Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía se querella contra la esposa de Posada por delito fiscal

Blanca de la Mata y cuatro familiares suyos supuestamente repatriaron a España 5,8 millones con operaciones simuladas

Jesús Posada en una imagen tomada en el patio del Congreso de los Diputados el 27 de enero de 2016.
Jesús Posada en una imagen tomada en el patio del Congreso de los Diputados el 27 de enero de 2016.

La Fiscalía de Madrid ha presentado una querella contra Blanca de la Mata —esposa de Jesús Posada, expresidente del Congreso de los diputados—, y cuatro familiares directos de la mujer por un delito fiscal cifrado en 5,8 millones de euros. Según el escrito fiscal, el dinero supuestamente se repatrió  entre 2005 y 2013 a través de "operaciones simuladas" como venta de acciones y ampliaciones de capital. La querella, presentada ante los Juzgados de Instrucción ordinaria, todavía tiene que turnarse. Es fruto de las diligencias de investigación que inició el Ministerio Público el pasado 12 de marzo tras recibir de la Agencia Tributaria cinco informes-denuncia, uno por cada uno de los querellados.

La Fiscalía encuentra indicios de la comisión de cinco delitos contra la Hacienda pública y apunta que la cuota defraudada en el IRPF de 2012 —año en el que Posada presidía la cámara baja— por cada uno de ellos asciende a 1.000.230,64 euros, para el caso de Pelayo de la Mata; 997.185,40 euros en José Manuel de la Mata; 997.760,57 euros en Blanca de la Mata; 1.016.973,54 euros en Teresa Valeria Martín de la Mata; y 1.001.295,35 euros para Mª Isabel de la Mata. Pide que se declare como responsable civil subsidiaria a Varma S.L., la empresa de bebidas alcohólicas de la que son socios.

Todos los querellados son socios y partícipes a partes iguales en las sociedades Varma S.L. y Sixservix Omega S.L. y titulares reales a partes iguales de los fondos remansados en la entidad instrumental Food Choice Investment STD, que se fue incorporando al accionariado de la primera entre 2005 y 2009. De esta forma, cada uno de los hermanos llegó a ostentar un 17,43% del capital social de Varma, y Foodchice el 12,86% restante, habiendo satisfecho esta última por dichas acciones el montante total de 5.850.998,80 euros.

Según el relato de la Fiscalía, en el año 2009 los querellados vendieron parte de sus acciones en Varma —entonces S.A— a favor de esta sociedad inglesa, percibiendo en el año 2012 cada uno de ellos la cantidad de 100.000 euros en concepto de precio aplazado. La venta fue absolutamente simulada, según afirma la querella por cuanto la sociedad Foodchoice era de carácter claramente instrumental, perteneciendo a los socios de Varma. Tras esta operación, cada uno de los querellados consiguieron repatriar a España capital extranjero desde Foodchoice sin contraprestación real, ya que las participaciones de Varma seguían bajo el control de la familia.

El relato continúa en 2012, cuando la sociedad Sixservix —dedicada a la asesoría informática y el negocio inmobiliario— fue objeto de absorción por parte de Varma, lo que supuso la transmisión de 2.000 participaciones. Esta operación no se declaró y tenía, según la Fiscalía, un propósito de fraude fiscal porque cada uno de los querellados debió integrar en su declaración del IRPF de dicho ejercicio las plusvalías generadas en la transmisión de las participaciones: 3.528.257,77 euros.

Más información