Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP organizará un debate entre los candidatos abierto y en su sede

El comité organizador no excluye otros cara a cara si los aspirantes quieren y les facilitará medios en cuanto sean proclamados

Luis de Grandes Pascual, presidente de la comisión organizadora del congreso del PP. En vídeo, declaraciones de Pablo Casado, vicesecretario de comunicación del PP. VÍDEO: ATLAS

El presidente de la comisión organizadora del congreso extraordinario del PP, Luis de Grandes, ya ha decidido que el propio partido organizará en su sede un debate abierto y para todos los medios entre los aspirantes que sean proclamados candidatos. Esa confrontación oficial no excluirá la posibilidad de que los candidatos participen en otros debates preparados por los medios de comunicación si quieren. Todos tendrán oficina y medios pagados por el partido.

El PP responde paso a paso a las incógnitas que abre un proceso inédito en su historia. Por primera vez habrá más de un candidato a suceder al líder saliente. Nunca antes votaron los afiliados. Y las nuevas circunstancias, con hasta seis aspirantes a ocupar el poder, han obligado al comité organizador a plantearse la celebración de un debate producido por el propio partido, como hizo el PSOE en sus primarias.

Luis de Grandes se ha convertido así, de golpe, en la máxima autoridad interina del PP al cesar de hecho este viernes la secretaria general, Dolores de Cospedal, y su equipo en el partido tras ser proclamada candidata. De Grandes aprovechará a partir de ese día para llamar a los proclamados y explicarles sus decisiones (al menos un debate montado por el propio PP) y ofrecerles otro tipo de medios sufragados por el partido: coche, secretaria, despacho en la sede o alquiler de un local si se prefiere en el exterior.

El comité organizador dejará a los distintos aspirantes y sus equipos libertad para decidir si quieren participar en más debates o cualquier otro tipo de formato demandados por los medios de comunicación privados.

“Por mi parte, encantado: debatir es estupendo, siempre me ha gustado mucho”, opinó Pablo Casado, que representa una suerte de tercera vía alternativa a la que ofrecen Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. “Sería positivo para la prensa y para dar a conocer todas las candidaturas”, añadió el exvicesecretario de Comunicación, que espera contar en su equipo con los jóvenes del partido como el diputado Teodoro García Egea o la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy.

Preguntados por EL PAÍS, los equipos de Cospedal y Sáenz de Santamaría no aclararon si ven con buenos ojos ese plan. La secretaria general no participó en debates durante sus campañas electorales en Castilla-La Mancha y la exvicepresidenta representó a su partido en el cara a cara de candidatos a la presidencia del Gobierno que hubo en la campaña de las elecciones de 2016. Pero Santamaría dejó intuir ayer que aceptará lo que decida el comité organizador.

Fiscalización de cuentas

El exministro José Manuel García-Margallo, también se ha mostrado favorable a estos espacios, como demostró cuando debatió sobre Cataluña con el entonces vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, o con el expresidente catalán Artur Mas.

“Estoy deseando que haya un debate público en una televisión con todos los candidatos”, afirmó el diputado José Ramón García Hernández, que también ha presentado su candidatura a la presidencia del PP. “A mí me gustaría que eso fuera lo que diera dimensión a esta campaña”.

“Estoy a favor, obvio”, coincidió José Luis Bayo, el único aspirante que ha registrado ya los 100 avales necesarios para ser precandidato. “Yo ya considero ganadora a mi candidatura, porque nuestra propuesta era el debate, poner ideas sobre la mesa, explicar hacia dónde hay que llevar el PP, y se ha conseguido”, siguió este afiliado de base que fue dirigente de las Nuevas Generaciones valencianas. “Vamos a tener que debatir y eso dará voz a los que no la tienen normalmente”.

La organización del debate no es la única novedad a la que se enfrenta el PP. Por primera vez en la historia de la formación, el partido fiscalizará los gastos de esta campaña a escala nacional. Jamás vivió el PP días como los que se avecinan entre el 22 de junio y el 4 de julio, con mítines, discursos, entrevistas, actos de campaña y pegadas de carteles. Para asegurar la limpieza del proceso, el comité organizador tendrá que conocer previamente, y luego aprobar, cualquier gasto que quieran hacer los candidatos, según el reglamento interno.

La misma norma establece: “Podrá solicitarse de la gerencia del partido, con cargo al interesado, uno o varios envíos postales a los afiliados o el envío a través del correo electrónico oficial del partido, con el único fin de solicitar de estos el apoyo a su candidatura, y, asimismo, y para este mismo fin, podrán utilizar la web del partido de cada junta local o de distrito. De la misma manera, tendrá derecho a utilizar los recursos materiales de las juntas para el periodo de campaña y con este fin única y exclusivamente”.

El PP ya aplicó esta norma en los congresos autonómicos y regionales que empezó a celebrar en 2017. Nunca antes, sin embargo, se ha empleado para un proceso de carácter nacional.

El cambio de los estatutos, aprobado en el Congreso de febrero del año pasado, responde al intento de transmitir a la sociedad que algo ha cambiado en la formación conservadora.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información