Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer muere en el hospital de Melilla tras una cesárea

La familia denuncia el caso ante la justicia por "homicidio imprudente" y "mala praxis"

Un grupo de médicos practica una cesárea.  Ampliar foto
Un grupo de médicos practica una cesárea.

Touria, una mujer de 35 años, ha fallecido en el Hospital Comarcal de Melilla después de que le practicaran una cesárea que, según su familia, también provocó cortes en el rostro del bebé. El marido de la fallecida, Hernán Cerquera, ha presentado en los juzgados de guardia de la ciudad una denuncia contra el hospital por los delitos de "homicidio imprudente" y "mala praxis". La Dirección Territorial del Instituto de Gestión Sanitaria en Melilla (Ingesa), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha abierto una investigación al respecto y la juez que lleva el caso ha autorizado a primera hora de la mañana de este miércoles una "autopsia judicial", según recoge el diario El Faro de Melilla.

La muerte de la mujer se produjo el pasado sábado cuando iba a dar a luz a su segundo hijo después de nueve meses de gestación. Según ha contado su marido a El Faro de Melilla, le tuvieron que practicar una cesárea porque el niño era muy grande para un parto natural. El ginecólogo que atendió a Touria salió a los 20 minutos del quirófano para comunicarle que había nacido el bebé, pero que le habían hecho un corte con el bisturí en la cara. Este hecho, según Cerquera, "es una muestra de que no se hicieron bien en el quirófano las intervenciones".

Pese a que el niño ya había nacido, continúa el marido, su mujer seguía en la sala de operaciones, ya que no paraba de sangrar. De madrugada le tuvieron que extirpar el útero porque no conseguían que se recuperara. Pero la mujer falleció en la UCI a las siete y media de la mañana del domingo.

Tras la muerte, el marido pidió que se le realizase la autopsia en el hospital, según ha comentado a la cadena SER. Después de que supuestamente se le hubiera practicado, se retiró el cuerpo del centro. El entierro estaba previsto para las seis de la tarde y, a cinco minutos de la cita, Cerquera recibió una llamada desde el hospital en la que le explicaban que no se había hecho la autopsia. El marido les devolvió el cuerpo y denunció el caso. 

Los familiares de la mujer pidieron a los tribunales que se practicara al cadáver una autopsia por parte de un forense "independiente" a los especialistas del Hospital Comarcal porque "no confían en la imparcialidad de estos". Una juez ha autorizado esta autopsia y el forense ha acudido al hospital para hacer el acta del levantamiento del cadáver y trasladar el cuerpo sin vida hasta el Instituto Anatómico Forense, donde se le harán todas las pruebas necesarias para determinar qué causó su muerte.

El abogado de la familia de Touria, Ignacio Gavilán, ha asegurado a El Faro de Melilla que este miércoles irán de nuevo al juzgado para solicitar que se compruebe si el ginecólogo que practicó la cesárea tiene el título homologado. Según Gavilán, que lleva varias denuncias por mala praxis contra el Hospital Comarcal, ya se han encontrado con casos en el centro de médicos que están en un área concreta sin tener el título homologado de dicha especialidad.

Ingesa ha lamentado profundamente la muerte de la parturienta, pero ha evitado dar detalles del caso al estar en manos de la justicia. En mayo de 2017 una mujer de 34 años embarazada de seis meses y medio, unas 24 semanas, falleció horas después de que fuera dada de alta en el Hospital Comarcal. La mujer acudió de madrugada a Urgencias con un dolor en la boca del estómago, y tras ser atendida por el personal sanitario de guardia y ser vista por una ginecóloga, no se consideró necesario su ingreso al entender que no había riesgo para el embarazo, y fue dada de alta. Los médicos tampoco pudieron salvar la vida de su bebé.

Más información