Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se plantea ya que Cifuentes no vuelva a ser candidata en 2019

El partido solo acelerará la decisión sobre el futuro de la presidenta si Ciudadanos se une a la moción de censura

Dirigentes del PP ya se plantean la posibilidad de que Cristina Cifuentes no repita como candidata a gobernar Madrid en 2019. Sin embargo, el partido está centrado en lo inmediato —saber si Ciudadanos apoyará la moción de censura que une a PSOE y Podemos, lo que aceleraría una decisión— y la líder regional cuenta aún con sólidos apoyos, como el de la secretaria general, María Dolores de Cospedal. La última palabra la tendrá Mariano Rajoy, que ayer se fundió en un abrazo con Cifuentes.

FOTO Y VÍDEO: El abrazo de Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes.

El PP se enfrenta a una situación potencialmente catastrófica para sus intereses electorales. Madrid debía ser el dique con el que contener la marea del auge de Ciudadanos en las elecciones de 2019. Ante la moción de censura avalada por el PSOE y Podemos contra Cifuentes, el PP depende ahora precisamente de este partido para que no deje caer a la presidenta. La formación conservadora, además, carece de un plan b que le permita impulsar inmediatamente a un candidato con el potencial de Cifuentes. Y eso provocó ayer que el PP arrancara su convención nacional, celebrada en Sevilla, estremecido por el terremoto del caso del máster.

Los políticos más próximos a Rajoy llegaron a Sevilla convencidos de que debían elaborar su estrategia alrededor de dos hechos incontestables. El primero, que Cifuentes no dimitiría. Y el segundo, que Rajoy no pondría en peligro el Gobierno de Madrid por defenderla. Por ello, fuentes de la dirección nacional reconocieron la existencia de tres opciones.

La primera, dejar el futuro de la presidenta en manos de la investigación judicial abierta, hasta que sus conclusiones fuercen una decisión del partido o su dimisión. La segunda, permitir la continuidad de Cifuentes en una situación de extrema debilidad hasta el final de legislatura, para luego sustituirla por otro candidato para 2019. Y la tercera, precipitar su caída y sustitución por uno de los diputados del PP en Madrid si Ciudadanos se suma a la moción de censura de PSOE y Podemos. Esa es la línea roja de Rajoy, según uno de sus consejeros: no perder el Gobierno autonómico.

Si el partido de Albert Rivera no se suma a la votación para descabalgar a Cifuentes —ofreciendo, por ejemplo, cambiar de posición si el PP la sustituye por otro diputado—, los dirigentes de la formación conservadora se dejarán mecer por el ritmo parsimonioso que prefiere su presidente, y esperarán “a ver cómo acaba todo”. El debate sobre qué se debe hacer en el futuro se abrirá entonces con más claridad. Y quedarán reflejadas las discrepancias internas. En el PP no hay ya unanimidad en la apuesta de Cifuentes como candidata. Y hay dirigentes que hasta reconocen un temor: que Cifuentes resista hasta el final, incluso si el partido le retira la candidatura de 2019, para mantener el puesto orgánico de presidenta regional de la formación conservadora. Lo mismo, recordó este interlocutor, que hizo Pedro Antonio Sánchez en Murcia.

Pase lo que pase, el PP se enfrenta a una crisis de consecuencias nacionales. Si Cifuentes cae, el partido habrá perdido a uno de los cinco presidentes autonómicos que le quedan y a la política que ha enarbolado la bandera de la regeneración. La dirección reconoce que pocos nombres del partido pueden igualar el tirón electoral de la líder madrileña.

Así, el vicesecretario Pablo Casado parece destinado a luchar por la alcaldía de la capital; la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría quiere continuar en el Ejecutivo; y la dirección nacional considera una locura contar con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para el puesto. Optar por la política gallega supondría poner en riesgo el control de la Cámara baja, que el PP obtuvo en una ajustadísima votación, justo cuando más lo necesita el Gobierno, que está en minoría. Algo impensable, según aseguran desde la sede de la calle Génova.

Cospedal: "Hay que apoyar a los nuestros"

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aprovechó ayer la inauguración de la convención del partido para defender a Cristina Cifuentes frente a la polémica que le rodea por las supuestas irregularidades en la obtención de un máster.

“Hay que apoyar lo nuestro y a los nuestros (…) Somos el adversario a batir por todos, no hace falta que comente los temas que están de plena actualidad estos días”, dijo la número dos del partido en referencia a la líder regional de la formación, a la que no aludió personalmente. “¡Parece mentira los temas que son de actualidad y los que no!”, añadió. “Van a tratar de desacreditarnos, de que lleguemos a las urnas cansados, desmoralizados. No lo van a conseguir. Sabemos, a pesar de la dificultad, mantenernos fuertes”.

Cospedal: "Van a tratar de dejarnos cansados, tocados y heridos pero no lo van a conseguir".