Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carné por puntos fracasa en Portugal

Ningún conductor perdió la licencia en el primer año y la siniestralidad aumenta

En junio se cumplen dos años de la aplicación en Portugal del carné por puntos.
En junio se cumplen dos años de la aplicación en Portugal del carné por puntos. EFE

El portugués conduce con una mano en el móvil y otra en el cigarrillo. Es el mejor conductor del mundo y las cifras oficiales parecen confirmarlo. En el primer año de aplicación del carné por puntos, ninguno perdió su licencia, sin duda caso único en la historia del automovilismo mundial.

En junio se cumplen dos años de la aplicación en Portugal del carné por puntos y la realidad social es muy diferente. El balance de este sistema que tan buenos resultados ha dado en muchos países no puede ser más desalentador.

En Portugal la siniestralidad aumenta pero los conductores apenas son sancionados. Si en el primer año a nadie se le retiró su licencia (en España a 1.376 conductores) y solo 27 perdieron todos los puntos, en el segundo se quedaron sin carné 59 y fueron 157 los que perdieron todos los puntos, según la Autoridad Nacional de Seguridad Viaria. En el primer año de implantación, apenas 17.925 portugueses perdieron algún punto de su carné: en España fueron 15 veces más.

“Que solo 157 personas hayan perdido todos los puntos es muy poco”, según ha valorado la Asociación de Ciudadanos Automovilistas (ACA-M), sobre todo porque no ha mejorado la siniestralidad. “En comparación con el año pasado hay un aumento en el número de muertos y heridos graves en las carreteras”.

En el primer trimestre de 2016, aún sin carné por puntos, hubo 110 muertos; en este primer trimestre fallecieron 113 personas. Los 510 muertos del pasado año, el primero completo con la aplicación del carné de puntos, son la peor cifra desde 2013. Si España redujo un 14% la siniestralidad mortal en el primer año del sistema, en Portugal ha aumentado. Portugal tiene diez veces menos vehículos motorizados que España, por lo que debería haber diez veces menos de muertos en las carreteras; sin embargo, es algo menos de la mitad (510 contra 1.200).

La ACA-M señala que los grandes fallos de la aplicación del carné por puntos son los trámites burocráticos, muy lentos, y las reclamaciones judiciales que aplazan las sanciones.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.