Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey celebra su 50 cumpleaños imponiendo el Toisón de Oro a doña Leonor

La concesión del collar, que el propio Felipe VI recibió de su padre en mayo de 1981, representa la continuidad de la dinastía en la persona de su heredera

Toison de Oro
Leonor de Borbón, en su primer retrato oficial. CASA DEL REY

El Rey ha querido celebrar este martes su 50º cumpleaños con un acto altamente simbólico: la imposición del Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a la princesa de Asturias, doña Leonor de Borbón. La concesión del collar, que el propio Felipe VI recibió de su padre en mayo de 1981, representa la continuidad de la dinastía en la persona de su heredera. Felipe VI, que prenderá sobre el vestido de doña Leonor el lazo con la miniatura del vellocino, símbolo del Toisón de Oro, pronunciará el único discurso, pues sus padres no han querido exponer a la princesa de Asturias, de 12 años, a la tensión de hablar en la ceremonia.


Además de los reyes Felipe y Letizia, asistirán los reyes Juan Carlos y Sofía y la infanta Sofía, así como familiares de la princesa de Asturias, aunque salvo sorpresas no lo hará su tía Cristina. Al acto, en el Palacio Real, han sido invitadas unas 80 personas; entre ellas, los presidentes de las principales instituciones del Estado (Gobierno, Parlamento, Poder Judicial), 20 niños de 11 a 14 años (uno por cada comunidad autónoma más Ceuta y Melilla y un alumno de educación especial) que participaron en el concurso ¿Qué es un Rey para ti? y tres poseedores del toisón: Javier Solana, Víctor García de la Concha y Enrique Iglesias.

Cuando la Princesa de Asturias reciba la condecoración con que cuentan ya su padre y su abuelo, el Salón de Columnas habrá reunido ya a seis de los poseedores de la distinción de la orden dinástica de mayor prestigio en el mundo, cuyos collares deben ser devueltos tras el fallecimiento del titular.

El Toisón de Oro nació como una orden de Caballería creada en 1430 por Felipe el Bueno, duque de Borgoña, con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal, y pasó, por el matrimonio de la duquesa María con el emperador Maximiliano, a su nieto Carlos I, por lo que, desde aquel momento, los reyes de España son los soberanos y grandes maestres de la Orden.

Más información