Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La DGT modificará el carné por puntos para penalizar más el uso del móvil

Pere Navarro anuncia una reforma que busca endurecer las sanciones más frecuentes y peligrosas

Un joven utiliza su móvil mientras conduce.

El nuevo director general de Tráfico, Pere Navarro, ha anunciado este jueves que una de las primeras medidas que pretende llevar a cabo para combatir la creciente cifra de muertes en carretera será la modificación del permiso de conducir por puntos. Fuentes de la Dirección General de Tráfico señalaron que la reforma del carné por puntos incluirá mayores sanciones por el uso del móvil al volante, ya que se trata de una de las infracciones más comunes y directamente relacionadas con la siniestralidad. La distracción es la primera causa de muerte en carretera por delante del alcohol y la velocidad. 

La filosofía de la reforma es endurecer (que quite más puntos) el castigo a las infracciones más repetidas y más peligrosas y reducir, al tiempo, las sanciones menos frecuentes y no tan directamente relacionadas con la siniestralidad en carretera. La DGT también pretende hacer más atractivos los cursos de recuperación, de manera que el alumno no sume 6 puntos, sino 8, al hacerlos. 

"Vamos a actualizar el permiso por puntos. Después de 12 años [desde su implantación], mi manual dice que hay que parar, hacer un balance y aprovechando la experiencia acumulada actualizarlo, retocarlo, para darle un nuevo impulso", había anunciado este jueves Navarro en una rueda de prensa dedicada al balance de la siniestralidad de 2017. Navarro estuvo ocho años al frente de la Dirección General de Tráfico entre 2004 y 2012, y se encargó de impulsar el carné por puntos, su gran legado. 

El director de la DGT, que asumió el cargo este miércoles, ha explicado que los cambios se centrarán en una actualización. "En seguridad vial el indicador es muy visible porque son muertes. Las cifras nos marcan el camino", ha explicado Navarro. "Hay que hacer algo con las carreteras secundarias, habrá que hacer algo con las motocicletas, habrá que hacer algo con las ciudades, con las distracciones, con los peatones...", ha enumerado, en referencia a los factores con cifras de siniestralidad más preocupantes. También ha puesto el foco sobre los colectivos más desprotegidos: "El 46% de los fallecidos en 2017 eran peatones, ciclistas o motoristas. Esta es una tendencia que cada año va subiendo, lo que significa que en dos o tres años va a haber más fallecidos vulnerables que fallecidos sobre cuatro ruedas".

El carné por puntos entró en funcionamiento el 1 de julio de 2006, en la anterior etapa de Navarro al frente de la DGT, durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Hasta 2016, en  sus primeros 10 años, 7,5 millones de conductores fueron sancionados por cometer alguna infracción que conlleva pérdida de puntos. El 75% de los españoles con carné mantenía íntegro su saldo y, entre los sancionados, el 16% (unos 4,8 millones), lo fueron solo una vez. Las sanciones con pérdida de puntos afectaron en total a  12,3 millones de conductores que perdieron 37,99 millones de puntos.

El exceso de velocidad era la infracción más común entre los conductores, acaparando casi la mitad del total (46%). A continuación, no llevar puesto el cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil (11%), el uso del móvil y otros dispositivos (10%) y consumo de alcohol o drogas (9%). En los últimos años las infracciones por la utilización del móvil al volante se han disparado, especialmente por el uso de Whatsapp, aplicación que no existía cuando se implantó el permiso por puntos. Actualmente el uso manual del teléfono supone al conductor una sanción de retirada de tres puntos, mientras que el alcohol o el exceso de velocidad puede llegar a suponer la pérdida de seis, en función de por cuánto se supere el límite máximo autorizado.

Octavos de la UE en número de muertes

Durante la presentación del balance de siniestralidad de 2017, Pere Navarro ha señalado que España ocupa el octavo lugar en el ranking de seguridad vial de la Unión Europea, tres puestos por debajo del año anterior, cuando era el quinto. La tasa de muertes es de 39 por cada millón de habitantes, por debajo de la media comunitaria, que se encuentra en 50. “Dentro de la media europea es verdad que estamos en la parte buena, con buenos resultados”, aseguró Navarro. En 2016 España se situaba por detrás de Suecia, Reino Unido, Holanda y Dinamarca, si bien ninguno de estos países cuenta con un volumen de turismo similar al español. En 2017 Irlanda, Estonia y Alemania también superaron los resultados de España, ante lo que el director de la DGT se ha mostrado optimista: "Seguimos siendo un referente. Somos muy buenos en seguridad vial”. En cuanto a nuevas medidas ha señalado que tomarán como ejemplo a estos países para "ir de la mano" con ellos.

Más información