Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Casado: “No puede liderar el partido alguien que no está orgulloso de su pasado”

El candidato a suceder a Rajoy incluye a varios cospedalistas en su lista, pero no aclara a quién propone como secretario general

Pablo Casado, durante su intervención en el Congreso del PP, este sábado.

Tras el discurso de Soraya Sáenz de Santamaría —que habló en primer lugar porque así le tocó por sorteo—, Pablo Casado subió a la tribuna del congreso extraordinario del PP para pedir el voto a los 3.082 compromisarios que elegirán en unos minutos al sucesor de Mariano Rajoy. El candidato, como la exvicepresidenta, ha deslizado en su intervención reproches hacia su contrincante. "No puede aspirar a liderar el partido alguien que no está orgulloso de su pasado. Yo lo estoy de José María Aznar, de Mariano Rajoy y de Manuel Fraga". Sáenz de Santamaría y Aznar han mantenido un rifirrafe casi toda la campaña. El expresidente se encargó de señalar en varias ocasiones que era la favorita de Zapatero. No está invitado al congreso por el "desdén" con el trató al partido, según explicó el presidente del comité organizador del cónclave, Luis de Grandes.

Casado ha querido dirigirse también a los compromisarios que creen que representa un giro a la derecha, lanzando guiños en otro sentido, como al referirse a la libertad sexual de los militantes. Pero tampoco ha querido perder los apoyos del sector más duro del partido que le apoya precisamente por eso. Así, durante su intervención, ha criticado la ley del aborto del Gobierno de Zapatero -que Rajoy no cambió-, ha prometido que se opondría a la ley de la eutanasia que propone Pedro Sánchez y defender "sin complejos" la vida y la familia. Las propuestas que lanzó durante la campaña, como regresar a la ley del aborto de 1985 [de supuestos], han abierto una batalla ideológica en el partido.

Como viene haciendo estos días de campaña, ha insistido en que se ha partido la cara por el PP, yendo "a los platós y a las tertulias a las que nadie quería ir, dando las ruedas de prensa que nadie quería dar". "Yo soy uno más de vosotros. He empezado de abajo a arriba, pegando carteles", ha añadido, parafraseando a Rajoy, que suele recordarlo en todas sus intervenciones ante el partido. Fuentes de su entorno confirmaron que el expresidente del Gobierno estaba molesto por el tono en que se había desarrollado la campaña de primarias y especialmente por las críticas a su gestión en Cataluña. Rajoy aprovechó ayer su discurso de despedida política para reivindicarse y este sábado Casado ha querido desembarazarse de esos reproches. "Estoy honrado de haber sido tu portavoz en los peores momentos", dijo, antes de alabar "la firmeza de Rajoy a la hora de afrontar el desafío secesionista".

La conquista de Tabarnia

El candidato ha hablado durante su discurso de lo que llamó "la reconquista" de la libertad en Cataluña para "hacer real esa Tabarnia teórica", en referencia a la plataforma liderada por Albert Boadella que propone la separación de algunas comarcas de Barcelona y Tarragona del resto de la comunidad autónoma  para ridiculizar el proyecto independentista.

El vicesecretario del PP ha condenado la corrupción -"Aquí no cabe ni un solo corrupto"-, pero inmediatamente después, ha añadido: "Yo voy a hacer que se respete al PP. Ya basta de insidias, de condenas mediáticas, de que nos hagan las listas de los ayuntamientos".

Como Sáenz de Santamaría, Casado ha presumido de ser el candidato de las bases y de los kilómetros recorridos para visitar todas las sedes, "antes y después" de la campaña de primarias.Y ha repetido varias veces que él no había "llamado" a los compromisarios prometiéndoles cargos o recordándoles "quién" les había puesto para "no incomodarlos". 

El vicesecretario también ha defendido su decisión de no integrarse en la lista de Soraya Sáenz de Santamaría, después de que esta le dijera que si hubiera sido al revés - si ella hubiera quedado segunda en la primera ronda de las votaciones, la de los afiliados-, lo habría hecho. "Los militantes votaron sabiendo que era una selección previa para un congreso. A lo mejor no hubieran votado lo mismo en otro caso", dijo. Al contrario que la exvicepresidenta, que propuso a Fátima Báñez como nueva secretaria general, Casado no quiso señalar directamente a ninguno. En su lista sí figuran antiguos apoyos de María Dolores de Cospedal como Isabel García Tejerina, Rafael Catalá, Dolors Montserrat o Juan Ignacio Zoido. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información