Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La princesa Leonor estrena su agenda oficial de viajes en Asturias

Los Reyes y sus hijas asisten a los actos conmemorativos de los Centenarios Covadonga 2018

VÍDEO: Un fragmento de la visita oficial.

La heredera del trono, la princesa Leonor, ha realizado este sábado su primer acto oficial fuera de palacio. Leonor ha acompañado a sus padres, los Reyes de España, al Principado de Asturias para celebrar los centenarios de Covadonga. Se trata del primer viaje de la princesa —también acompañada de la infanta Sofía—, aunque la Casa Real ha optado por una exposición pública limitada, sin discursos ni actos ajenos al espacio de Covadonga, cuna de la reconquista cristiana. Pese a todo, Leonor seguirá manteniendo una vida relativamente discreta durante los próximos años.

La visita de la familia real a Asturias conmemora los 1.300 años de existencia del reino de Asturias. También el centenario de la coronación de la virgen de Covadonga y de la creación del Parque Nacional Picos de Europa de ese territorio. La jornada, de marcado carácter religioso, ha comenzado con una visita a la cueva, donde la princesa y la infanta han recibido sendas medallas de la virgen. A continuación, han asistido a una misa en la basílica y han participado en una ofrenda floral a los pies de la estatua de Don Pelayo, primer rey de Asturias en el siglo VIII y considerado iniciador de la reconquista cristiana poco después del inicio de la época musulmana. Toda la familia ha estrechado manos y ha conversado con los asistentes al acto, que los han recibido con vítores.

Esta agenda oficial de la princesa eleva su perfil público, aunque la Casa Real no tiene intención de sumergirla de lleno en la vida oficial de los Reyes, según explican fuentes de esta institución. La presencia de Leonor, que con 12 años ha empezado este año a tener más peso en la agenda de la monarquía, es aún esporádica, aunque irá creciendo gradualmente.

En los actos de Cangas de Onís, el municipio asturiano donde se sitúa el Real Sitio de Covadonga, hubo una nutrida presencia institucional. Entre los asistentes destacaron el ministro de Agricultura, Luis Planas, el presidente de la comunidad, Javier Fernández, y cinco de sus predecesores. Junto a ellos, cinco arzobispos y cinco obispos.

Uno de ellos —el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, que ofició la ceremonia religiosa— fue el encargado de pronunciar las únicas palabras que se escucharon públicamente en los actos. Apoyándose en la historia de la conquista cristiana, Sanz aseguró: “Hoy la reconquista pasa por otras lizas”, y citó como desafíos “la educación intervenida o la libertad cercenada que se malvenden en una almoneda trucada y abaratada”.

Una yegua de regalo

El arzobispo aludió a la “responsabilidad del Rey de España en estos momentos delicados”, sin precisar, y añadió: “Estamos muy agradecidos por su valentía y clarividencia en la defensa de la libertad de nuestro pueblo, de su paz y de su plural convivencia democrática en un Estado de derecho”. El entorno asturiano, plagado de símbolos hispanos y vivas a los Reyes, alejó este primer viaje de la heredera del malestar y los abucheos que ha podido percibir la Familia Real en otros territorios, particularmente en Cataluña.

En ese mismo escenario de Covadonga, Felipe VI recibió en 1977 el título de Príncipe de Asturias, que la realeza española mantiene desde 1388. La presencia en estos actos de Leonor, que en octubre cumplirá 13 años, pretende afianzar la continuidad de la Corona. El primer acto oficial de la princesa se produjo el pasado enero, cuando recibió la distinción del Toisón de Oro y el encargo de respetar la Constitución por parte de su padre.

Además de las medallas que recibieron en la gruta, el Ayuntamiento de Cangas de Onís quiso ofrecer un obsequio propio a la Familia Real. Fue una yegua asturiana de montaña, llamada Xana, que permanecerá en el parque nacional. Los Reyes y sus hijas acariciaron al animal, que llevaba un cordel con la bandera de España, y bromearon con el adiestrador. Los cuatro posaron con un grupo de jóvenes del club de atletismo de Cangas y abandonaron el lugar antes de que comenzara a llover.

Fe de errores

RR

Más información