Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se ganó una moción de censura que parecía perdida

La semana clave de la reciente historia de España se urdió en reuniones secretas y negociaciones clave entre socialistas y nacionalistas vascos y catalanes

FOTO: Aitor Esteban (PNV), al fondo, y Pedro Sánchez, en primer plano. | VÍDEO: 'La salida del PP'. ATLAS-QUALITY

La peor semana de la larga vida política de Mariano Rajoy empezó con una fiesta. Ya había caído la noche del pasado miércoles en un Madrid húmedo que amenazaba tormenta y el presidente estaba muy cansado pero eufórico. Una vez más, en el último minuto, fiel a su fama de resistente, había logrado aprobar los Presupuestos con Ciudadanos y el PNV. Eso, en teoría, le daba dos años más de margen. Todos los diputados se habían ido ya, pero él seguía en el Congreso celebrando con su equipo en la zona de Gobierno. Se fue a Moncloa feliz. Soraya Sáenz de Santamaría, Fátima Báñez, José Luis Ayllón y otros fieles siguieron la fiesta en un bar al lado del Congreso.

Solo ocho días después, prácticamente a la misma hora, el presidente estaba con esos mismos colaboradores —salvo la vicepresidenta— y alguno más, como la secretaria general, Dolores de Cospedal, en otro restaurante cerca del Congreso. Pero ya no era una fiesta, sino su funeral político. Ocho horas estuvieron allí en una larguísima sobremesa. Ellos dicen que estaba trabajando, pegado al teléfono, tratando de gestionar la situación. Pero la imagen de un presidente ahogando las penas en whisky mientras en el Congreso se debatía la moción de censura para echarlo fue demoledora. Humillado, Rajoy abandonó el restaurante mientras varias televisiones y radios españolas e incluso algunas extranjeras registraban la escena de ese hombre con la mirada perdida que, después de 35 años en política, esperaba dejar en la retina de los españoles una impronta muy diferente. ¿Qué pasó en esos ocho días que cambiaron la fiesta del PP por la euforia socialista?

Todo empieza el jueves. No habían pasado ni doce horas del subidón de los Presupuestos. El otro gran protagonista de esta historia, Pedro Sánchez, estaba en la Cadena SER para ser entrevistado por Pepa Bueno. Aún no intuye que su vida está a punto de dar un vuelco radical. Al terminar, se queda a desayunar, algo habitual, y comenta con los periodistas que piensa viajar el viernes a Portugal, al congreso de los socialistas. Ellos le recuerdan que la sentencia del caso Gürtel está a punto de salir. Y le cuentan que podría ser una bomba. Se va más inquieto, pero aún no sabe la que se le viene encima.

No tarda ni una hora. La sentencia es demoledora. No solo por las condenas —33 años para Luis Bárcenas, el hombre al que Rajoy hizo tesorero, defendió hasta el final y al que envió los SMS de ánimo— sino sobre todo porque da por probado que el PP se financió ilegalmente durante años e incluso duda de la credibilidad del presidente, que acudió como testigo. "La credibilidad la dan los ciudadanos en las urnas", trata de defenderse al día siguiente. Él actúa como siempre, tratando de ganar tiempo y confiando en que la tormenta escampará. Pero esta vez no funciona.

Sánchez reúne inmediatamente en su despacho a sus colaboradores más estrechos: Adriana Lastra, Juanma Serrano, Alfonso Gómez de Celis, Santos Cerdán. Margarita Robles estudia la sentencia y la explica. Desde Copenhague, donde está de viaje, José Luis Ábalos sigue la crisis en contacto permanente. Iván Redondo, el asesor estrella, amante del ajedrez, se une para perfilar la jugada maestra para derrocar a Rajoy. Esperan unas horas para ver qué hace el PP. No se mueve, así que deciden dar el golpe.

Sánchez llama a mucha gente, pero no contacta con ninguno de sus rivales internos, como la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. Así demuestra que ahora no los necesita para tomar decisiones, que tiene todo el poder. Sánchez había descartado varias veces la idea de la moción de censura porque necesitaría el apoyo de los independentistas. Pero esta vez es diferente.

La sentencia de Gürtel cambia todo

La sentencia cambia todo. La presión crece. Casi todos los medios de comunicación dan detalles y el escándalo sube por minutos. Algunos dirigentes tienen más vértigo que otros, pero todos coinciden: no queda otra que presentar la moción de censura. Margarita Robles se encarga de redactarla y se presenta al día siguiente, a toda velocidad, antes incluso de reunir a la Ejecutiva. Sánchez se mueve rápido mientras Rajoy sigue paralizado.

Pablo Iglesias conversa con Joan Tardà, en el Congreso.
Pablo Iglesias conversa con Joan Tardà, en el Congreso.

El presidente espera, como siempre, dispuesto a aguantar. En esas horas él está convencido de que lo logrará. Pablo Iglesias promete el apoyo de Podemos sin condiciones, pero Ciudadanos no entra. Quiere ir a elecciones sin Sánchez en La Moncloa. En ese momento parece casi imposible poner de acuerdo a todos los demás. Algunos incluso interpretan que Sánchez no quería ganar. Que le basta con el gesto de presentar la moción y recuperar así su papel de jefe de la oposición, por entonces desdibujado frente al omnipresente Albert Rivera. Pero los que lo conocen dicen que creer eso de Sánchez es no saber nada de él. El nuevo presidente no da nada por perdido, es tenaz y tiene una confianza infinita en sus fuerzas, como demostró al ganar dos veces las primarias, la segunda sin prácticamente ningún apoyo orgánico.

Ese viernes, Sánchez hace una ronda de llamadas a personas importantes del PSOE que se opusieron a su candidatura: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Les contacta después de haber presentado la moción, no les consulta antes. Y recibe la respuesta fría que esperaba. Pero no importa. Él ya ha decidido.

Durante el fin de semana, el éxito de la moción se ve muy lejano. Sánchez parece inmóvil. No llama a nadie de Podemos, Ciudadanos, PDeCAT o PNV. El domingo la censura se tambalea. Quim Torra, el presidente catalán, exige a Sánchez compromisos sobre la libertad de los presos políticos y el derecho de autodeterminación. Los históricos del PSOE, enfrentados al líder, se mueven para hundir la moción. "En estos momentos el independentismo me preocupa mucho más que lo que haya robado el PP", dice Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Andoni Ortuzar, líder del PNV, critica que está "poco cocinada". La derrota parece segura.

El lunes empieza el giro. Marta Pascal, secretaria general del PDeCAT, aliada con el portavoz, Carles Campuzano, y el diputado Jordi Xuclá, maniobran para convencer a Carles Puigdemont, que apuesta por la abstención, de que hay que votar sí. Los diputados de PDeCAT, en posiciones mucho más moderadas que Puigdemont y Torra, quieren echar a Rajoy y ver si cambia algo con Sánchez. Todos ellos tienen relaciones muy estrechas con sus colegas del PNV. El voto catalán puede arrastrar a los nacionalistas vascos. El PSOE está empezando a ganar la moción, pero aún no lo sabe. A la salida de la Junta de Portavoces, en la que queda en evidencia la tensión entre el PSOE y Ciudadanos con un choque entre Margarita Robles y Juan Carlos Girauta, Campuzano y su colega vasco, Aitor Esteban, empiezan lo que será una serie casi ininterrumpida de conversaciones con la misma pregunta: "¿Vosotros qué vais a hacer?".

Las casualidades también juegan en política. Marta Pascal y Joseba Aurrekoetxea, el influyente secretario de organización del PNV, enviado a Madrid de forma discreta por Andoni Ortuzar para dirigir la negociación con el PSOE, están en el mismo hotel, el Vincci de la calle Cedaceros, pegado al Congreso. Se cruzan constantemente. Ortuzar en ese momento está decidido a abstenerse, no ve serio tumbar un Gobierno una semana después de pactar unos Presupuestos. Y tiene a los empresarios vascos pidiéndole que no lo haga. Pero su hombre en Madrid habla con Pascal y le cuenta que los catalanes van a dejar solo al PNV como el salvador de un Rajoy detestado en Euskadi y al que en esas horas empiezan a ver como un cadáver político.

Llamadas de teléfono

Al fin, a última hora del lunes, Sánchez llama a casi todos: Ortuzar, Pascal, Iglesias, Joan Tardá, de ERC. Pero son conversaciones de tres minutos, sin gran entusiasmo. Muchos siguen pensando que perderá. A Rivera solo le manda un whatsapp para que se vean sus segundos. La tensión entre ellos es indisimulable.

El martes cambia todo. Ábalos, el hombre fuerte del equipo de Sánchez, y Cerdán, su mano derecha, empiezan la ronda de reuniones. Primero con Compromís, en el Congreso. Ellos son los más sencillos. Joan Baldoví, el portavoz, entiende que van en serio porque le piden que hable con los grupos que pueda para presionar. Después, Ciudadanos. Villegas plantea retirar la moción del PSOE y pactar una conjunta para convocar elecciones con presidente socialista, habla de José Borrell. Ábalos les ofrece poner fecha a las elecciones si votan a Sánchez. No hay negociación posible.

Quedan los más importantes: vascos y catalanes. Ábalos elige un hotel discreto para evitar los focos. Es el NH Ribera del Manzanares, al lado del estadio Vicente Calderón. Nadie va a pensar que están ahí, lejos del Congreso. Con Tardá, de ERC, va todo muy bien. Aunque el veterano profesor, un entusiasta lleno de energía, se sorprende de ver tantas dudas en los socialistas. "Con este ánimo no vais a convencer al PNV, ¡os veo muy apáticos!", les regaña. Los socialistas se ríen. "No, no, es que está muy difícil, pero lo vamos a intentar". Tardá exige mucha cautela en el discurso de Sánchez sobre Cataluña. Cualquier exceso verbal sería inasumible y cambiaría la votación.

Rajoy sale del restaurante donde pasó la tarde del jueves.
Rajoy sale del restaurante donde pasó la tarde del jueves.

Ahí llega un movimiento clave. Iglesias, que como siempre está hablando con todo el mundo, Rajoy incluido, llama a Rivera para lanzar una jugada decisiva: si no triunfa la moción de Sánchez, Podemos y Ciudadanos presentarán juntos otra instrumental para convocar elecciones. Y el PSOE tendrá que votarla. Es un golpe pensado para convencer al PNV de que vote a Sánchez. Porque si sigue en la abstención asumirá el enorme coste de salvar a Rajoy para nada: caerá de todas maneras y encima habrá elecciones, lo que más temen los vascos por el probable éxito de Ciudadanos. Iglesias también llama a Puigdemont para empujar en la misma dirección.

Ábalos recibe a los vascos, que ya han visto el movimiento de Iglesias. Pero Esteban y Aurrekoetxea son huesos muy duros. Quieren garantías de que los Presupuestos se van a mantener y ejecutar en los próximos meses, y sobre todo de que no habrá elecciones en breve. Y no garantizan en ningún momento su voto. Les preocupa la estabilidad política y económica, quieren estar seguros de que Sánchez cumplirá con Bruselas. No se cierran en banda, y eso da ilusiones a los socialistas, pero no prometen el sí.

Entonces, a última hora de la tarde del martes, llega el encuentro con los independentistas catalanes. Es en el Congreso porque se había hecho tarde y tenían que votar. Mientras están hablando con Campuzano y Xuclá, llega la noticia de que Torra se rinde y nombra consejeros limpios. Desiste de los encarcelados y fugados. "Esto nos lo pone más fácil", admiten los socialistas. Los astros se van alineando. Sánchez va a llegar a la votación casi con el 155 levantado, una situación ideal.

Rajoy ya empieza a contar a sus interlocutores que lo ve perdido. Sánchez aún no se fía. Por la tarde envía un mensaje a varias personas: "Hay una cosa clara ya. Ganamos la votación. La moción, veremos". Esto es, ya tiene más síes que noes. Tiene prácticamente garantizados 175 síes gracias a Podemos, Compromís, PDeCAT, ERC, Bildu, Nueva Canaria. Pero no basta. Necesita 176, mayoría absoluta. Si el PNV se abstiene, no llega.

Moncloa se mueve y presiona fuerte a los vascos. Pero es muy tarde. Rajoy llama el miércoles a Ortuzar. Ya están prácticamente en el sí. Poco antes, el presidente ha sido aplaudido en la sesión de control por todo su grupo puesto en pie. En el Congreso se instala un ambiente de fin de ciclo y los populares se hunden. Pero los más marianistas aún confían. No se pueden creer que Rajoy se deje matar sin luchar. "Aún lo salva, ya verás", se conjuran en los pasillos. Tienen fe ciega en el último movimiento del político incombustible. Pero nunca llega.

Ábalos hace una última reunión con los catalanes. Quieren evitar que cualquier frase desafortunada en el discurso de Sánchez haga imposible el sí. Le llevan el texto de la investidura fallida de Sánchez en 2016 y le subrayan las cosas que dijo entonces y ahora debería evitar si no quiere problemas. Poco antes, Pascal ha montado desde Madrid una videoconferencia múltiple con Torra, que está en Bruselas, y Puigdemont, en Berlín. Ahí terminan de convencerles. El jueves, cuando Sánchez habla de diálogo, de normalizar la relación con el Govern de Torra, de revisar algunas leyes tumbadas por el Constitucional, Pascal, Campuzano y Xuclá se miran en el escaño como diciendo: esto era lo hablado, ¿no? Y anuncian el voto positivo.

De restaurante

La suerte está echada. En el pleno del jueves, Sánchez ofrece una última salida a Rajoy: dimita y frene la moción. Sabe que no lo va a hacer, pero el efecto es bueno: ya no le pueden decir que quiere llegar al poder como sea, él está dispuesto a que caiga su moción si el presidente se va. Rajoy ni se lo plantea. Hundido, se va a comer con sus fieles del Gobierno al restaurante Arahy. Mientras, la dirección del PP, sin Cospedal, se va a La Ancha. Pero ellos sí vuelven.

En el Arahy le llega a Rajoy la confirmación de Ortuzar: el PNV se suma. Está muerto. Ante los suyos explica que dimitir no arreglaría nada, que Sánchez acabaría siendo presidente de todas maneras con los mismos apoyos o se generaría inestabilidad con unas elecciones impredecibles.

La ausencia del líder en el Congreso termina de deprimir a los suyos. El bolso de Sáenz de Santamaría en la silla de Rajoy se convierte en un icono. "Es una vergüenza que el escaño del presidente esté ocupado por un bolso", grita Iglesias. Cospedal tiene que salir de la larga sobremesa para volver al Congreso a desmentir que Rajoy vaya a dimitir. Al llegar a casa, todos los dirigentes del PP ven las imágenes del presidente saliendo del restaurante. "Nadie lo entiende, nadie lo explica", se desesperan. La desolación es total.

Durante toda la tarde, los barones y personajes importantes del partido hablan sin parar. Entre ellos. Nadie se atreve a decirle nada a Rajoy, pero ya se están preparando para el día después. La guerra se augura sin cuartel. Cospedal y Sáenz de Santamaría se contraprograman. Mientras la ministra de Defensa habla ante las cámaras, la vicepresidenta agrupa un enorme corrillo de periodistas sin micrófonos. La guerra por el control del PP saltará en cuanto Rajoy dé un paso atrás. Si lo da.

El viernes, después de otras dos horas de ausencia en el Congreso, Rajoy regresa, sube a la tribuna y al fin parece recuperar su trayectoria. Sánchez está a punto ser presidente. Rajoy, con elegancia, le desea lo mejor y trata de dejar algo positivo, sin soberbia, con humildad. "Si ofendí a alguien pido disculpas. Creo que cumplí con el mandato de la política, mejorar la vida de la gente". A la salida, medio centenar de trabajadores del grupo parlamentario le están esperando para darle un final digno. Le aplauden, le gritan "presidente, presidente" y algunos vitorean: "¡Viva España!". La vicepresidenta, después de un desagradable cruce con Juan Carlos Monedero, de Podemos, se mete en el coche oficial entre gritos de "¡fuera, fuera!" de un centenar de manifestantes que segundos después aplauden a Ada Colau.

El final no puede ser más duro. En la zona de Gobierno hay abrazos y llantos. Muchas vidas van a cambiar. "Por primera vez en siete años no tengo nada que hacer este fin de semana", cuenta un alto cargo desolado. Mientras, a muchos diputados del PSOE de repente se les ha puesto cara de ministro. Sánchez, satisfecho por un debate que le ha salido bien, con réplicas de altura reconocidas incluso por sus rivales, se va a celebrar con sus colaboradores. Antes se paran a esperar el ascensor. El nuevo presidente, tímido, siempre hermético, no alcanza a decir palabra, abrumado por la responsabilidad. "¡Qué emoción!" suelta nervioso. Los suyos le abrazan. Ha nacido una nueva era. Y todo en una semana y contra todo pronóstico.

Más información