Puigdemont impugna la marca Pig Demont por “ofensa y vejación”

La Oficina de Patentes y Marcas española impide a un empresario malagueño utilizar este nombre al ser "contrario a la ley"

Imagen de la web de la empresa.
Imagen de la web de la empresa.

La Oficina Española de Patentes y Marcas ha impedido a un empresario malagueño utilizar el nombre de "Pig Demont" en un negocio de venta de productos de Andalucía, principalmente embutidos, por su similitud con el apellido del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. El Boletín Oficial de la Propiedad Industrial publica la resolución de la Oficina, que suspende el uso del nombre "Pig Demont" a raíz de la impugnación presentada por Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont.

El letrado impugnó el nombre de la empresa —que se anuncia con el logotipo de un cerdo, que recuerda a Puigdemont, por las gafas y el flequillo— al considerar que es "ofensivo" y que la marca no tiene permiso para utilizarlo por sus similitudes fonéticas con el apellido del expresidente catalán. En su resolución, la Oficina de Patentes suspende el uso del nombre al ser "contrario a la ley, al orden público y a las buenas costumbres, dado que el signo solicitado hace alusión de manera ofensiva a un expresidente de una comunidad autónoma, lo cual puede herir la sensibilidad de una parte de la sociedad".

Más información
La tierra tiembla en Galicia
Mogarraz, el pueblo del millar y medio de ojos
Detenido un hombre por modificar la línea continua de una carretera de Lepe

La Oficina también subraya que la prohibición del uso del nombre "Pig Demont" obedece a su similitud con el del expresidente de la Generalitat, "que para el público en general identifica a una persona diferente del solicitante, sin aportar la autorización correspondiente". El empresario malagueño que usaba la marca "Pig Demont" ha presentado alegaciones ante la Oficina de Patentes y Marcas en contra de la suspensión acordada, según fuentes jurídicas.

El empresario ve "humor"

El empresario Alberto González, que se ha mostrado preocupado por el futuro de su empresa malagueña, ha dicho que "el humor es fundamental a la vida, y en política, sin duda, quizá más, y no ha habido intención de molestar". En declaraciones a la Cope, ha dicho que el 11 de junio presentó sus alegaciones al requerimiento, en las que dice que "el logo no refleja la imagen de él, y por supuesto se pretendió denominar 'cerdo de montaña' [Pig Demont]" la empresa. Su abogada calcula que el caso se puede alargar de una a tres semanas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ha insistido en que el logo no es la imagen del expresidente, sino la caricatura de un cerdo: "Que yo sepa, no tiene que tener él la propiedad de este peinado", ha añadido en alusión a que el peinado se puede asemejar al de Puigdemont.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS