Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diego Torres tendrá que esperar en la cárcel una respuesta a su petición de indulto

La Audiencia Provincial deniega la petición del exsocio de Iñaki Urdangarin de suspender la ejecución de la pena

Diego Torres, a su salida de la Audiencia Provincial de Palma el pasado 13 de junio.
Diego Torres, a su salida de la Audiencia Provincial de Palma el pasado 13 de junio. Getty Images
Palma de Mallorca

La sección primera de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha denegado la solicitud de Diego Torres de esperar en libertad una respuesta a la petición de indulto que planteó al Gobierno tras ser sentenciado a una pena de cinco años y ocho meses de cárcel por el Tribunal Supremo por el caso Nóos. El exsocio de Iñaki Urdangarin tendrá que esperar la respuesta del Ejecutivo central en la cárcel catalana de Brians 2 en la que ingresó el pasado mes de junio para cumplir con la condena.

En un auto, la sala argumenta que la suspensión de la ejecución de la pena se puede conceder en los casos en los que pueda resultar vulnerado el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas o cuando de ser ejecutada la sentencia, la finalidad del indulto “pueda resultar ilusoria”. Las magistradas consideran que cabe la suspensión “si se apreciara una razón suficiente basada en la irreparabilidad de los derechos fundamentales que pudiera provocar la ejecución”, algo que dicen, se predica de las penas de prisión de corta y media duración como las inferiores a un año de cárcel.

Tras ponderar otros aspectos como la gravedad de los hechos enjuiciados, la duración de la pena impuesta o las circunstancias que haya podido alegar el condenado, las magistradas concluyen que no hay motivos para acceder a la petición de Torres. “La duración de la pena privativa de libertad, la reprobación que el ordenamiento jurídico asigna a los delitos objeto de la condena, la ausencia contrastada de dilaciones indebidas en la tramitación de la causa y las concretas circunstancias personales del penado no conducen a considerar que su ejecución pueda frustrar la finalidad de la medida de gracias que solicita” señala el auto.

La sala recuerda que se trata de un “supuesto excepcional” puesto que de lo contrario se correría el riesgo de instrumentar la institución del indulto “como un intento fraudulento y sistemático para eludir o retrasar el cumplimiento de las responsabilidades penales contraídas”. En otro auto, las juezas también deniegan la petición de Torres de suspender la ejecución de la pena, al recordar que las penas cuya suspensión es susceptible de ser ejecutada deben ser inferiores a dos años y siempre es una facultad del juez o del tribunal “con independencia de que concurran o no los requisitos objetivos”.

Diego Torres ingresó el pasado 18 de junio en la cárcel de Brians 2 de Barcelona para cumplir la pena. El que fuera su socio, Iñaki Urdangarin, se decantó por la cárcel de mujeres de Brieva en Ávila y descartó presentar un recurso al Tribunal Constitucional y solicitar el indulto al Gobierno para evitar la condena de cinco años y 10 meses de cárcel.