Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presidentes del PP y del PSOE pactan un frente común en financiación y urgen a negociar antes de las elecciones

Los representantes de Aragón, Asturias, Castilla-León y Galicia se reúnen en León

De izquierda a derecha,, Javier Fernández (Asturias), Juan Vicente Herrera (Castilla y león), Alberto Núñez Feijóo (Galicia), y Francisco Javier Lambán (Aragón).
De izquierda a derecha,, Javier Fernández (Asturias), Juan Vicente Herrera (Castilla y león), Alberto Núñez Feijóo (Galicia), y Francisco Javier Lambán (Aragón). EFE

Los presidentes autonómicos de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; Aragón, Javier Lambán; Galicia, Alberto Núñez Feijóo; y Asturias, Javier Fernández, se han comprometido este lunes a coordinarse en la negociación de la financiación autonómica para que se tenga en cuenta la despoblación de sus Comunidades y la dispersión y el envejecimiento de sus ciudadanos.

Frente a la negociación bilateral entre el PP y el PSOE a la que se han abierto Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, los cuatro presidentes defienden que las conversaciones se produzcan en el consejo de política fiscal y financiera, que reúne a representantes de todas las Comunidades. También urgen al Gobierno a presentar ya su propuesta de financiación para evitar que las elecciones de 2019 compliquen aún más las negociaciones. Y piden que se convoque la conferencia de presidentes de 2018.

Que dos líderes regionales del PP (Feijóo y Herrera) y otros dos del PSOE (Fernández y Lambán) hayan dado el paso de aliarse antes de que el Gobierno presente su proyecto de financiación demuestra las dificultades que afronta el Ejecutivo para culminar la renovación del sistema, pendiente desde 2014. Los presidentes autonómicos de las dos principales formaciones están formando alianzas que atienden a las necesidades de sus territorios antes que a las siglas de sus partidos. De hecho, los populares Feijóo y Herrera han acercado posturas con los socialistas Lambán y Fernández sin esperar a que el PP consensúe internamente una propuesta, como ordenó Mariano Rajoy la semana pasada tras reunirse con los barones del partido. Todos temen que la proximidad de las elecciones andaluzas, locales, regionales y europeas de 2019, y de las generales previstas para 2020, acabe complicando aún más el acuerdo global.

"Representamos a cuatro comunidades con gobiernos de distinto signo, pero con fuertes vínculos históricos y similares características sociales y económicas", ha resumido Herrera tras la firma de una declaración conjunta de los cuatro presidentes, que se han reunido en León. "Eso fundamenta unos intereses comunes que se defienden más eficazmente no de forma aislada", ha añadido. "Solicitamos al Gobierno el cumplimiento de los compromisos alcanzados en la conferencia de presidentes de 2017 como paso previo a la celebración de la próxima conferencia", ha seguido. "Suscribimos que el nuevo modelo de financiación es prioritario y urgente. Y expresamos nuestra preocupación sobre la proximidad de tiempos electorales que no van a facilitar los consensos multilaterales", ha continuado, pidiendo que se tenga en cuenta la dispersión territorial, el envejecimiento de la población o el coste efectivo de prestar los servicios de sanidad, dependencia o educación.

"Representamos a 7,5 millones de ciudadanos", ha recordado Feijóo. "Buscamos exclusivamente que las cuentas sean claras, el coste efectivo de prestar un servicio".

Todas las Comunidades Autónomas coinciden en que es urgente abordar la renovación del sistema de financiación. Pero ahí acaban los puntos en común. Los presidentes regionales están formando alianzas que atienden a las necesidades de sus territorios antes que a las siglas de sus partidos. Así, los representantes de Madrid, Islas Baleares o Cataluña ponen el énfasis en que prime la capacidad recaudatoria. Otros quieren imponer el criterio de población, defendido por Andalucía y Castilla-La Mancha, ya sea tanto por número como por despoblación, y ponen el acento en el coste efectivo del servicio que se presta a los ciudadanos. Y hay Comunidades, como la Valenciana o la de Murcia, que piden que se tenga en cuenta su endeudamiento e histórica infrafinanciación.

Traslado a la conferencia de presidentes

No es el único problema de los presidentes autonómicos. Los líderes regionales del PP y del PSOE han visto cómo Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se han mostrado dispuestos a pactar la financiación autonómica en una negociación bilateral que facilite la aprobación del nuevo modelo en el Congreso (para lo que se necesita 176 votos). Muchos presidentes autonómicos han interpretado esa buena disposición como un intento de puentearles en la negociación, convirtiendo un asunto multilateral (que negocian las Comunidades Autónomas) en uno bilateral (que negocian los dos partidos). Además, tampoco hay una posición común sobre si hay que esperar o no a que se forme gobierno en Cataluña para que el nuevo president catalán pueda participar de las negociaciones.

 "Aragón se suma con mucho entusiasmo a esta dinámica conjunta, que habrá de trasladarse a la conferencia de presidentes y al consejo de política fiscal y financiera", ha dicho el socialista Lambán, presidente de Aragón. "El desarrollo equilibrado exige vida en cada uno de los territorios del país".

"Adelantamos que no queremos que la financiación de las Comunidades descanse en la capacidad fiscal de cada territorio concreto", ha advertido Fernández. "España es un país en el que la geografía y la riqueza están muy vinculadas, extraordinariamente desequilibrado", ha seguido, defendiendo la redistribución de la riqueza entre las distintas Comunidades Autónomas. "Defendemos nuestros intereses, a cuerpo limpio, claramente, porque creemos que son justos".

Feijóo, Lambán, Herrera y Fernández no solo coinciden en querer defender que la financiación autonómica se calcule teniendo en cuenta la despoblación, dispersión y envejecimiento de la población. También se muestran en contra de que haya quitas de deuda para aliviar a las Comunidades Autónomas más endeudadas. Y se oponen a que esta última variable se interprete como signo de una peor financiación, lo que les enfrenta directamente con sus homólogos de la Comunidad Valenciana (el socialista Ximo Puig) o de Murcia (el popular Fernando López Miras).

Lambán, Herrera y Fernández, además, han defendido "una transición energética ordenada". Así, solicitan "como condición imprescindible" que las centrales térmicas de carbón continúen operativas y que se mantengan los pagos por capacidad hasta 2030. Urgen a garantizar la presencia de carbón autóctono en el mix de generación eléctrica. Y Piden una fórmula que permita "una adecuada flexibilidad en la devolución de las ayudas al cierre de las empresas mineras, para que las empresas viables puedan continuar operativas más allá de 2018".

Retraso en la estrategia nacional contra la despoblación

La declaración de los presidentes urge al Gobierno a presentar ya la estrategia nacional contra la despoblación, y le afea con diplomacia que no haya cumplido con el compromiso de hacerla pública en 2017, como se acordó en la conferencia de presidentes de ese año. Como informó EL PAÍS, este es uno de los incumplimientos que enfrenta al PP con el PSOE.

Además, piden que se ponga en marcha una estrategia para corregir la brecha digital "que abarque las medidas que permitan alcanzar los objetivos europeos de banda ancha ultrarrápida en las cuatro Comunidades [cobertura de más de 30Mbps para el 100% de la población, con horizonte al año 2020 y el 50% de hogares contratados de más de 100Mbps]".

Más información