Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy trata de evitar que el PNV apoye a Sánchez

El presidente toma el mando de los contactos con los nacionalistas vascos antes de la moción

Rajoy en la sesión de control al Gobierno. Uly Martín / atlas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asumido personalmente las negociaciones con el PNV para evitar que los nacionalistas vascos apoyen la moción de censura que patrocina el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. El líder del PP mantiene contactos frecuentes con su homólogo vasco, Andoni Ortuzar, y emplea prioritariamente esa vía, que complementa con los contactos con el lehendakari Iñigo Urkullu, según fuentes de la dirección nacional de la formación conservadora. Si el PDeCAT y ERC unen sus votos a los del PSOE y Podemos, los cinco diputados del PNV tendrán la clave para el triunfo o el fracaso de la moción de censura, que se vota este viernes.

"Al PNV solo podemos ofrecerle estabilidad económica y Presupuestos", dijo, compungido, un integrante de la dirección nacional del PP.

"Y no se sabrá nada hasta el viernes, porque no decidirán hasta entonces", añadió, preocupado, otro consejero de Rajoy.

En la formación conservadora se recuerda que el PNV votó a favor de los Presupuestos de 2017 y de 2018, fundamentales para la viabilidad del actual Gobierno, que se abstuvo en la moción de censura que impulsó el año pasado Pablo Iglesias y que apoyó el decreto de la estiba. Esos argumentos dan esperanzas a los cargos populares más optimistas. Sin embargo, entre los dirigentes del partido que aconsejan a Rajoy crece la inquietud. Ya nadie confía en que el PNV vote en contra de la moción de censura. Las únicas opciones que manejarían los nacionalistas vascos serían la abstención y el voto a favor.

El PNV ya tuvo que hacer un esfuerzo argumental para explicar su apoyo a los Presupuesto mientras se mantenía en vigor el artículo 155 de la Constitución. Y si no se suma a la posible alianza del PSOE con los partidos independentistas, dará alas a las críticas de Bildu en el País Vasco. De hecho, el PP solo mantiene un elemento de presión: no aprobar en el Senado los Presupuestos, que contienen 540 millones de euros en partidas para el País Vasco, y devolverlos al Congreso. Sin embargo, fuentes de la dirección nacional del PP y del Gobierno descartan por ahora esta opción. Como dijo un integrante del Consejo de Ministros: "¡Pero cómo vamos a retirar los Presupuestos con lo que nos ha costado aprobarlos!"

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información