Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gran mayoría de vascos quiere más autogobierno dentro del Estatuto

El Euskobarometro concluye que los deseos de independencia siguen siendo minoritarios en Euskadi y se sitúan en el 28%

Maddalen Iriarte y Arnaldo Otegi, de EH Bildu, valoran el acuerdo con el PNV para reformar el Estatuto.
Maddalen Iriarte y Arnaldo Otegi, de EH Bildu, valoran el acuerdo con el PNV para reformar el Estatuto.

Una mayoría cualificada de la ciudadanía vasca (el 81%) sigue mostrándose relativamente satisfecha con el Estatuto de Gernika, mientras que quienes se declaran descontentos no llegan a uno de cada cinco (13%). Con todo, es un apoyo crítico, puesto que existe un deseo generalizado de reforzar y ampliar el actual estatus de autogobierno, pero sin llegar a la ruptura con el Estado. En pleno debate político sobre la reforma del texto estatutario de 1979, en Euskadi volvería a ganar ampliamente el en un hipotético referéndum. Los deseos de independencia siguen siendo minoritarios en la sociedad vasca.

El último Euskobarómetro realizado por sociólogos de la Universidad del País Vasco (UPV), dado a conocer este viernes, revela un cierto inconformismo con el actual grado de autogobierno en el País Vasco. Solo un 20% es partidario de mantener sin cambios el autonomismo vigente, principalmente entre el electorado del PP y el PSE, mientras que el resto reclama que se completen las transferencias pendientes (el 36%), se reforme el Estatuto y amplíen las competencias (28%) y otro 9% minoritario se decanta con claridad por una posición de ruptura soberanista. Del estudio se desprende que los votantes de EH Bildu se dividen entre quienes apoyan la opción secesionista (32%) y los que apoyan la ampliación del autogobierno (33%).

Transcurridos 38 años desde la celebración del referéndum que ratificó la aprobación del actual Estatuto de Gernika, de celebrarse hoy una nueva votación el alcanzaría el 51% del censo (en 1979 fue del 53%), tanto entre nacionalistas como no nacionalistas. En cambio, el voto negativo de hace 30 años (3%) alcanzaría hoy el 8% a costa del abstencionismo de entonces.

El estudio sociológico, realizado mediante 600 entrevistas entre los días 9 y 26 de mayo pasados, apunta que la gran mayoría de los vascos sigue oscilando entre el actual modelo autonómico (37%) y un posible escenario federal (29%), frente a otras opciones rupturistas que son minoritarias. Algo más de una cuarta parte de la ciudadanía vasca (el 28%), sigue manifestando tener deseos grandes de independencia (hace seis meses era el 30%), principalmente entre los votantes de la izquierda abertzale y en menor medida entre los del PNV. Frente a ellos, una mayoría del 65% dicen tener pocos (25%) o ningún (40%) deseo de independencia, sobre todo entre los no nacionalistas (80%) y los simpatizantes de los partidos autonomistas.

¿Y si mañana se celebrase un referéndum de independencia en el País Vasco? Ganaría el no con el 37%, aunque con un retroceso de 10 puntos con respecto al semestre anterior, mientras que el se situaría por debajo de un tercio de la población (el 32%), aunque con un ligerísimo repunte de dos puntos desde la pasada oleada. El empate técnico que se daba hace tres años se ha convertido hoy en una diferencia de cinco puntos a favor del no a la independencia. Pero la proporción de quienes votarían a favor de esta opción se reduciría al 27-28% si la secesión supondría una salida de la UE y una pérdida de posiciones en el mercado español.

La mayoría de la opinión pública vasca (51%) considera negativa la actuación de los partidos independentistas catalanes a la hora de aplicar el resultado de dichas elecciones y la formación de gobierno en Cataluña, frente a algo más de uno de cada cuatro (26%) que la valora positivamente, siempre según el Euskobarómetro.

Es la primera encuesta que el equipo dirigido por el profesor Francisco Llera realiza tras la disolución de ETA. Preguntados los vascos por la trayectoria de la banda terrorista en los últimos 40 años, una amplísima mayoría del 81% sigue pensando que ha sido "bastante negativa" para el País Vasco, y no llegan a uno de cada 10 (el 4%) los que la enjuician positivamente.

Entre la ciudadanía vasca se consolida la opinión favorable a abordar con firmeza y generosidad el final del terrorismo. Para casi nueve de cada diez (88%), "se debe hacer justicia con las víctimas de ambos bandos". Para casi la misma proporción (76%), "ETA y sus activistas deben reconocer el error de su historia de violencia y arrepentirse de su pasado". Un 67% demanda que "ETA debe aclarar la autoría de los más de 30 asesinatos que están pendientes de juicio".

Los encuestados mantienen su posición ante el perdón y la reinserción de los presos por delitos de terrorismo, según se desprende del Euskobarómetro. Una minoría del 46% creciente (sube 11 puntos en el último año) sigue decantándose por el apoyo a que todos los terroristas que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas deberían beneficiarse de las medidas de reinserción social. Casi uno de cada cuatro (22%) es partidario de aplicar dichas medidas a quienes no tengan delitos de sangre, mientras que casi otro tanto (21% pero 12 puntos menos que hace un año) siguen sin estar dispuestos a perdonar y creen que unos y otros deben cumplir íntegramente sus penas.

Más información