Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inversiones millonarias para Euskadi, en el aire

Los 3.380 millones para el tren rápido podrían retrasarse si no hay acuerdo presupuestario

El lehendakari Iñigo Urkullu, el pasado domingo en la celebración del Aberri Eguna en Bilbao.
El lehendakari Iñigo Urkullu, el pasado domingo en la celebración del Aberri Eguna en Bilbao. EFE

Con unos Presupuestos aprobados para 2018 no habría ninguna duda. Con unas cuentas prorrogadas de las de 2017, el cumplimiento de los acuerdos plurianuales de inversión empieza a depender de otro tipo de factores como la voluntad política.

En marzo de 2017, el Gobierno de Mariano Rajoy acordó con el Ejecutivo vasco inversiones de 3.380 millones de euros para impulsar los tramos pendientes del AVE en Euskadi (la llamada Y vasca). En aquella negociación se puso como fecha límite para la finalización de las obras el año 2023. Sin embargo, esa inversión, como otras en infraestructuras, tenía un desarrollo plurianual.

Las cuentas de 2017 solo incluyeron una décima parte del montante total acordado para esa infraestructura viaria que lleva acumulando retrasos más de 20 años. El acuerdo, sellado por el Ministerio de Fomento y la consejería vasca de Infraestructuras, ponía fecha final a unas obras que, primero la indefinición del proyecto, luego los asesinatos de ETA y después la crisis habían ido dejando cojas de financiación. Una eventual prorroga de las cuentas de 2017 no dejaría ningún margen para aumentar las partidas. Solo podrían repetir la cifra consignada en 2017 para 2018 y aprobar el resto como inversiones extraordinarias al margen de las cuentas públicas.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, restó importancia ayer a ese hecho indicando que, al margen de que no se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, las partidas para la Y vasca están garantizadas hasta 2023. "Lo dijo el propio ministro. Dijo que no estaba afectado por el Presupuesto, que es un desarrollo plurianual y no quedaría afectado", insistió el portavoz.

El PNV ratificó, durante la conferencia posterior a la firma del acuerdo, en 2017 en Madrid, que el acuerdo político era, única y exclusivamente, para los Presupuestos de 2017, aunque afectara a las cuentas de ejercicios posteriores. "El PP tiene que cumplir esos acuerdos. Lo firmó y solo esperamos que lo cumpla", sostienen fuentes del partido.

Acuerdo con 36 medidas

En cualquier caso, una cosa es que las inversiones estén garantizadas, como sí parece, y otra para cuándo. Fuentes del Gobierno central creen que el hecho de que los Presupuestos de 2018 deban sustentar parte de esas inversiones tendría que funcionar como un incentivo para los nacionalistas.

Pero, de momento, no es así, y las inversiones para la Y ferroviaria vasca no son las únicas afectadas. El 3 de mayo de 2017, Mariano Rajoy y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, sellaron un documento con otras 36 medidas, una buena parte de ellas con desglose de las inversiones plurianuales a aplicar. Entre estas otras inversiones había desde pequeñas actuaciones en terminales logísticas hasta obras en estaciones de la vía férrea.

La terminal logística de Jundiz, por ejemplo, tenía una dotación de 150.000 euros en 2017 pero ascendía a los 600.000 en los Presupuestos de 2018. También se especificaban obras para la supresión de numerosos pasos a nivel en la línea Madrid- Irún con dotaciones, en total, de dos millones de euros para los Presupuestos, en este caso, de 2018 y 2019. Pero, además, había un buen número de actuaciones en estaciones de tren por valor de más de 60 millones de euros.

El acuerdo 36 de ese listado era la creación de una comisión paritaria con citas trimestrales para evaluar el grado de cumplimiento del pacto.

Más información