Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Emilio José: asesinado en las noticias, pero vivo en su casa

Antena 3 emite por error una foto de un mecánico de Cáceres para ilustrar la víctima de un asesinato en Málaga

Emilio José Quesada, en las imagen difundida por Antena 3.
Emilio José Quesada, en las imagen difundida por Antena 3.

Emilio José Quesada no estaba muerto. Ni estaba de parranda. Emilio José Quesada estaba limpiando. A las nueve de la noche del pasado sábado, una foto de Facebook de este mecánico cacereño de 31 años se difundía en los informativos de Antena 3. Junto a su imagen, un subtítulo: "Muere tiroteado en la puerta de una iglesia". Y una voz en off: “Salía de la Iglesia de la comunión de uno de sus hijos y se le acercaron unos desconocidos en una moto. Uno de ellos le disparó a bocajarro causándole la muerte. Ha ocurrido en San Pedro de Alcántara, en Málaga”. Emilio José estaba muerto en la televisión y en millones de casas, pero él—que no tiene hijos, ni se llama como la víctima, ni vive en Málaga, sino en Almoharín, Cáceres— estaba vivo, barriendo su salón, ajeno a la crónica de su muerte. Hasta que recibió una llamada de su jefe:

— ¿Emilio?

Sí.

— Te tengo que decir una cosa, tranquilo. Me ha llamado mi hija diciéndome que has salido en la tele y que te habían matado.

— Pero si estoy en casa.

Emilio colgó y rápidamente llamó a sus padres por si también estaban viendo los informativos. “Cuando me lo dijo no me lo creía. Me pinchan en ese momento y no me sacan ni una gota de sangre”, cuenta por teléfono su padre, Juan de Matas Quesada, de 61 años. “Me asusté, pero también estaba tranquilo porque estoy hablando con él y está vivo”. Desde entonces, son la comidilla de este pueblo de 1.800 vecinos. Un hecho que les está afectado psicológicamente. “Mi mujer está con tratamiento y toma unas pastillas que se pone debajo la lengua porque lleva varias noches sin dormir”. Y Emilio, el protagonista de esta historia, ha sufrido varias crisis de ansiedad y prefiere que quien hable sea su padre: “Lo estoy pasando muy mal”.

Aquella noche recibieron decenas de llamadas de familiares y amigos incrédulos con la noticia. Así, cuenta, toda la semana. “Hoy mismo otras nueve”. La respuesta siempre es la misma: la que puso Emilio José en su perfil Facebook tras conocer la noticia: “Que no se alarme nadie porque yo no tengo nada que ver. No soy yo el muerto, ni estoy en Marbella, ni tengo nada que ver con esta noticia. Pido vuestro apoyo y que difundáis esta publicación”.

Pero, ¿qué pudo pasar? La víctima de Marbella es un hombre de 36 años y de nacionalidad española. Murió tras ser recibir varios disparos cuando salía de la iglesia donde su hijo acababa de recibir la primera comunión. La principal hipótesis de la policía es un ajuste de cuentas. “La foto nos la envía una fuente de Andalucía y no sabemos por qué, se equivoca”, según cuentan por teléfono fuentes de Antena 3. “Esto ocurre el sábado por la noche y nosotros nos enteramos el domingo por la mañana porque nos llama el padre. Tras esa conversación, se le pide disculpas y se le explica que esa información va a ser eliminada de todas las vías”. Y así fue. Sin embargo, la familia de Emilio José asegura que también pidió una rectificación pública para desligar a su hijo de cualquier relación con el narcotráfico. La cadena ha confirmado que lo hará esta noche, a la misma hora y en el mismo informativo.

El padre de Emilio José apenas durmió tras conocer la noticia. Tenía entre ceja y ceja buscar las razones que llevó a dar por muerto a su hijo en unos informativos si estaba vivo. Cogió su ordenador y empezó a investigar. La imagen que utiliza Antena 3 es una foto de Facebook de Emilio José junto a tres amigos en un coche. Uno de estos colegas se llama David Ávila y el nombre de la verdadera víctima es David Ramos Ávila. "Un supuesto parecido entre el amigo de mi hijo y la víctima llevó a la confusión a la cadena", asegura el padre.

Más allá de la conmoción y de vivir una semana repletas de llamadas confirmando que Emilio José está vivo, lo que le preocupa a esta familia extremeña es su imagen. “Lo peor no es el error”, cuenta el padre, “lo peor es que vivimos en un pueblo y al no rectificar públicamente la gente ya está comentando que si mi hijo ha salido relacionado con narcotraficantes por algo será”.

Más información