Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Se busca comprador para la maqueta de Playmobil gigante del estadio de fútbol más antiguo de España

El artista Javier Grela hizo una réplica a escala de El Molinón de 50 metros cuadrados de la que el Sporting de Gijón no quiere saber nada

Estadio El Molinon Gijon
El mítico exfubolista fallecido Enrique Castro 'Quini' sentado en la maqueta gigante de El Molinón.

Alrededor de 17.000 clicks de Playmobil, 50 metros cuadrados de tamaño, varios metros de cable, madera y aluminio, y un año y medio de trabajo. La maqueta a escala real del estadio gijonés El Molinón hecha por el artista asturiano Javier Grela no tiene quien se haga cargo de ella. La exposición de la Feria Internacional de Muestras de Gijón Quini y Castro.Tributo a los hermanos Castro. Su vida y la huella que han dejado en los sportinguistas, donde se exhibió durante 15 días, ya terminó, y ahora el creador no sabe qué futuro le espera a esta réplica gigante bautizada como PlayQuini.

“A mí nadie me puso una pistola en la cabeza para crearla. Estaba fabricando otras piezas para la muestra Megaconstrucciones, y se me ocurrió hacer una del estadio más antiguo de España y el único con un Oscar: El Molinón”, comenta el creativo. Era 2016 y el Sporting se mostró encantado de que su estadio fuera el primero en contar con una réplica de ese tamaño. Hasta hubo una rueda de prensa en sus instalaciones para anunciarlo. "Me dijeron desde el club que me iban a ayudar en esta locura genial, pero solo recibí el apoyo de su afición y de Quini", afirma Grela. Según cuenta, el mítico futbolista y técnico asturiano, fallecido el pasado febrero, quedó maravillado desde que conoció la magnitud del proyecto. "Venía a visitarnos mientras lo montábamos y dijo antes de fallecer que no quería que este estadio acabara en la basura".

Tras varias visitas al campo original para calcular las medidas exactas y tomar nota de todos los detalles, la primera versión —la maqueta se ha remodelado hasta en cuatro ocasiones— se inauguró en noviembre de 2016. Desde entonces, esta reproducción del campo del Sporting de Gijón pasó por otra exposición, por un centro comercial e incluso acabó en un concesionario de Nissan.

Aunque fue hace unos meses cuando esta original y fidedigna pieza llamó la atención del Consistorio gijonés. La entidad municipal acordó con el artista que se expondría en la Feria Internacional de Muestras en el stand que el Ayuntamiento dedicó a los hermanos Castro. En ese pabellón permaneció desde el 4 al 19 de agosto y recibió un total de 94.644 visitas, un 32% más que en la edición de 2017. "Mucha gente nos felicitó e incluso se emocionó cuando vino a visitar el PlayQuini. Me encantaría que quedara expuesto al público de nuevo, pero yo no tengo las llaves del Ayuntamiento ni del Sporting", apunta el artista ovetense. Fuentes internas del equipo de fútbol asturiano han aclarado a EL PAÍS que "el club se mantiene totalmente ajeno a este tema".

"La maqueta nos parecía impresionante. Quisimos que esta reproducción fuera uno de los principales atractivos de la exposición dedicada a los Castro y, viendo el número de visitas, no nos equivocamos", afirma Jesús Martínez, concejal de Turismo, Festejos y Deporte del Ayuntamiento de Gijón. El contrato firmado por ambas partes incluía únicamente exponer la obra durante la Feria Internacional y, según el concejal, el Consistorio no se comprometió con el artista de forma verbal o escrita a nada más. "Después de la Feria de Muestras quedamos en reunirnos con Javier cuando pasara el verano para estudiar todas las posibilidades. Desde la más ambiciosa, que podría ser quedárnosla en propiedad, hasta la menos, que sería exponerla en otro lugar", explica Martínez.  

Javier Grela afirma que varios particulares le han ofrecido espacio para colocar allí el estadio: "Ayer me llamó una mujer diciéndome que en su chalet había sitio, pero pienso que esto no lo he hecho para que lo vea una sola persona". Toca esperar entonces hasta finales de verano para saber si esta obra de 50 metros cuadrados termina expuesta para el disfrute de todos, u omite las advertencias de Quini y acaba olvidada en un trastero cualquiera.

Síguenos en Twitter y en Flipboard