Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANFRED WEBER | Eurodiputado alemán y líder del Partido Popular Europeo

“Tengo plena confianza en el sistema judicial español en el proceso contra Puigdemont”

El independentismo catalán no sale bien parado al mirarse en el espejo de Baviera.

Manfred Weber a su llegada a Downing street (Londres) para hablar con la primera ministra británica Theresa May el 15 de noviembre.
Manfred Weber a su llegada a Downing street (Londres) para hablar con la primera ministra británica Theresa May el 15 de noviembre. AFP/Getty Images

No queda bien parado el independentismo catalán al mirarse en el espejo de Baviera. El Estado federado alemán, también con una fuente identidad propia, tiene una de las rentas per cápita más elevadas de la Unión Europea y con sus impuestos ha pagado en gran parte la integración de las depauperadas zonas de la extinta Alemania del Este sin flirteos con el independentismo. Gobierna Baviera desde los años 50 del siglo pasado la poderosa Unión Socialcristiana, partido coaligado con la CDU de Merkel. Esta fuerza lidera a los conservadores no sólo en el parlamento alemán sino también el europeo. Uno de sus líderes más prominentes, Manfred Weber (Niederhatzkofen, 1972) es jefe del Partido Popular en el Europarlamento, donde es la primera fuerza con 221 diputados. Acostumbrado ya a lidiar con las provocaciones independentistas en Bruselas, quiere transmitir un mensaje de calma a los españoles ante la desestimación del delito de rebelión a Puigdemont por parte de un juzgado de Schleswig-Holstein.

Pregunta. ¿Qué situación crea para Alemania la presencia de Carles Puigdemont?

Respuesta. El valor fundamental para la Unión Europea es el principio del Estado de derecho. El proceso judicial contra Puigdemont es un problema real que está sobre la mesa porque no respetó la Constitución de su país. Lo que tenemos que hacer los políticos es simplemente aplicar el principio del Estado de derecho. Creo que el Gobierno español no tiene otra alternativa salvo la de luchar por la Constitución y el Estado de derecho. Aconsejaría a todo el mundo en la escena política que, a partir de ahora, haga su trabajo lo mejor posible y que en interés de su trabajo hay que dejar esto en manos de los jueces. Dicho esto, los comentarios y las declaraciones de la ministra de Justicia alemana sobre temas judiciales no fueron nada inteligentes. El papel de los políticos no es comentar temas judiciales. No fue algo bueno.

P. ¿Es esta una opinión generalizada en su partido?

R. Es la postura de la familia del PP. Punto final. No existe ninguna duda sobre esto. Probablemente haya personas que tengan opiniones diferentes, pero el PP europeo mantiene esta postura clara. Y una vez más, un segundo punto que es extremadamente importante para nosotros: es un tema interno, no es un tema europeo. La cuestión de la unidad de un país es un tema interno, y la aplicación y la manera de tratar tu Constitución es muy importante, pero es un tema interno. Me pregunto qué pasaría si los políticos españoles hiciesen comentarios sobre la Constitución alemana y la aplicación alemana de la Constitución. Por eso pido, en primer lugar respeto al principio del Estado de derecho y a la manera en que Mariano Rajoy ha manejado esto. Y en segundo lugar, la cuestión es un tema interno. El Parlamento Europeo no tiene que desempeñar ningún papel mediador en esto.

P. Ha mencionado lo que dijo la ministra de Justicia socialdemócrata. ¿Cree que es una imprudencia o es algo que está calando entre los socialdemócratas?

R. No puedo opinar sobre lo que dijo o por qué lo dijo. Solo puedo decir que es un error que la ministra de Justicia alemana haga comentarios sobre las decisiones judiciales. Puedes estar de acuerdo o no con una decisión judicial, pero en una democracia hay que respetar el Estado de derecho. Tengo plena confianza en el sistema judicial español en el proceso contra Puigdemont. Los jueces harán un trabajo justo e independiente.

P. En el plano europeo, ¿cree que existe un compromiso de los socialdemócratas en este problema de Cataluña?

R. En general, dentro de las grandes familias políticas [demócrata cristiana y socialdemócrata] se considera que este es un tema interno y que tenemos que respetar el Estado de derecho. En la Unión Europea hay otros independentistas. En Bélgica, por ejemplo, el partido que está en el Gobierno. Hay más vínculos de los que vemos.

P. ¿Le preocupa que el bloque populista e independentista pueda crecer el próximo año por las elecciones?

R. Necesitamos la fortaleza de los Estados y de la sociedad, y también necesitamos una Unión Europea fuerte. Por tanto, diría que sí, teniendo en cuenta la globalización, la digitalización, los retos relacionados con la competencia externa, los ciudadanos buscan fronteras que les proteja. Y tenemos que decirle a esa gente que estas pequeñas fronteras no les protegerán y que no puedes sobrevivir con este enfoque. Fíjese: ahora Londres es muy débil en las negociaciones sobre el Brexit. Y Europa es extremadamente fuerte. La unidad da mucho poder. Cuando estás solo no tienes poder. Probablemente, eso es algo útil en este momento, el mostrar a la gente que juntos podemos conseguir muchas cosas y que solos no conseguiremos nada.

P. El hecho de que la Euroorden contra Puigdemont haya fracasado, ¿deja tocadas las instituciones europeas?

R. Entiendo la frustración de los españoles por la decisión del tribunal alemán. Lo puedo entender políticamente, pero, por otra parte, pido que se respete a los jueces alemanes. También pediría que los demás respeten lo que decidirán los jueces españoles en el futuro. Pido que el sistema judicial sea independiente, tanto si me gusta como si no. Hay muchas decisiones judiciales y sentencias de tribunales que no me gustan en absoluto, pero las respeto. Eso es lo que tenemos que pedir para crear estabilidad en nuestro sector. El Estado de derecho es fundamental en esto. Pero sigue habiendo mucho margen de mejora en el futuro en el intercambio de delincuentes, por ejemplo. Es la situación legal que tenemos que mejorar en el futuro.