (195.000 personas), dispone de cinco centros de salud mientras que en la provincia citada hay 50 para prestar atención primaria a la misma población.

La crisis ha contribuido a acrecentar la pérdida de habitantes en el interior de España. Castilla y León (2,4 millones de habitantes) encabezó en 2017 la merma de población con 18.151 habitantes menos. Galicia (2,7 millones) ha perdido 56.698 habitantes en los diez años que han transcurrido desde el inicio formal de la última gran recesión con la caída de Lehman Brothers. La misma tónica se repite en Asturias (1,02 millones), con 46.360 personas menos según el Instituto Nacional de Estadística; Aragón (1,3 millones) con 22.920; Castilla-La Mancha (2,03 millones) con 17.355 habitantes; y La Rioja (312.830 habitantes), que desde 2008 perdió 5.618.