Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chalé tensa la relación de Iglesias con Anticapitalistas

La corriente, al contrario de los errejonistas, no está haciendo campaña a favor de participar en la consulta que resolverá el futuro de los líderes de Podemos

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en el pleno del Congreso. VÍDEO: ATLAS

La relación entre el sector oficialista de Podemos y los Anticapitalistas, la corriente más a la izquierda, ha vuelto a tensionarse por la compra de Pablo Iglesias e Irene Montero del chalé de 615.000 euros. El intercambio de reproches entre el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, y Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos y afín a Iglesias, evidencia el malestar de la familia más purista de Podemos, que al contrario de los errejonistas no está haciendo campaña a favor de participar en la consulta que resolverá el futuro de los líderes del partido.

Los antiguos aliados en Vistalegre II, donde la suma de fuerzas entre los partidarios de Iglesias y Anticapitalistas orilló las tesis de Íñigo Errejón (ahora, en Madrid, ha sido la corriente más izquierdista la que se ha quedado fuera), se han enzarzado en un pulso interno de consecuencias imprevisibles en el que están en juego nada menos que los principios fundacionales de Podemos.

Las elecciones autonómicas en Andalucía, previstas para marzo de 2019 y consideradas la antesala de los comicios autonómicos y municipales en el resto del país, también influyen en el liderazgo que Kichi, pareja de Teresa Rodríguez, líder territorial en Andalucía, está teniendo en las críticas a la falta de coherencia que hay dentro de Podemos por la adquisición de Pablo Iglesias e Irene Montero de un chalé en Galapagar. Para ello han firmado una hipoteca de 540.000 euros con una letra mensual de 1.755 euros.

Mientras los Anticapitalistas se han desmarcado del plebiscito, Errejón ha llamado a participar en la consulta. “Ya he votado [...] para volver a la normalidad cuanto antes. Tenemos todo un país por reconstruir”, publicó en redes sociales el martes, el día que comenzó el periodo de votación que finaliza el próximo domingo.

En este escenario, frente al silencio mayoritario, casi todas las voces discrepantes provienen de Anticapitalistas. Miguel Urbán, eurodiputado y miembro de la dirección nacional, considera “innecesaria” la consulta a las bases en función de cuyo resultado Iglesias y Montero permanecerán en sus cargos o renunciarán a ellos. El “hiperliderazgo” e “hiperprotagonismo” de los rostros públicos de Podemos amplifica crisis como la actual, según Urbán. En esta línea, Raúl Camargo, diputado en la Asamblea de Madrid, sostiene que el refrendo sobre el chalé “es un error que traslada de forma irresponsable una decisión personal al ámbito colectivo”.

La carta abierta de Kichi a Monedero después de que este acusara a los Anticapitalistas de aprovechar la crisis “para crecer posiciones” es el último capítulo del enfrentamiento interno. “No son revolucionarios sino revoltosos”, dijo el exfundador de Podemos. “La gente está dispuesta a perdonarnos que nos equivoquemos con casi todo, pero no que nos equivoquemos de bando [...]. Nos debemos a la gente humilde”, replicó Kichi. El dirigente Anticapitalista se ha erigido en el líder la contestación interna tras convertirse en el primer dirigente de peso que se distanció del “proyecto de vida” de Iglesias y Montero. “No quiero dejar de vivir en un piso de currante”, se puso a él y Rodríguez como ejemplo. “¿Tenemos que vivir en chabolas porque eso nos haría más de izquierdas?”, le contestó Monedero. Rodríguez mantiene entretanto un perfil bajo.

Iglesias también contraatacó ayer resaltando las contradicciones en el discurso de Kichi, como su defensa de la construcción en astilleros gaditanos de buques de guerra para Arabia Saudí. Y recordó “cuando Izquierda Anticapitalista saludaba la independencia de Cataluña y eso les colocaba políticamente fuera de Podemos”.

La dirección del partido también ha achacado al “poder” su interés en “intentar destruir” a Iglesias y Montero. Un escrito a las bases finalizaba trasladando la amenaza exterior según la percepción de la dirección: “No te metas en política. No te metas en Podemos. Ya has visto lo que le hemos hecho a Montero e Iglesias. El siguiente puedes ser tú”. También se han comparado las críticas al chalé de Iglesias con el “acoso a los jueces que luchan contra la corrupción”. El secretario general también ha diferenciado los escraches que defendía de las “amenazas y concentraciones fascistas” que denuncia sufrir y que en Podemos personalizan en Vox.