Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robles pide consenso en política de defensa y el PP la recibe con bronca

La ministra anuncia la creación de una Universidad Nacional de las Fuerzas Armadas

Margarita Robles en la comisión de Defensa del Congreso.
Margarita Robles en la comisión de Defensa del Congreso. EFE

La nueva ministra de Defensa, Margarita Robles, ha hecho este miércoles una llamada al “consenso y al diálogo” para mantener la política de su departamento al margen de la lucha partidista y ha presentado la ratificación de la cúpula militar y de los compromisos internacionales de España (hoy mismo hará en Líbano su primera visita a los tropas desplegadas en el exterior) como prueba de la “continuidad y estabilidad” que debe caracterizar una política de Estado.

No le va a resultar fácil a Robles fraguar acuerdos, a la vista del tono bronco en que se desarrolló su primera comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso. El portavoz popular, Ricardo Tarno, la emplazó a que elija entre pactar con su partido o con "aquellos que quieren romper España y con cuyos votos es usted ministra. Aprenda a respetarnos o lo va a pasar muy mal”, le advirtió. Por su parte, el diputado de ERC Gabriel Rufián se enzarzó con la socialista Zaida Cantera después de que ésta le pidiera respeto a las víctimas del Yak-42.

Robles no reveló si dará luz verde a los nuevos programas de armamento que, por valor de más de 10.000 millones de euros, dejó preparados el Gobierno del PP, pero reconoció que las Fuerzas Armadas han sufrido un proceso de “desinversión” en los últimos años y que estas necesitan una financiación “suficiente, previsible y estable”, que les permita cumplir su misión.

La ministra anunció la próxima creación de una Universidad Nacional de la Defensa, un proyecto que diseñó su antecesor José Bono (2004-06) y que luego fue abandonado en favor de los llamados Centros Universitarios de la Defensa (CUD). A diferencia de estos últimos, adscritos a universidades civiles, la futura universidad de Defensa impartirá sus propios títulos.

Robles puso el acento en la atención social a los militares y sus familias como signo distintivo de su gestión. Advirtió de que el acoso sexual, aunque “muy minoritario”, supone “una traición a los valores y principios de las Fuerzas Armadas”, por lo que debe ser erradicado con una política de tolerancia cero. En esta línea, someterá a evaluación y actualización el protocolo contra el acoso sexual que entró en vigor hace dos años y aseguró que hará una "apuesta decidida" por incentivar la presencia de la mujer, estancada desde hace más de una década en un 12% de los efectivos; un porcentaje que, aunque superior al de otros países, “deja mucho que desear”. También se comprometió a mejorar las medidas de conciliación de la vida profesional y familiar, impulsar la igualdad efectiva de hombres y mujeres militares y reforzar el Observatorio para la Igualdad.

Además, anunció un “plan de choque” para mejorar la calidad de vida en los cuarteles y otro de apoyo a la movilidad geográfica, que dejó casi listo el anterior equipo, e insistió en la necesidad de dar una “atención personalizada” a los militares heridos y a las familias de los fallecidos. En cambio, no quiso pronunciarse sobre el futuro de los soldados temporales que pierden su empleo al cumplir los 45 años, a pesar de que el PSOE apoyó una proposición no de ley que pedía una moratoria en los despidos. “Soy consciente del problema y nos preocupa enormemente. Todo lo que podamos hacer en el marco de la legalidad lo haremos”, le contestó al portavoz de Podemos, Juan Antonio Delgado.

Más información