Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez inicia los contactos y ofrece pactar la fecha de las elecciones

El líder socialista prioriza las conversaciones con los partidos que no se han opuesto a la moción

A poco más de 72 horas de la votación de su moción de censura contra Mariano Rajoy, Pedro Sánchez ha iniciado contactos “de cortesía” con el resto de grupos para pedirles su apoyo. El líder socialista asumió y priorizó las conversaciones con los partidos que no se han opuesto de partida a la moción: PNV, Podemos, ERC y PDeCAT; mientras dejó a su número tres hablar con Ciudadanos. El PSOE mantiene que no negociará aunque no dio detalles del contenido. Sánchez ofreció a los partidos consensuar la fecha de las elecciones si le hacen presidente, mientras en paralelo Quim Torra desbloqueó el Govern.

Pedro Sánchez acompañado de miembros del partido socialista, en el Congreso. En vídeo, declaraciones de Sánchez.

“Todo está abierto”, trasladaban este martes fuentes de la dirección del PSOE. Nadie en el partido se aventuraba a vaticinar con seguridad un pronóstico del resultado de la moción de censura contra Mariano Rajoy que Pedro Sánchez defenderá en la tribuna el jueves y viernes próximos. Aunque la dirección mantiene que la presentación de la moción es una suerte de imperativo ético cuyo objetivo principal no es ganarla, este martes trascendieron dos movimientos del partido destinados a que pueda prosperar. El primero, la ronda de contactos con el resto de posibles apoyos, que inició Sánchez el lunes por la noche. El segundo, la última oferta del líder: consensuar con todos los partidos una fecha para las elecciones si le hacen presidente.

Los contactos comenzaron el lunes por la noche. Sánchez habló entonces con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar; con Joan Tardá, portavoz de ERC en el Congreso; con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y con Marta Pascal, coordinadora del PdeCAT. Mientras, el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, se encargó de reunirse el martes con el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, y el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano. Con este último la reunión se alargó durante hora y media. 

Mera cortesía

El PSOE enmarcó esos contactos, según insistieron fuentes oficiales, en mera cortesía para exponer los motivos de la iniciativa y no para negociar el voto. Baldoví confirmó que en privado Ábalos le había trasladado lo mismo: el PSOE no estaba dispuesto a ninguna negociación previa a la votación de la moción, pero sí lo haría si esta prosperara y Sánchez llegara a La Moncloa. Según Baldoví, Ábalos le transmitió que las elecciones serían “más pronto que tarde”, sin concretar la fecha.

Sánchez no puede permitirse ninguna negociación con los partidos independentistas y por eso les pide el voto “gratis”, insisten en el partido. “Si él quisiera ser presidente a cualquier precio, lo intentaría, y no lo está haciendo”, asegura un presidente autonómico cercano a Sánchez.

El contenido de las conversaciones con los independentistas y el PNV no ha trascendido. El PSOE respondió a Quim Torra que no negociará ninguna de sus peticiones de libertad de los presos y respeto del derecho de autodeterminación. El president anunció ayer que desbloqueaba la formación del Govern al sustituir a los cuatro exconsejeros presos o huidos, lo que debe levantar el 155. En el PNV, ayer, no se cerraba la puerta a nada. Varias fuentes del partido vasco coinciden en que el PNV estudiará su apoyo a la moción siempre y cuando Sánchez acredite que dispone del resto de apoyos necesarios para que la moción salga adelante, informa Pedro Gorospe.

Con Ciudadanos se constató la falta de acuerdo, toda vez que Villegas pidió a Ábalos retirar la moción y negociar otra “instrumental”, que en el PSOE descartan porque la Constitución establece que ha de ser constructiva.

El líder del PSOE ofreció además al resto de partidos consensuar la fecha de las elecciones si es elegido presidente. En un discurso en el Congreso ante los diputados, senadores y eurodiputados socialistas, Sánchez propuso “consenso en torno a la censura; segundo, en torno a la estabilidad del país; y, después, consenso en dar la voz a los ciudadanos”. En su hoja de ruta, este martes no mencionó la “agenda social” que había prometido también si llega al Gobierno el día que anunció la moción.

La estrategia del PSOE pasa por que el resto de partidos decida su voto a la censura a Rajoy con la respuesta a una pregunta: “Es muy clara: si tras conocerse la sentencia de la Gürtel, Mariano Rajoy puede continuar como presidente del Gobierno”, explicó el líder socialista. El PSOE espera poner ante esa disyuntiva a los 350 diputados y Sánchez avisó de que a esa cuestión “la respuesta es sí o no, no hay posiciones intermedias”.

En su discurso a puerta cerrada ante el comité federal, el líder socialista preparó al partido para perder la moción. La aritmética parlamentaria es complicada, les dijo, pero en todo caso habrá merecido la pena. Aunque también dejó la puerta abierta a que, como en un dominó, la suma de unos votos precipite la del resto, y el viernes acabe en La Moncloa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información