Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

El día que Thor se acordó de Gijón

Más de mil rayos cayeron anoche en la ciudad asturiana, donde se habla de la "madre de todos los truenos", mientras que en Lugo se registraron 1.500

Tormenta eléctrica de anoche vista desde el monte Cepudo en Vigo y la Playa de Domaio.

"Parecía un bombardeo", comenta en Twitter una periodista de Gijón, Elvira Juárez, para asumir a reglón seguido que no puede ni imaginarse lo que debe de ser una guerra. Porque lo vivido anoche en la ciudad asturiana no tiene nada que ver, pero suena igual de mal. Fue una espectacular tormenta con mucho aparato eléctrico, que el diario local El Comercio califica de "la noche de la madre de todos los rayos" porque en concreto hubo un trueno que se sintió como si se fuera a acabar el mundo. Thor, dios del trueno en la mitología nórdica y germánica, tuvo una noche movida en la que se acordó de España y en concreto de Asturias, donde envió más de un millar de rayos según La Nueva España.

Pablo González, que asegura que no exagera ni una pizca porque lleva toda la vida en Gijón y sabe lo que es llover y tronar, lo tilda de "bestial" también en Twitter, donde fue Trending Topic. "He mirado por la ventana y todo, por si hubiera sido alguna explosión, porque ha temblado hasta el suelo", añadía. "Acaba de caer un trueno enorme, que sonó tanto que pensé que había sido una explosión bajo mi casa, esta es la primera vez que tengo miedo de los truenos", admitía por su parte otro usuario.

"Estamos todos los gijoneses con el corazón en la boca", confesaba una chica, mientras que a otro le parecía el cielo se les "iba a caer encima". "Me da que Thor está grabando la segunda parte de Los Vengadores Infinity War en Gijón a las casi cuatro de la mañana, eso no son truenos, son ojivas", resumía otro. Según El Comercio, la poderosa tormenta, que comenzó a descargar a las tres de la madrugada, sacó de la cama a muchos asturianos, aunque a algunos les hizo reafirmarse en su creencia de que duermen como un tronco porque se han enterado "del trueno de esta noche por las noticias".

Pero si lo de Gijón fue como la nit del foc valenciana pero de fabricación natural, Lugo lo superó. Toda la provincia gallega se vio afectada por las tormentas, que provocaron la caída de más de 1.500 rayos sobre su territorio, informan a Efe fuentes de Meteogalicia. La zona más afectada por las tormentas fue la línea imaginaria que va de Sarria a Ribadeo, de norte a sur, a través de la Terra Chá. Pero también afectaron a Lugo capital e incluso provocaron algunos desperfectos. 

Los relámpagos dejaron imágenes espectaculares en otras zonas de Galicia como la playa de Limens en Cangas (Pontevedra), y en otros puntos del norte y el este peninsular como Zamora y en la localidad albaceteña de Almansa en plenas fiestas, donde dos personas, un policía local y un miembro de Protección Civil, resultaron heridos leves al caerles encima una puerta del recinto ferial. "En Almansa cayó una tromba de agua intensa y muy local. Cayeron cinco litros por metro cuadrado en 10 minutos, pero la estación no está en el caso urbano, así que en el reciento ferial pudo ser más", informa uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén Del Campo.

De momento, la Aemet no puede cuantificar la cifra de rayos que cayeron en Gijón o Lugo pero en total, ayer se contabilizaron 11.555 en toda España y hasta las dos de la tarde de hoy ya van 6.695, según Del Campo. Y para este miércoles y para el resto de la semana, más de lo mismo, advierte la Aemet, que explica que la causa es la llegada de aire más frío en capas altas, que aumenta la inestabilidad y favorece la formación de tormentas. Las precipitaciones afectarán hasta el viernes a la mitad norte y al este de la Península y podrán ser "puntualmente fuertes y acompañadas de granizo".

Hay aviso naranja —el segundo nivel de un total de tres por tormentas, con hasta 30 litros por metro cuadrado en apenas una hora, en Huesca, Zaragoza, Lleida y Navarra. El aviso es amarillo, con precipitaciones de entre 15 y 20 litros en una hora, en Teruel, Cantabria, casi toda Castilla y León —Burgos, León, Palencia, Soria, Valladolid, Zamora, toda Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana, Baleares, La Rioja y País Vasco.

Este arranque de septiembre no es más que la continuación de un agosto "más tormentoso de lo habitual, sobre todo en el tercio norte y este" del país, subraya Del Campo. De hecho, agosto fue "el mes con mayor número de rayos detectados en lo que va de siglo" en España, con 776.000 descargas. En casi la mitad de los días de agosto se registraron más rayos que ayer y el peor de todos fue el 9, cuando hasta 268.396 rayos partieron el cielo.

¿Por qué entonces la de anoche a los gijoneses les pareció que era la madre de todas las tormentas? "En el entorno de la provincia de Lugo y Asturias ha sido una noche especialmente tormentosa", concede Del Campo, que considera excesivo el calificativo y prefiere el de "significativa" para la zona. El experto explica que en las impresiones subjetivas influye el hecho de que "el Cantábrico occidental no es la zona más propensa a recibir tormentas a finales de verano y principios de otoño con los datos en la mano" de un estudio de la Aemet con los sensores de las descargas eléctricas. "Les ha sorprendido tanto probablemente por no estar tan habituados, por ser una tormenta intensa, por caer en una zona con mucha población y de madrugada, que siempre impresiona más", relata Del Campo, que agrega que la caja de resonancia de las redes lo magnifica todo.    

No me digas tormenta, que soy chubasco

Cuidado con llamar tormenta a cualquier cosa que caiga del cielo o con decir que se ha escuchado un relámpago. "La lluvia concentrada en poco tiempo y con una intensidad alta es un chubasco", recuerda Del Campo, que añade que para ser chubasco tormentoso o tormenta debe hacer acto de presencia de actividad eléctrica: truenos (el estruendo que se oye), rayos (la descarga eléctrica producida por la fricción entre las nubes y la Tierra) y relámpagos (la luz que generan en el cielo). 

"En sentido estricto, tormenta es cuando se escuchan truenos, no vale con ver un relámpago en la lejanía pero puede estar muy lejos", aclara el portavoz, que apunta a que el origen de la confusión puede ser una mala traducción del ingles. "Storn es borrasca, temporal, tiempo adverso, y una tormenta estricta o eléctrica es una thunderstorm".


Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información